Público
Público

Unión Europea y coronavirus La Eurocámara aprueba unos "bonos de recuperación" para la crisis del coronavirus pero no menciona la mutualización de la deuda

La votación en contra de una enmienda introducida por los Verdes y con amplio consenso para que la UE emita eurobonos, revela una división entre izquierda y derecha dentro del Parlamento Europeo y no entre el norte rico y sur pobre como se ha venido aduciendo. Todos los partidos de la izquierda europea votaron a favor de la medida, mientras que la derecha, incluida la española y la italiana, la rechazaron.

Parlamento Europeo
Pleno del Parlamento Europeo / EFE

Público / agencias

El Europarlamento aprobó este viernes una resolución que no menciona de forma explícita la palabra mutualización ni eurobono, tal como habían presionado varios sectores conservadores, como el Partido Popular Europeo o los Liberales. En su defecto, el texto habla de "bonos de reconstrucción", una figura que ha sido ampliamente criticada por sectores de la izquierda y los Verdes. 

Estos últimos habían presentado una enmienda al texto que finalmente fue rechazada por un estrecho margen de 44 votos (326 en contra y 242 a favor). En ella se pedía expresamente la mutualización de la deuda para la reconstrucción por la emergencia del coronavirus, es decir, que Europa emitiera eurobonos o los llamados coronabonos. Esta enmienda a la resolución que se votaba en el Parlamento Europeo proponía que una parte "sustancial" de la deuda europea que se emitiese para financiar la reconstrucción económica por la pandemia fuese mutualizada, es decir, que se compartieran costes y riesgos mediante la emisión de bonos europeos.

El rechazo de esta enmienda, tal como ha denunciado el bloque de los Verdes, ha mostrado una división clara en el Europarlamento, pero no entre los países del norte y del sur o entre los ricos y pobres, sino entre izquierda, que votó a favor de la medida, y la derecha europea, que votó en contra o se abstuvo. Partidos como la socialdemocracia alemana, los Verdes de dicho país o los representantes de socialdemócratas holandeses, apoyaron la propuesta. Sin embargo, los partidos del espectro de la derecha de esos mismos países, la rechazaron. En esta división ideológica se encuentran también los partidos españoles de la derecha. Todos los partidos del espectro político de nuestro país votaron a favor de la enmienda que hablaba expresamente de mutualizar la deuda, a excepción del Partido Popular y Ciudadanos, que votaron en contra, y Junts per Catalunya, que se abstuvo.

Según los promotores de esta enmienda, su aprobación hubiera supuesto un espaldarazo especialmente para Italia y España, dos de los países más golpeados por la emergencia del coronavirus y que afrontarán una reconstrucción económica más difícil. La clave de esta medida, explica Ernest Urtasun, adscrito a los Verdes y miembro del grupo de Unidas Podemos en el el Parlamento Europeo, era que "la Unión Europea emitiera deuda toda junta para que España e Italia no tengan que incrementar su deuda pública en un 30% o un 40% y hacer frente a la pandemia solos".

El rechazo de esta enmienda a la propuesta de resolución supuso que los Verdes no se sumaran a la resolución final del Parlamento Europeo y que el grupo de Unidas Podemos (que incluye a Izquierda Unida y a un representante de los Verdes) se abstuvieran.

La explicación es que la resolución final es "vaga, poco concreta y claramente insuficiente", tal como explica una de las representantes de esta formación en la Eurocámara, María Eugenia Rodríguez Palop. Esta representante de Unidas Podeos explica a Público que una de las claves de esta resolución no está en lo que recoge, sino principalmente en lo que no incluye. "No recoge nada relacionado con los eurobonos, ni sobre una posible financiación a los Estados, y abre la puerta, incluso, a que en caso de que los países decidan recurrir al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), pudiera haber condicionalidades a futuro. No ahora para la emergencia, pero a futuro cuando se necesiten emplear fondos para una reconstrucción económica. Ese dinero va a hacer falta".

No a mutualizar deuda, sí a bonos de reconstrucción

Lo que finalmente quedó aprobado en la resolución, aunque con una mayoría menor de la esperada (395 votos a favor, 171 en contra y 128 abstenciones), es la emisión de unos llamados "bonos de recuperación" europeos, un plan masivo de inversiones que estaría garantizado por el presupuesto de la Unión Europea y que tienen como objetivo impulsar la economía europea tras la crisis provocada por la pandemia de la covid-19, pero no hace ninguna mención a mutualizar la deuda.

Así, el texto final pide la creación de "un paquete masivo de recuperación y reconstrucción para inversiones que apoyen la economía europea tras la crisis" y que complemente a las actuaciones del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Banco Central Europeo (BCE).

El documento apunta a que este plan debe estar activo "mientras dure la disrupción económica" derivada de la pandemia y debe estar financiado por un presupuesto aumentado de la UE a largo plazo (MFF) que además sirva para respaldar la emisión de "bonos de recuperación", es decir, deuda común europea.

Litaralmente el texto afirma que "la invarsión necesario se financiaría con el aumento del Marco Financiero Plurianual, los fondos e instrumentos financieros existentes de la UE y bonos de recuperación garantizados pro el presupuesto de la UE".

Los partidos de la izquierda del europarlamento han acusado a los conservadores de no apoyar la mutualización de la deuda, al rechazar la enmienda propuesta por los Verdes, y por el hecho de que haya una voluntad expresa para que este término no apareciera en la resolución final. Partidos como el PP y Cs, que rechazaron la enmienda afirman que la aprobación de documento y los fondos de reconstrucción suponen de facto un respaldo a mutualizar la deuda a futuro, puesto que los fondos estarán garantizados por presupuesto de la propia UE, que es común. 

Según el economista Juan Torres, estrictamente el documento no habla de mutualización, pero el hecho de que establezca que será garantizado por los presupuestos de la UE apunta a esa idea. Lo que ocurre, explica este economista, es que hay dudas de que el presupuesto plurianual de la UE pueda crecer en la medida en la que se precisa en una crisis tan devastadora como la que estamos viviendo.

"Lo que dicen el PP y Ciudadanos, e incluso el PSOE que ha aprobado la resolución, es que la fórmula de garantizar los fondos con los presupuestos de la UE es una forma de mujtualizar ese nuevo marco financiero plurianual, porque el presupuesto es de todos. El problema es que estamos ante una crisis que es una hecatombe y que la Unión Europea vaya a asumir en este marco financiero plurianual la cantidad que se necesita ahora, que puede suponer triplicar el presupuesto, creo que es impensable".

Desde la izquierda y los verdes critican la tibieza de las medidas y la ambigüedad de las decisiones económicas. Apuntan que un hablar de "bonos de recuperación" o de "reconstrucción" garantizados por el presupuesto europeo puede no tener ningún efecto si el presupuesto no se incrementa de forma exponencial. Un acuerdo de estas características, apuntan, puede quedar tan sólo en un plan de inversión sin ningún impacto positivo, como ya ocurrió en la crisis pasada con los planes Junker.

"La idea para introducir esta enmienda en el texto de resolución era enviar un mensaje contundente desde el Parlamento Europeo a los jefes de Estado y de Gobierno que se reunirán el próximo día 23 sobre la necesidad de mutualizar la deuda, pero el problema es que el texto acordado es tan ambiguo que el Parlamento no está enviando ningún mensaje claro. Es el típico acuerdo de mínimos que satisface a todo el mundo porque puede quedar en nada", afirma a Público Urtasun.

Más noticias de Economía