Público
Público

La junta de accionistas de El Corte Inglés cesará a su expresidente como consejero

Dimas Gimeno, que fue destituido el pasado junio en medio de una lucha familiar por el control del grupo de distribución, no logra alcanzar una salida pactada tras diversas reuniones con su sucesor, Jesús Nuño de la Rosa

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

El expresidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, posa para los periodistas antes de la junta de accionistas del grupo de distribución, en agosto de 2017. EFE/Antonio Quilez

La Junta de Accionistas de El Corte Inglés cesará previsiblemente el domingo a Dimas Gimeno, presidente del grupo de distribución hasta el pasado 14 de junio, como consejero de la compañía, tras no alcanzar por el momento una salida pactada.

Antes de la celebración de la Junta, citada para las 11.30 horas, se reunirá el consejo de administración del grupo y acordará proponer a los accionistas el cese de Gimeno, que en las últimas semanas ha mantenido diversas reuniones con su sucesor, Jesús Nuño de la Rosa, en búsqueda de un acuerdo para acercar posiciones.

El último de estos infructuosos encuentros, que buscaban garantizar una Junta "tranquila", tuvo lugar el lunes y, entre otras cuestiones, en él se barajó la posibilidad de que Gimeno dimitiera para evitar ser destituido.

Tras su previsible salida del consejo de administración, Gimeno seguiría vinculado a El Corte Inglés solo como accionista de la compañía y como patrono de la Fundación Ramón Areces.

El cese de Gimeno, que junto a su madre y su tío es dueño del 7% del capital de El Corte Inglés y que a partir de ahora no tendrá ninguna función dentro del grupo, llega después de que impugnara el consejo que acordó su destitución como presidente y se querellara contra el ex máximo responsable de los servicios de seguridad.

Además, él y su familia han interpuesto varias demandas contra sus primas, Marta y Cristina Álvarez, en relación con IASA, la sociedad tenedora de las acciones que Isidoro Álvarez tenía en El Corte Inglés (22,18%) y de la que las hermanas poseen una participación del 69%.

En el orden del día de la Junta, en la que Gimeno tiene previsto intervenir, figura, entre otros puntos, la aprobación del cese o, en su caso, renovación de consejeros.

Además de dar el visto bueno a la salida de Gimeno, los accionistas abordarán el cese o renovación de Paloma García Peña, que ocupa un asiento en representación de Cartera Mancor (7%), y de Carlos Martínez Echevarría (81 años) y Florencio Lasaga (83 años), ambos consejeros ejecutivos y mandos históricos en El Corte Inglés.

Lasaga es también el presidente de la Fundación Areces, máximo accionista de la compañía, con una participación del 37,79%, y de la que también forma parte Gimeno como patrono, puesto que está por ver si mantiene.

Según marcan los estatutos del grupo de distribución, cada mandato dura cinco años y, en el caso de los tres, toca decidir si renuevan o abandonan, ya que expira dicho plazo.

Por el momento, ni Lasaga ni Martínez Echevarría han comunicado si abandonarán el máximo órgano de decisión de El Corte Inglés o continuarán en él, según fuentes cercanas a la situación, que apuntan que sí renovará García Peña.

En el caso de que salgan Gimeno, Lasaga y Martínez Echevarría se abriría la puerta a la posible entrada de consejeros independientes, categoría que actualmente sólo tiene uno de sus diez miembros, Manuel Pizarro.

También podría volver al consejo Corporación Ceslar (9%), cuya representante, Carlota Areces, fue expulsada por la Junta en agosto de 2015 tras, supuestamente, revelar información confidencial del grupo en el marco de la operación que dio entrada en la compañía al jeque Hamad Bin Jassim Bin Jaber Al Thani (12%).

En la actualidad, el consejo de administración de El Corte Inglés está formado por diez miembros, aunque los estatutos del grupo marcan que pueden ser hasta un máximo de quince.

El resto de los asientos los ocupan actualmente las hermanas Marta y Cristina Álvarez, el presidente ejecutivo, Nuño de la Rosa, el también consejero delegado, Víctor de Pozo, y Shahzad Shahbaz, que representa al jeque.

el logo del grupo de distribución El Corte Ingles, en una de sus tiendas en Madrid. REUTERS/Sergio Perez

A mediados de julio, el juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid admitió a trámite la demanda interpuesta por Gimeno para impugnar la reunión del consejo de administración que acordó su destitución porque considera que debe ser declarada nula por, entre otros motivos, adolecer de defecto de forma en su convocatoria.

En paralelo, Gimeno presentó una querella criminal contra el exdirector de los Servicios de Seguridad de la compañía Juan Carlos Fernández Cernuda por un presunto delito societario y otro de corrupción entre particulares.

Dichos delitos se habrían cometido "bajo conocimiento de algún o algunos miembros del consejo de administración del grupo" (a los que pide que se cite como testigos) y la querella se dirige también contra la madre de Fernández Cernuda y un socio del ejecutivo policía nacional.

En la querella, Gimeno acusa a Fernández Cernuda de facturar presuntamente "grandes cantidades" a El Corte Inglés por servicios relacionados con la seguridad a través de "sociedades interpuestas participadas por amigos y familiares", entre ellos su madre. 

Resultados anuales

Además, en la junta del domingo, la primera con Nuño de la Rosa como presidente, se aprobarán las cuentas anuales del grupo del ejercicio 2017/18 (el último bajo la gestión de Gimeno).

El Corte Inglés disparó su beneficio neto un 25% al cierre de su ejercicio fiscal (entre marzo de 2017 y febrero de 2018), hasta alcanzar los 202 millones de euros, el más alto de los últimos cuatro años y que le permite encadenar cuatro años de crecimiento, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) se elevó un 7,4%, hasta los 1.054 millones de euros.

El grupo de distribución consolidó de la mano de la nueva gestión con Jesús Nuño de la Rosa y Víctor del Pozo como máximos responsables de la compañía sus ventas, que crecen un 2,8% en 2017, hasta alcanzar los 15.935 millones de euros, la mejor cifra de negocios de los últimos seis años, después de que todas las líneas de negocio del grupo evolucionaron de forma positiva durante el ejercicio.

La junta también aprobará el reparto de un dividendo de 60 millones de euros.