Público
Público

Junta de accionistas El banquero que pleitea con el Santander cobrará 7,5 millones anuales al frente del mayor banco italiano

La junta de accionistas de Unicredit da el visto bueno al plan de remuneración de Andrea Orcel como su nuevo consejero delegado.

El italiano Andrea Orcel, en una imagen de enero de 2016 cuando recibió en Londres el premio al mejor banquero del año. REUTERS/Simon Wagner/IFR
El italiano Andrea Orcel, en una imagen de enero de 2016 cuando recibió en Londres el premio al mejor banquero del año. Simon Wagner/IFR / REUTERS

El italiano Andrea Orcel, que llevado a juicio al Banco Santander por su frustrado fichaje en 2018, cumplió su sueño de convertirse en jefe de un gran banco el jueves cuando los inversores de UniCredit, la mayor entidad trasalpina, respaldaron el nombramiento del veterano banquero como consejero delegado, pero la inquietud por su salario, uno de los más altos para el cargo en Europa, es un claro aviso de que su mandato comienza a la defensiva.

Orcel ha superado por poco un conato de revuelta de algunos accionistas sobre las condiciones y la cuantía de su paquete de remuneración de hasta 7,5 millones de euros (9 millones de dólares), tras haber obtenido el 54% de los votos en la junta general, justo por encima del umbral de la mayoría requerida.

El paquete, que duplica la remuneración del anterior consejero delegado de UniCredit, Jean Pierre Mustier, había suscitado las críticas de las principales empresas de asesoramiento a los accionistas, que habían recomendado el voto negativo. En particular, no estaban satisfechas con el hecho de que la bonificación en acciones para el primer año no esté vinculada a los resultados y no pueda recuperarse en caso de mala conducta.

El resultado del jueves se compara con el 96% de aprobación del año pasado y el 87% de respaldo de los inversores a la política de remuneración que Mustier adoptó tras su llegada en 2016.

El banquero francés, que condujo a UniCredit a través de una dura reestructuración, había recortado su salario fijo en un 40%, hasta 1,2 millones de euros, renunció a sus bonos anuales hasta 2019 y se comprometió a irse sin un cheque de indemnización cuando llegara el momento.

En 2020 volvió a recortar su sueldo en un 25% debido a la pandemia, renunciando también a una bonificación de 2,4 millones de euros.

El logo del banco UniCredit, en sus oficinas en Siena (Italia). REUTERS/Stefano Rellandini
El logo del banco UniCredit, en sus oficinas en Siena (Italia). Stefano Rellandini / REUTERS

Los inversores que representan el 60% del capital social ordinario del banco están representados en la junta general, dijo el banco, por lo que un porcentaje del 54% significa que sólo un tercio del capital global de UniCredit apoya el paquete salarial de Orcel.

Dos de los 30 principales inversores de UniCredit habían dicho a Reuters que votarían en contra, mientras que accionistas locales históricos como las fundaciones bancarias Fondazione CariVerona y Fondazione CRT han apoyado abiertamente el paquete de remuneración. El multimillonario italiano Leonardo Del Vecchio también votó a favor, según una persona cercana al asunto.

La lista de consejeros presentada por el consejo saliente, que incluía a Orcel como consejero delegado y al ex ministro de Economía italiano Pier Carlo Padoan como presidente, obtuvo el 76,3% de los votos, menos de la mitad del capital total del banco.

Al asumir el cargo en UniCredit, Orcel renuncia a más de 25 millones de euros en concepto de salario diferido de su antiguo empleador UBS, cuya rama de banca de inversión dirigió hasta 2018.

UniCredit ha dicho que no lo compensará de ninguna manera por esa pérdida, después de que una disputa sobre la remuneración llevara al banco español Santander a retirar su oferta para convertir a Orcel en su consejero delegado en 2019, dejando al banquero italiano sin trabajo.

Orcel demanda al Santander una indemnización de 112 millones de euros. El 19 de mayo está previsto un juicio sobre el litigio en Madrid.

Más noticias de Economía