Público
Público

La pequeña casita en la que vive Antonio, amenazada por el macroproyecto turístico de Tenerife

Antonio vive como ocupa desde hace 14 años en una pequeña vivienda del Puertito de Adeje que ahora está a punto de desaparecer. Dos familias belgas invirtieron en Cuna del Alma, un proyecto de lujo de 650.000 metros cuadrados, que se extiende en el último enclave sin turistas del sur de la isla. El proyecto ha sido denunciado por los ecologistas por incumplir la orden de paralización de las obras.

Antonio en el patio interior de su vivienda.
Antonio en el patio interior de su vivienda. Andrea Domínguez

Junto a un barranco canario, entre plantas endémicas y aves, hay una pequeña casa construida con bloques de canto blanco. En los alrededores no había nada más, hasta que a principios de mayo el sonido de las obras de las carreteras de acceso al Puertito de Adeje, en Tenerife, y la construcción del macroproyecto turístico Cuna del Alma cambió el trinar de los pájaros por las palas allanando el terreno. En esa casita en lo alto del Puertito los rayos de sol se cuelan por el marco de la puerta de Antonio. Allí su cocina improvisada conecta con el patio en el que tiende la ropa desde hace 14 años. No es su casa, vive como ocupa, pero es lo único que tiene y está a punto de perderla.

La vivienda de Antonio sigue resistiendo a pesar de ser vecina de las obras. La parcela de su vivienda fue comprada por dos familias belgas que invirtieron en Cuna del Alma. El canario denunció ante el Cabildo de Tenerife y el Ayuntamiento de Adeje ese mismo 1 de junio la posibilidad de que la casa se derrumbase. "Las obras están provocando grietas en mi vivienda, incluso el otro día tuve que ir a urgencias porque me cayó un bloque en la espalda", cuenta Antonio, mientras muestra un parte de lesiones del 27 de mayo.

También denuncia un trato discriminatorio por las autoridades locales. Según su versión, intentó poner una denuncia urbanística ante el Ayuntamiento de Adeje. "Me he dirigido en numerosas ocasiones al Ayuntamiento de Adeje, así como a la Policía Local y el cuartel de la Guardia Civil del municipio, sufriendo menosprecio y caso omiso a mis quejas", reza ahora la denuncia presentada de forma telemática.

Las obras que se encuentran frente a la casa de Antonio
Las obras que se encuentran frente a la casa de Antonio. Andrea Domínguez

Tres semanas más tarde del inicio de la construcción de Cuna del Alma, el Cabildo de Tenerife ordenó su paralización temporal. Una asociación independiente, la Asociación Patrimonial Tegüico, encontró posibles yacimientos guanches y escritos rupestres que aún no estaban registrados. Con la orden del máximo organismo insular, a partir del 1 de junio la construcción debió detenerse, pero los colectivos ecologistas denuncian que las palas han seguido funcionando. Allí, en una zona virgen, a excepción de una veintena de casas pesqueras en la costa, se pretenden construir 450.000 metros cuadrados destinados al turismo de lujo.

Tras la paralización de las obras, el director del proyecto Cuna del Alma, Andrés Muñoz, afirmó en un medio local que había recibido el anuncio de paralización de las obras. Lo que se conoce hasta el momento es que la constructora olvidó enviar el estudio patrimonial al Cabildo. En él debían estar detallados los yacimientos arqueológicos, así como otros espacios de interés patrimonial. Sin embargo, el organismo público no cayó en la falta de este informe hasta que Tegüico envió una denuncia con posibles yacimientos guanches y grabados rupestres en la zona en la que se extiende el macroproyecto.

La vivienda de Antonio sigue resistiendo a pesar de ser vecina de las obras

Para llegar a casa de Antonio hay una pista de tierra, ocupada por la empresa constructora de Cuna del Alma. La otra opción es atravesar a pie el barranco. Una vez en lo alto de una montaña y mirando hacia el mar, a los pies de la casita, se pueden ver 20 viviendas pesqueras y una playa virgen. Para los canarios este paisaje es la esencia del Puertito de Adeje. A ambos lados de la casita de Antonio, hasta donde la vista alcanza, no hay construcciones colindantes, pero se ven una docena de hoteles de lujo y un gran campo de golf a lo lejos que chocan con el paisaje árido propio del sur de Tenerife. En el medio, se extiende Cuna del Alma.

