Público
Público

El Popular perdió 13.595 millones en 2017

El banco, absorbido por el Santander en junio, cuadruplicó el año pasado el resultado negativo de 2016.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

En junio de 2017 y, tras meses de agonía bursátil, el Popular fue comprado por un euro por el Santader

El Banco Popular perdió 13.595 millones de euros en 2017, cuando fue rescatado por las autoridades europeas y adquirido por Banco Santander, dijo el viernes la entidad en un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).. El resultado multiplica por cuatro los números rojos con los que cerró 2016, que fueron de 3.326 millones.

Gran parte de las pérdidas del banco se debieron al deterioro del valor de inversiones de sociedades dependientes, negocios conjuntos o empresas asociadas por los que la entidad tuvo un resultado negativo de 5.186 millones en 2017, frente a los 156 millones del ejercicio anterior.

A ello hubo que sumar unas pérdidas de 1.790 millones por activos no corrientes, más del triple que en 2016, cuando la entidad había registrado un resultado negativo de 525 millones. Además, el año pasado consignó unas pérdidas por activos intangibles de 741 millones de euros, cuando en 2016 no había dedicado cantidad alguna a esta partida.

Las cuentas del primer semestre de Banco Popular ya reflejaron unos números rojos de 12.218 millones de euros tras los saneamientos aplicados por Santander tras la resolución de la entidad en la noche del 6 al 7 de junio, según mostraron las cuentas de la Asociación Española de Banca (AEB).

Según consta en la memoria anual de Santander, Popular se anotó pérdidas de 37 millones de euros después de su adquisición por parte del banco cántabro como consecuencia de un cargo de 300 millones de euros por la integración de ambas entidades.

Sin este cargo, Popular ganó 263 millones de euros entre el 7 de junio y el 31 de diciembre de 2017. El margen de intereses de Popular, por su parte, alcanzó los 1.003 millones de euros en este periodo, mientras que el margen bruto se situó en 1.309 millones de euros.

En el conjunto del año el margen de intereses descendió en más de 300 millones de euros, un 17,75%, hasta 1.414 millones de euros, después de que los ingresos por intereses bajaran en 550 millones y se situaran en 2.089 millones.

A cierre de 2017, Popular contaba con depósitos de clientes por importe de 64.960 millones de euros, frente a los 77.282 millones de euros que contabilizaba a cierre de 2016. Asimismo, la entidad gestionaba 9.619 millones de euros en fondos de inversión y 4.600 millones de euros en fondos de pensiones. En cuanto a la calidad del capital, el Banco Popular disponía de un coeficiente del 12,24% en la denominación TIER 1 y del 13,92% en TIER 2.  

El banco contaba al cierre del ejercicio pasado con un patrimonio neto de 5.789 millones de euros el 42,8% menos, en tanto que sus fondos propios ascendían a 5.835 millones, con un descenso del 44,2% respecto a 2016. 

En junio de 2017 y, tras meses de agonía bursátil, el Popular fue comprado por un euro por el Santader después de que el Banco Central Europeo (BCE) decidiera que era "inviable" para continuar independiente.

La publicación de las últimas cuentas de la entidad  probablemente alimente la controversia entre los inversores que perdieron dinero en el rescate y las autoridades y Santander, que dicen que la venta de Popular, plagado de créditos dudosos y enfrentado a una huida de depósitos, por un euro en junio era la mejor solución posible para los depositantes.

Los inversores cuyas acciones y bonos en el banco se esfumaron y ahora buscan una compensación dicen que la venta estuvo basada en una valoración negativa "defectuosa" . Un informe independiente de Deloitte mostró que el banco podría haber valido hasta 1.300 millones de euros cuando se vendió.

Santander llevó a cabo un aumento de capital de 7.000 millones de euros para cubrir la inversión crediticia en activos inmobiliarios en Popular y dijo que los costes de reestructuración, incluido el despido de unos 2.000 trabajadores, podría sumar 1.300 millones de euros.