Público
Público

Robert Pollin: "Gravar el autoconsumo eléctrico es un error"

El economista estadounidense ha presentado a Podemos un plan que pretende crear 320.000 empleos a través de la inversión en renovables y la eficiencia energética

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 6

Robert Pollin, durante su estancia en Madrid. JAIRO VARGAS

MADRID. - A principios de esta semana Podemos presentó un programa de inversión en energías renovables que, entre otras bondades, calcula generar 320.000 puestos de trabajo a través de una inversión público-privada del 1,5% del PIB durante los próximos 20 años, reducir las emisiones contaminantes de los españoles de las 6,5 toneladas de CO2 per cápita al año a 1,7 y disminuir la dependencia energética del país hasta en un 75% en dos décadas. El autor del documento, que según el partido no está directamente vinculado con su programa pero sí en sintonía con su ideas económicas, es Robert Pollin, fundador y codirector del Instituto de Investigación de Economía Política de la Universidad de Mssachussets y exasesor para el departamento estadounidense de Energía en el Gobierno de Obama y en la ONU. Pollin, que se autodefine como un "pequeño capitalista verde", defiende un único camino para reducir las emisiones de CO2 y combatir el cambio climático: "la expansión masiva de las energías limpias y la eficiencia energética". Todo sin renunciar, aunque con matices, a la lógica del crecimiento económico.

Su plan parece tener respuesta a varios problemas graves en este país: la dependencia energética o el paro, por ejemplo... ¿Por qué cree que en España no se ha puesto en marcha una política así antes?

Creo que este programa definitivamente empuja en la buena dirección en muchas áreas: en empleo, en la reducción de la dependencia del petróleo y en la reducción de las emisiones. Pero no es la solución por sí mismo. Es la solución para las emisiones de CO2, pero no en términos económicos o de reducción del desempleo, aunque trabaja en la buena dirección. España ya ha hecho algunas de estas cosas, pero necesita hacer más. ¿Por qué no se ha puesto en marcha antes? Bueno, todo esto cuesta dinero y ahogados por el déficit se ha dicho: “no tenemos dinero, estamos en austeridad, lo único que tenemos que hacer es cortar el gasto, el Gobierno no puede tomar iniciativas…” esa es la lógica de la austeridad.

¿Piensa que esa es la única razón?

Bueno, pienso que esa es la primera razón. La segunda es la inercia. Hay toda una estructura industrial. La gente está acostumbrada a comprar gasolina. Las importaciones de petróleo representan el 5,5% del total de la economía. Y lo que yo planteo es: vamos a cortar todo esto y a usar recursos de energía limpia. España juega con ventaja porque es líder en el sector de las renovables, mucho más que EEUU. Nosotros seguimos hablando de invertir en fracking y en gas natural y en España contáis con un sector de energía eólica muy fuerte. Podéis hacer más, pero necesitáis liderazgo político para hacerlo. Y la crisis es un momento fabuloso, porque las crisis son idóneas para transformar la economía.

Antes España lideraba, junto a Dinamarca, el sector de las renovables en Europa. Pero después se recortaron las subvenciones y se abandonó esta política. ¿Cree que la situación económica de España ahora mismo sería otra de no haberlo hecho?

No. El recorte a las renovables no ha cambiado la composición energética del país de una manera significante. Pero lo hará en el futuro, porque va a dañar las inversiones de un sector eólico en contra de un Gobierno que ha cortado sus subvenciones. Y sí que creo que el sector eólico se va a contraer si no se arregla eso. Creo que se debería pensar en maneras de hacer que el subsidio sea más fácil de mantener, en particular en cuanto a los términos de financiación. Los productores eólicos están diciendo que el coste de financiación es muy alto, un 8%, y es verdad que es demasiado. Se debe subsidiar el crédito para que puedan pedir prestado tal vez la mitad o incluso menos. Ese es el modelo en Alemania, a través de una banca pública de inversión y también lo que se podría hacer aquí.

En su plan habla también de la importancia de que el sector de las renovables no esté en manos solo de unas pocas grandes empresas. Aquí, el Gobierno trabaja en un real decreto que grava el autoconsumo y penaliza a los pequeños productores de energías limpias. ¿Qué opinión le merece?