Al entrar en su casa hay una chimenea con un agujero que deja entrever las nubes. Todo está oscuro, la habitación en la que duerme junto a su perro, también el fregadero improvisado o el rincón en el que guarda los utensilios de limpieza. Dos agujeros en lo alto de las paredes son los que dejan entrar la luz. Llegó en 2008, con la crisis, y comenzó a trabajar en un bar cercano sin cobrar, solo a cambio de comida. Con cifras actuales, en Canarias, un 30% de la población está en riesgo de exclusión social. "Luego, iba trabajando de lo que salía, pedía comida y ayuda en Cáritas", confiesa. Hasta que en 2019, gracias a la asistencia jurídica de la ONG, pudo empadronarse en esta casita. Luego comenzó a recibir el Ingreso Mínimo Vital.

"Con lo que cobro ya no necesito ir a pedir comida, puedo pagarme mis gastos, pero no podría permitirme un alquiler", confiesa el vecino canario. Antonio denuncia que el día en que comenzaron las obras de Cuna del Alma un operario sin identificar presuntamente le hostigó para que abandonase la vivienda. Desde entonces, ningún organismo público se ha acercado a mediar con él, según su versión. El Ayuntamiento de Adeje ha dado la orden de no responder a la prensa en relación al Puertito de Adeje. Además, para obtener información del proyecto solo queda hacerlo a través del registro electrónico.

Con cifras actuales, en Canarias, un 30% de la población está en riesgo de exclusión social

Cuesta encontrar kilómetros de terreno sin edificar en un municipio como Adeje, que tiene la mayor oferta de camas turísticas de Tenerife y el suelo más caro de la isla. El pasado 5 de mayo los inversores belgas David Van Biervliet y Sofie Vandermarliere inauguraron junto al alcalde de Adeje, José Miguel Rodríguez Fraga, y la vicepresidenta del Cabildo de Tenerife, Berta Pérez Hernández, las obras de Cuna del Alma.

Patio interior de Antonio
Patio interior de Antonio. Andrea Domínguez

En la última zona sin hoteles del litoral de Adeje comienza la transición de 650.000 kilómetros vírgenes a la apuesta por el bloque destinado al turismo de lujo, con villas, spa, huerta propia e incluso un restaurante pegado a la playa. A su vez cuenta con una inversión pública para las redes de saneamiento, la luz o las carreteras de acceso. Su construcción contaba con el visto bueno del Ayuntamiento de Adeje, el Cabildo de Tenerife y el Gobierno de Canarias, los tres dirigidos, en coalición o no, por el PSOE. La movilización ciudadana y ecologista llevó a los partidos políticos a cambiar su actitud con respecto a Cuna del Alma. Y obligó al Cabildo de Tenerife a "estar encima para que se cumpla la ley", en palabras del presidente del organismo Pedro Martín.

El de Antonio es el mismo objetivo que el de las asociaciones ecologistas y patrimoniales, frenar Cuna del Alma. En este mes, las denuncias se acumulan. A la registrada por Tegüico frente al Cabildo y la denuncia de Salvar la Tejita por continuación de las obras se suman diferentes asociaciones e individuos que han comenzado sus batallas legales contra el macroproyecto turístico.

La Asociación Ecologista Salvar la Tejita denunció a Cuna del Alma por su impacto ambiental ante la Agencia de Protección del Medio Natural el 26 de mayo. Una denuncia más se sumó en Arona el 29 de mayo cuando Salvar la Tejita registró frente a la Guardia Civil la realización de obras durante el fin de semana, en contra de la normativa municipal, así como la falta de señalización del inicio de las mismas. Además de los supuestos movimientos de tierra afectando a especies endémicas como el tabaibal-cardonal y a los posibles yacimientos arqueológicos antes mencionados.

A pesar de la movilización ciudadana y de las denuncias ecologistas y patrimoniales, Cuna del Alma sigue adelante

A esto se le añade la denuncia de Tegüico frente al Cabildo. También las tres denuncias de Antonio: una presentada ante el Ayuntamiento de Adeje y las otras dos a las Áreas de Vivienda y Carreteras del Cabildo de Tenerife.

Antes de convertirse en un punto de referencia para los amantes del buceo y las embarcaciones turísticas sin control, el Puertito de Adeje disponía de la mayor presencia de tortugas verdes y tortugas bobas de la isla. Las aguas que lo bañan están consideradas Zona de Especial Conservación (ZEC) por la Unión Europea. Los delfines, los calderones tropicales o las ballenas son algunas de las especies que lo frecuentan. Sin embargo, el trasiego de los ferry entre islas y las embarcaciones de recreo dificultan la supervivencia de estas especies. Junto al Puertito, está localizado el Sitio de Interés Científico de La Caleta, un Espacio Natural Protegido, en el que conviven aves diversas, con plantas endémicas.

A pesar de la movilización ciudadana y de las denuncias ecologistas y patrimoniales, Cuna del Alma sigue adelante. Es cuestión de tiempo saber cuál será el futuro de este macroproyecto, en el último destino sin vender al turismo masivo en el sur de Tenerife.

Más noticias de Economía