Público
Público
laboral coronavirus

¿Puede una empresa pasar de ERTE a ERE? y otras dudas sobre posibles despidos

El aumento del paro y de personas afectadas por ERTEs preocupan a los trabajadores, que se preguntan si se les puede despedir después de un ERTE o si este puede convertirse automáticamente en un ERE.

Consulte el documento final del acuerdo sobre los ERTE
Gobierno, sindicatos y organizaciones empresariales firman la prórroga de los ERTE.

La emergencia del coronavirus está dejando un mapa laboral incierto debido a la crisis económica derivada de la crisis sanitaria. Pese al plan de choque del Ministerio de Trabajo para que los españoles no vuelvan a caer en el desastre laboral que se produjo en la crisis de 2008, el temor al despido tras un ERTE preocupa a los más de 3 millones de trabajadores que se encuentran en situación de suspensión temporal de empleo.

Además, las cifras no llaman a la tranquilidad ya que se estima que el 60% de los bares y restaurantes prepara despidos y unos 40.000 acabarán cerrando.

En tan solo dos meses, se han cerrado más de 130.000 empresas, complicando una recuperación rápida tras la pandemia.

Durante el mes de marzo, el SEPE ha procedido a abonar el pago de las prestaciones por desempleo a 5.197.451 personas (en esta cifra se encuentran los tres millones y medio de trabajadores afectados por ERTE).

Estas cifras preocupan a los trabajadores, que se preguntan si se les podrá despedir después de un ERTE o si un ERTE puede pasar a convertirse en un ERE, entre otras cosas.

¿Qué diferencias existe entre un ERTE y un ERE?

La principal diferencia entre un ERE y un ERTE es que el ERTE implica temporalidad. Es decir, que el ERTE supone una suspensión temporal del contrato de trabajo, mientras que el ERE finaliza la relación laboral.

Otro punto muy importante es que en el ERE hay una indemnización negociada con los trabajadores o con sus representantes, mientras que en el ERTE no existe dicha indemnización.

El número de trabajadores de una empresa también es muy importante para aplicar un ERE, ya que este tiene que afectar a diez trabajadores en empresas con menos de 100 trabajadores, al 10% de los empleados de las que tienen entre 100 y 300 o a 30 en las que cuentan con más de 300 personas. En cambio, el ERTE se puede aplicar independientemente del número de trabajadores de una empresa.

Los EREs se utilizaron durante la anterior crisis para despedir de forma masiva a los trabajadores, mientras que los ERTEs se están utilizando en la emergencia del coronavirus para evitar precisamente los despidos masivos.

¿Se puede despedir a un trabajador estando en ERTE?

Sí, se puede despedir a un trabajador estando en ERTE. Hay que tener en cuenta que un esto es una suspensión temporal, pero sigue habiendo una relación laboral entre la empresa y el trabajador por lo que la empresa puede despedir al trabajador de forma objetiva o disciplinaria.

"Por ejemplo, si un trabajador insulta a su jefe o tiene la llave del local y roba la empresa le puede despedir por ello aún estando en periodo de ERTE", explica el abogado laboralista Víctor Llanos.

¿Una empresa puede pasar de un ERTE a un ERE?

En principio no debería ocurrir, pero aún así sí que puede producirse un ERE. Tras un ERTE la empresa puede presentar un ERE por cierre, pero primero tendrá que finalizar el ERTE y luego proceder a realizar el ERE. Si esto sucede, los trabajadores percibirán una indemnización por despido.

Las dificultades económicas pueden llevar a las empresas a ir a un concurso de acreedores lo que probablemente se traducirá en EREs  y, por lo tanto, suponga que los trabajadores tengan que cobrar las indemnizaciones recurriendo al FOGASA (Fondo de Garantía Salarial).

"Si esto ocurre, cosa que es muy probable en muchas empresas, los trabajadores verán sus indemnizaciones recortadas. Además, los trabajadores tardan muchísimo en cobrar sus indemnizaciones porque esto se puede alargar años", explica Llanos.

¿Pueden despedir a un trabajador después de reincorporarse?

Es importante destacar que una empresa puede despedir siempre a sus trabajadores, pero el despido puede ser procedente, improcedente o nulo.

Es cierto que las empresas que han hecho un expediente de regulación de empleo debido a la covid-19, en principio, no pueden despedir hasta 6 meses después de la extinción de los ERTEs, pero no todo es blanco o negro.

"El artículo 2 del RDL 9/2020 prohíbe que las empresas despidan por causas objetivas derivadas de la covid-19. Esto supone que si los trabajadores demandan pueden llegar a ganar la improcedencia o la nulidad del despido. Además, una vez finalizado el estado de alarma, si las empresas despiden a un trabajador que estuvo en ERTE, en los seis meses siguientes, se verán obligadas a pagar las cotizaciones si estuvo exenta", explica Llanos.

Cuando los trabajadores se reincorporen a la empresa después de un periodo de ERTE, nada impide a esta que los despida. Aunque en este caso los trabajadores podrán demandar a la empresa por dicho despido.

Más noticias de Economía