Público
Público

Paros y concentraciones en las plantas de Siemens Gamesa en Euskadi contra el ERE

Los sindicatos dicen que el ajuste de plantilla es "absurdo, innecesario e injustificado" porque "solo pretende reducir costes a través de los trabajadores"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Trabajadores de Siemens Gamesa protestan contra los despidos anunciados en la compañía de aerogeneradores, en su sede en Zumudio (Vizcaya). REUTERS/Vincent West

Los trabajadores de las plantas que Siemens Gamesa tiene en Euskadi han realizado este martes paros y concentraciones en las que han exigido la retirada del ERE que plantea la multinacional y que afecta a 48 personas en Zamudio (Bizkaia).

Los paros se han llevado a cabo a las dos de la tarde y, en el caso de Zamudio, los trabajadores se han concentrado también durante cinco minutos, mientras que en Asteasu (Gipuzkoa) no ha habido paro, pero la protesta se ha prolongado durante una hora, con la presencia de una treintena de personas.

En las concentraciones, los trabajadores han afirmado que están "cansados de tantas mentiras sistemáticas" de la nueva empresa y temen que "la falta de dirección que están demostrando para la gestión de la compañía, continúe haciéndonos caer en picado y que se vea comprometida la viabilidad de la empresa".

El logo de Siemens Gamesa a la entrada de su sede en el paque tecnológico de Zamudio (Vizcaya). REUTERS/Vincent West

Según han subrayado, desde que les notificaron el expediente, todos los sindicatos en bloque han denunciado que es "absurdo, innecesario e injustificado" porque "solo pretende reducir costes a través de los trabajadores de esta compañía".

En este sentido, han exigido la retirada inmediata del ERE y han asegurado que incrementarán la "intensidad de las movilizaciones y acciones de protesta hasta conseguir este objetivo". "En un escenario sin expediente y, por tanto, sin conflicto, nos comprometemos a buscar las vías no traumáticas que sean necesarias para paliar los problemas que pueda plantearnos la empresa", han añadido.

Por ello, han asegurado que no van a permitir "ni un solo despido" y han exigido una "garantía de empleo para toda la plantilla", al igual que existe en otros países.

Asimismo, han acusado a la empresa de "no obrar de buena fe" por "incumplir" el acuerdo de "no hacer filtraciones" sobre el contenido de las reuniones antes de su finalización y, por ello, los sindicatos optaron por levantarse de la mesa.