Público
Público

La Generalitat de Catalunya vuelve a tener grado de inversión y podrá emitir deuda

En su informe, la agencia de calificación de riesgos Fitch valora la capacidad de la Generalitat para avanzar en el reequilibrio de sus cuentas y resalta la diversificación de la economía catalana, con la industria como uno de los sectores tractores y con un papel importante de las pymes y la empresa familiar.

Imagen de archivo del president de la Generalitat, Pere Aragonès, andando al lado de una bandera de Catalunya, en Barcelona. - EUROPA PRESS
Imagen de archivo del president de la Generalitat, Pere Aragonès, andando al lado de una bandera de Catalunya, en Barcelona. David Zorrakino / Europa Press

La agencia de calificación de riesgos Fitch ha elevado dos escalones el rating de la Generalitat, que pasa de BB a BBB, con perspectiva estable, lo que significa que sale del grado especulativo, coloquialmente denominado "bono basura", y vuelve a situarse, una década después, en grado de inversión.

Este es uno de los requisitos necesarios para poder volver a emitir deuda en los mercados, "uno de los objetivos que la Generalitat se ha fijado para esta legislatura", ha destacado el conseller de Economía y Hacienda, Jaume Giró.

El responsable económico del Govern ha señalado que esta modificación al alza de la deuda catalana supone "un paso adelante significativo en la mejora de la confianza y en la normalización de las finanzas de la Generalitat", que recuperan así niveles del año 2012.

En su informe, Fitch valora la capacidad de la Generalitat para avanzar en el reequilibrio de sus cuentas y resalta la diversificación de la economía catalana, con la industria como uno de los sectores tractores y con un papel importante, también, de las pymes y la empresa familiar.

Giró indica que la mejora del 'rating' "es una señal de confianza en las políticas del Govern"

Más allá de las fortalezas económicas de Catalunya y la gestión económica de la Generalitat, la agencia también remarca la existencia de un escenario político más propicio a la negociación entre el Gobierno español y el Govern catalán, según indica la Conselleria.

Giró ha recordado que el rating refleja "la capacidad de un gobierno o de una empresa para hacer frente a sus pagos, es decir, su solvencia ante la deuda", y por eso ha incidido en que "la mejora del rating es una señal de confianza en las políticas del Govern para enderezar la economía".

La Conselleria apunta que la mejora en la calificación de la deuda catalana llega después de las reuniones que directivos y técnicos de Fitch mantuvieron a finales de junio con el nuevo conseller, Giró, y su equipo.

La Generalitat acumulaba hasta septiembre de 2020 una deuda por valor de 78.279 millones, de los que 62.376 correspondían a los diferentes mecanismos de liquidez habilitados en los últimos años por el Estado, que es de largo su principal acreedor.

Más noticias de Economía