Público
Público

De las poltronas de la patronal al banquillo de los acusados

La apertura de juicio oral contra dos expresidente de Cepyme alarga la lista de dirigentes empresariales con problemas judiciales.

Publicidad
Media: 4.40
Votos: 5

De izquierda a derecha, Gerardo Díaz Ferrán, Arturo Fernández, Jesús Bárcenas, Santiago Herrero y Jesús Terciado.

MADRID.- 
Las organizaciones empresariales han recibido un nuevo golpe con la decisión del juez de instrucción número 33 de Madrid de sentar en el banquillo a los dos anteriores presidentes de Cepyme. Jesús Bárcenas y Jesús Terciado se suman a la lista de dirigentes de la patronal que han tenido que responder ante los tribunales por hechos ocurridos mientras desempeñaban sus cargos.

El de mayor notoriedad es, sin duda, Gerardo Díaz Ferrán, que fue presidente de la CEOE; pero entre ellos hay también antiguos responsables de organizaciones territoriales tan poderosas como CEIM (Madrid) y la CEA (Andalucía), además de la propia Cepyme. Sus problemas judiciales, en la mayor parte de los casos, acabaron constándoles los puestos que desempeñaban.

Gerardo Díaz Ferrán. Ocupó la Presidencia de la CEOE hasta la quiebra en 2010 del Grupo Marsans, del que era propietario. Año y medio después, en junio de 2012, fue detenido e ingresó en la prisión de Soto del Real, donde aún permanece. Está condenado por fraude fiscal, vaciamiento patrimonial, alzamiento de bienes y blanqueo de capitales, entre otros delitos, en diversas causas.

Arturo Fernández. Cuñado de Díaz Ferrán, fue presidente de CEIM hasta 2014. Bajo su mandato, el Tribunal de Cuentas detectó un supuesto uso irregular de los fondos públicos recibidos para formación. Como antiguo miembro del consejo de administración de Bankia, está involucrado en el caso que se sigue por su salida a Bolsa y por el uso de las tarjetas black de Caja Madrid.

Santiago Herrero. Presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) hasta principios de 2014. Fue imputado, junto con otros dirigentes de la organización, por un presunto delito de estafa en una promoción de viviendas de protección oficial en Sevilla que no se llegó a acabar y en la que cada comprador había adelantado 20.000 euros.

Jesús Terciado. Presidente de Cepyme entre 2010 y 2014. Sus compañeros le forzaron a dimitir después de que se supiera que durante dos años había facturado a la organización, a través de dos empresas suyas, más de 400.000 euros para compensar su “gran dedicación” a un cargo que entonces no estaba remunerado. El juez de instrucción número 33 de Madrid instó hace unos días la apertura de juicio oral contra él.

Jesús Bárcenas. Presidente de Cepyme hasta 2010. Se encuentra en la misma situación procesal que Terciado. Percibía 65.000 euros fijos al año en concepto de gastos de representación y Cepyme le costeaba el alquiler de un coche de alta gama, por otros 64.000 euros anuales. Según el juez, ninguno de esos pagos contaba con el conocimiento y aprobación de los órganos directivos de la patronal.