Público
Público

El gobernador del Banco de Inglaterra anuncia un giro en la estrategia monetaria

Andrew Bailey señala que el banco central debería comenzar a revertir su programa basado en compras de bonos antes de subir las tasas de interés de manera sostenida.

Edificio del Banco de Inglaterra, en la City de Londres. REUTERS
Edificio del Banco de Inglaterra, en la City de Londres. REUTERS

David Milliken/Reuters

El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, dijo el lunes que el banco central debería comenzar a revertir su programa de expansión cuantitativa basado en compras de activos antes de subir las tasas de interés de manera sostenida, lo que supone una marcha atrás en la política monetaria que viene aplicando el banco central desde hace mucho tiempo.

El Banco de Inglaterra aumentó su objetivo de compra de bonos a 745.000 millones de libras (922.000 millones de dólares) la semana pasada y en marzo redujo su principal tasa de interés a un mínimo histórico del 0,1%. Pero Bailey dijo que este nivel de compra de activos del banco central "no siempre debe darse por sentado".

"Cuando llegue el momento de retirar el estímulo monetario. En mi opinión, puede ser mejor considerar primero un ajuste del nivel de las reservas sin esperar a que suban los tipos de interés de un base sostenida", escribió Bailey en un artículo para Bloomberg.

El flamante gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, posa en los pasillos de la entidad, el primer día de su mandato, en marzo de 2020. REUTERS/Tolga Akmen/Pool

Bajo el mandato del anterior gobernador, Mark Carney, el Banco de Inglaterra dijo que aumentaría las tasas de interés significativamente antes de empezar a vender en el mercado los activos comprados, ya que consideraba los tipos de interés como una herramienta de política más ágil.

Pero desde la crisis financiera de 2008-09, el Banco de Inglaterra nunca ha tenido la oportunidad de aumentar los tipos de interés de forma significativa, y Bailey dijo que no quería que la elevada cartera de deuda pública en manos del banco central se convierta en algo permanente.

"Los balances elevados podrían limitar el margen de maniobra en emergencias futuras", dijo.

Bailey también dijo que el banco central quería examinar el papel de los fondos del mercado monetario y los riesgos que habían planteado en el punto álgido de las turbulencias que sufrieron los mercados en marzo.

Las compras de deuda pública británica por parte del Banco de Inglaterra desde el comienzo de la crisis han superado incluso el aumento récord de las necesidades de financiación del Estado, lo que ha dado lugar a algunas sugerencias (rechazadas por el Banco de Inglaterra) de que está avalando el gasto del Estado.

Más noticias de Economía