Yo también soy un capitalista de energía verde, un pequeño capitalista de energía verde. Así que sé exactamente lo importante que son estos subsidios. Marcan la diferencia. Porque ahora mismo la energía solar no tiene un precio competitivo. Esta ley es un ajuste que se ha hecho debido a la crisis, pero es un error.
En este aspecto hay una cuestión clave que es el precio de garantía. Si con mis paneles solares genero más electricidad de la que necesito la devuelvo a la red y ellos me garantizan un precio, pero ahora han roto ese precio de garantía. Esto es lo que pasó en su día con el sector eólico y lo que pasa ahora con los pequeños productores fotovoltaicos. Básicamente, necesitas devolver la garantía para incentivar que la gente instale paneles solares. Por eso es por lo que insisto en que no hay que eliminar el subsidio, sino cambiar la estructura del mismo.

Plantea un cambio de modelo productivo basado en una reducción drástica de las emisiones de C02, pero no renuncia al crecimiento económico tal y como lo conocemos. ¿Esto es compatible?

Sí. Permíteme ser muy formal en esta parte. Y respeto a la gente del movimiento del decrecimiento, he estado en contacto con ellos en Barcelona, respeto su intención y entiendo lo que tratan de hacer, pero en términos de reducir las emisiones de CO2, los logros del decrecimiento son cero. Déjame explicarlo en términos muy, muy sencillos. Ahora mismo España tiene unos niveles de CO2 de 308 millones de toneladas métricas. Invirtiendo en energías verdes y eficiencia energética reduciríamos a 80 millones. Ahora pongamos que no hacemos ninguna de estas dos cosas y que, en su lugar, decrecemos y reducimos el PIB de España un 5%, lo que supone un decrecimiento masivo, por cierto. Si no cambias nada en el sector energético sólo reducirás las emisiones de CO2 un 5%. No soluciona nada.

Sí, algunas cosas van a tener que decrecer, como el sector de los combustibles fósiles, pero las renovables se tienen que extender masivamente. ¿Lo quieres llamar decrecimiento? La terminología no me importa. La cuestión es que no hay una solución a través de la reducción del crecimiento económico.

A veces se lleva esto a extremos, francamente. Yo podría haber presentado este informe desde mi casa por Skype y no haber venido a España, podría haber ahorrado un montón de energía y no haber cogido un avión, pero de verdad, no quiero ser el tipo de persona que le dice a la gente dónde tiene que pasar o no sus vacaciones. ¿Qué les decimos a los trabajadores españoles? ¿Os acordáis de aquella recesión de 2009? Ahora vamos a provocar otra dos veces peor y encima os tiene que gustar porque es buena para el medioambiente. No han pensado en estas cosas. Estoy de acuerdo en algunos principios. Deberíamos vivir de forma más sencilla. Yo debería vivir de forma más sencilla. Pero eso no va a resolver el cambio climático.

En España y Europa hay otro sector que quiere asentarse frente al de las energías verdes: la extracción de gas mediante fracking. ¿Qué futuro le augura?

No puedes seguir consumiendo combustibles fósiles, cualquier tipo de combustibles fósiles, si tu objetivo es reducir las emisiones de CO2, incluso a los niveles más modestos. Y el fracking extrae gas, así que no puedo sino estar en contra por principio. Si nos tomamos la ciencia climática en serio, ¿cómo puedes consumir combustibles fósiles de manera dramática y al mismo tiempo reducir las emisiones de 33 mil millones de toneladas a 20.000 millones? No puedes. No hay forma. Es aritmética de grado elemental. Es imposible. Pero es que además hay otras consecuencias, como la contaminación del agua o las fugas, que pueden resultar tóxicas. Así que no, no podemos tener fracking.

¿Y qué va a hacer Obama al respecto?

Algunos estados grandes, como Nueva York o Ohio, lo han prohibido, pero otros como California no. Y Obama está a ambos lados. Está a favor de invertir en energía limpia, pero también de las perforaciones en Alaska y del fracking… es lo esperable de un político, que es lo que es.