Público
Público
Únete a nosotros

Impuestos a los ricos Montero apunta que las rentas de más de 140.000 euros pagarán hasta un 52% de IRPF

La ministra de Hacienda asegura que se equiparará la fiscalidad del diésel y la gasolina, pero no de una sola vez, al tiempo que se aumentará el control sobre las sicavs

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante una intervención en la sesión de control del Gobierno en el Senado. EFE/Kiko Huesca

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha confirmado este lunes que las rentas de más de 140.000 o 150.000 euros tendrán una subida del IRPF de tres o cuatro puntos, con lo que el tipo máximo subiría al 51% o el 52%.

En declaraciones a la Cadena COPE, Montero ha explicado que en la actualidad el tipo más alto, que es del 45% a partir de 60.000 euros de renta, alcanza el 48% en las comunidades que han llevado el tramo autonómico al máximo, y que es a ese 48% a lo que se está planteando sumar tres o cuatro puntos.

Montero ha negado que un tipo del 52% sea confiscatorio y ha recordado que el contribuyente de IRPF no tributa toda la renta ganada por el último tramo, sino que a cada intervalo de renta se le aplica el tipo marginal correspondiente. En la actualidad, ha explicado la ministra, las rentas que llegan al tipo marginal máximo pagan una media o tipo efectivo de IRPF de "en torno al 31%, al 32% o al 33%".

Hacienda calcula que ah0ra las rentas de unos 80.000 euros soportan un tipo efectivo en el IRPF del 30%, y las de 140.000 euros, del 37%

Fuentes del Ministerio de Hacienda han explicado que con los tipos actuales las rentas de entorno a 80.000 euros pagan una media de IRPF del 30%, mientras que las de 140.000 euros están en una media del 37% como consecuencia de la progresividad del impuesto.

Montero ha incidido en que todavía se están ajustando los detalles de un subida que afectará a "un colectivo que no llega al 0,5 % de los contribuyentes". "El rango es pequeño y la recaudación no es significativa, no tiene afán recaudatorio está más en el marco de la negociación con Unidos Podemos (...) para ellos era importante plantear que las grandes rentas también van a contribuir más", ha afirmado. 

Según Montero, la medida no tiende afán recaudatorio, dado que el 99,5% de los contribuyentes el IRPF quedarán al margen de esta subida, y enmarcó la propuesta en la negociación con Unidos Podemos, que ha puesto sobre la mesa esta medida.

Los ricos no pagan IRPF

Preguntada por si los ricos en España no pagan IRPF, tal y como ayer afirmó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, Montero dijo que el jefe del Ejecutivo "expresó una realidad", ya que los grandes patrimonios usan toda una "ingeniería fiscal" a través de figuras "perfectamente legales", pero que no declaran a través del IRPF, más centrado en las rentas del trabajo que en las del capital.

Dicho esto, volvió a insistir en que el Gobierno no subirá los impuestos ni a la clase media y trabajadora, ni a los autónomos ni a las pymes, sino que pedirá un "mayor esfuerzo" a las grandes corporaciones, grandes grupos empresariales y grandes patrimonios para "proteger" a los ciudadanos que usan los servicios públicos y "revitalizarlos".

Dentro de una "fiscalidad del siglo XXI", Montero enmarcó el impuesto anunciado por el Gobierno a las grandes tecnológicas, la fiscalidad a las transacciones financieras, nuevos impuestos medioambientales, el tipo mínimo del 15% en el Impuesto sobre Sociedades y la subida del IRPF a las rentas a partir de 140.000 o 150.000 euros.

Fiscalidad del diésel y las sicav

En cuanto al incremento de la fiscalidad del diésel, la titular de Hacienda afirmó que el Gobierno está analizando todos los impuestos medioambientales y, dentro de ellos, aseguró que los expertos proponen la equiparación "progresiva" del gravamen del diésel y la gasolina, "que no se hará de una sola vez", pero sí de manera progresiva para que este tipo de carburante sea lo menos agresivo con el medio ambiente.

Finalmente, sobre las sicavs, el vehículo de inversión de los grandes patrimonios con una fiscalidad muy baja, Montero dijo que la intención del Gobierno no es acabar con esta figura, sino tener una "mirada crítica" y someterla a un "mayor control" para que no se use con el objetivo de ocultar patrimonios. "(Las sicavs) cumplen con una utilidad y hay que asegurarse de que se usan para ello", subrayó.

"Hay que someterlas (las sicavs) a mayor control, pero tiene una utilidad con una finalidad lógica, por lo que no se trata de eliminarlas del todo, sino de corregir lo que no funciona, e inspeccionar y poner controles", subrayó.