Público
Público
Únete a nosotros

Euskaltel Incertidumbre en el País Vasco ante el futuro de Euskaltel

La consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, deberá informar este viernes si se adoptarán medidas para garantizar el “arraigo territorial” de esta compañía, ahora controlada por el fondo británico Zegona.

Publicidad
Media: 1.50
Votos: 6

Sede de Euskaltel en el Parque Científico y Tecnológico de Bizkaia.

Euskadi es un territorio muy dado a los símbolos. A la hora de hablar de emblemas, en los distintos estamentos vascos suelen tener muy presente a Euskaltel. Gracias a unos números que hablan por sí solos, la empresa pionera de telecomunicaciones se forjó la imagen de buque insignia del país en materia empresarial. Sus éxitos superan fronteras. Tanto, que ahora está inmersa en la más absoluta incertidumbre: desde esta primavera, la mayor parte de sus acciones están en manos de Zegona, un fondo ansioso de hacer negocios.

El terremoto político-económico-empresarial se dejará sentir este viernes en el pleno del Parlamento Vasco, donde EH Bildu interpelará a la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia. El objetivo, según consta en la iniciativa registrada por la coalición abertzale, no es otro que conocer su punto de vista acerca de “la utilización de fondos públicos de inversión para garantizar el arraigo territorial de Euskaltel y del resto de empresas estratégicas”.

Ahí radica, precisamente, el auténtico quid de la cuestión. En sus 29 años de vida, Euskaltel pasó de ser una empresa participada por las administraciones vascas a estar mayoritariamente en manos del fondo británico Zegona. En el medio hubo un proceso de paulatina privatización que sindicatos y partidos de izquierda han criticado.

El golpe de gracia llegó el pasado 9 de abril, cuando se anunció que Zegona ampliaba su participación del 16,41% a casi el 21% del capital. Desbancaba así del primer puesto a Kutxabank, que tiene el 19,8% de las acciones. Se estima que detrás de este plan se encuentra el grupo Virgin Mobile –considerado el primer operador móvil virtual del mundo- que allanaría así el terreno para iniciar su expansión por todo el estado.

Mientras prepara la interpelación a la consejera Tapia, el parlamentario abertzale Iker Casanova se lleva las manos a la cabeza. “Lo que fue una compañía pública es ahora una compañía privada que está en manos de fondos buitres y piratas que representan lo más ultraliberal del mercado”, sostiene.

Sus preguntas a la representante del Gobierno Vasco irán precisamente en ese sentido. “Una empresa que nació para ofrecer un servicio público en el ámbito de las telecomunicaciones y que, además de la aportación decisiva de las cajas vascas, recibió el apoyo de las administraciones públicas quedaría en manos de un fondo buitre que opera bajo el lema ‘Comprar, Reparar, Vender’”, advierte EH Bildu en su iniciativa.

Peligro de venta

En CCOO, sindicato mayoritario en Euskaltel, creen que se han confirmado los peores presagios. “Sabíamos que esto podía producirse”, afirma el presidente del comité de empresa, Javier del Blanco, quien advierte sobre las consecuencias que acarrearán el cambio en el accionariado. “Estos movimientos no sólo pueden poner en riesgo el arraigo de Euskaltel, sino que también pueden implicar su venta”, alerta.

De hecho, CCOO ya ha exigido al Gobierno Vasco “respuestas inmediatas” para garantizar “la permanencia de la empresa y de los puestos de trabajo”, algo que “afecta a más de cinco mil familias en todo el grupo”. “Históricamente ya hemos visto cómo actúan esos fondos de inversión”, apunta Del Blanco. “Se han tomado decisiones erróneas que ponen en riesgo la viabilidad de la empresa”, añade.

En el sindicato ELA también hablan de “incertidumbre” y “expectación”. “Ya sabemos lo que pasa cuando entran fondos buitre que lo único que quieren es comprar a un precio para posteriormente vender más caro”, afirma Mikel Etxebarria, representante de esa organización sindical. “En el caso de Euskaltel –continúa-, lo más grave es que antes era pública y ahora es un simple producto para esos fondos”. Un simple y millonario producto.