Público
Público
Únete a nosotros

FCC vende el 49% de su filial Aqualia por 1.024 millones para reducir deuda

La operación permite a la constructora controlada por el magnate mexicano Carlos Slim enfilar la vuelta al pago de dividendos, suspendidos desde 2013.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Vehículos de Aqualia. E.P.

El grupo constructor y de servicios FCC anunció el sábado que ha acordado vender al fondo australiano IFM Global Infrastructure Fund el 49% del capital de su filial Aqualia. FCC indicó en un comunicado al supervisor bursátil español que el precio supone un valor de 2.090 millones de euros por el 100% de Aqualia, en la que FCC mantendrá el control.

El año pasado, el fondo australiano IFM Global ya compró el negocio de concesiones de la constructora española OHL por 2.235 millones de euros.

"El principal destino de los fondos es la reducción del endeudamiento financiero de FCC y el resto para atender otras necesidades corporativas del grupo", dijo la empresa.

Con la venta, el grupo FCC, controlado desde 2015 por el magnate mexicano Carlos Slim, da otro paso en su proceso de desapalancamiento tras vender su negocio de cemento en EEUU y le permite enfilar la vuelta al pago de dividendos, suspendidos desde 2013. 

A cierre de 2017, la compañía de construcción y servicios presentaba una deuda neta de 3.579 millones de euros, importe equivalente a 4,3 veces su beneficio bruto de explotación (Ebitda). Así, si FCC destina los fondos de esta desinversión a recortar este pasivo, podría cumplir el ratio de deuda y Ebitda que los bancos le exigen para volver a pagar dividendo, situado en una deuda inferior a cuatro veces el Ebitda.

De esta forma, el magnate mexicano comenzaría a recibir retribución como accionista de FCC por vez primera desde que en 2015 desembarcó en el capital de la constructora también participada por Esther Koplowitz. Se trata además de la segunda ocasión en que FCC utiliza Aqualia, considerada la joya de la corona del grupo, para recortar deuda.

El pasado año, en el marco de la refinanciación del grueso de su pasivo, la compañía realizó a través de esta filial de agua una emisión de bonos de 1.350 millones de euros. La venta ahora del 49% de su capital, anunciada el pasado mes de febrero, tiene lugar después de que IFM le propusiera una oferta de compra "para tomar una participación minoritaria en la sociedad".

Aqualia es, según FCC, la cuarta compañía de gestión de agua de Europa y una de las diez primeras del mundo. La filial presta servicio en un total de 1.100 municipios de 22 países concentrados fundamentalmente en Europa, el Norte de África, México y Latinoamérica.

La firma, que cuenta con unos 7.700 empleados, constituye el segundo negocio de FCC por aportación de beneficio bruto de explotación (Ebitda) del grupo, con 241 millones de euros, el 30% del total, a cierre de 2017. Asimismo, es también el tercero por generación de ingresos, por detrás de construcción y servicios. El pasado año reportó 1.025 millones, el 18% del total.

Aqualia es, no obstante, la primera por cartera del grupo, dado que tiene contratos que le aseguran ingresos futuros por unos 14.800 millones de euros. También era la más saneada, hasta que emitió los bonos. En la actualidad, presenta un endeudamiento de 1.383 millones.

Ventas en la era Slim

La venta de Aqualia constituye la segunda importante desinversión de FCC desde que está bajo el control del magnate mexicano Carlos Slim, tras la del negocio de cemento que tenía en Estados Unidos, que se vendió a una firma del propio Slim.

La desinversión tiene lugar tras las realizadas durante el periodo de reestructuración y saneamiento que FCC emprendió en 2013, que precisamente supuso el desembarco de Slim en la compañía, un proceso que actualmente está a punto de culminar.

La vuelta al dividendo, suspendido desde entonces, constituye el único elemento que le resta a la compañía que preside Esther Alcocer Koplowitz para recuperar plenamente la normalidad.