Público
Público

El presidente y el número dos de Bankia renuncian al bonus de 2020

No cree que en este momento sea prioridad de nadie privatizar Bankia y apoya la nacionalización de empresas como una ayuda temporal por la crisis del coronavirus.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, con el  consejero delegado José Sevilla, en la presentación del Plan Estratégico 2018-2020 de la entidad. EFE/Juan Carlos Hidalgo
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, con el consejero delegado José Sevilla, en la presentación del Plan Estratégico 2018-2020 de la entidad. EFE/Juan Carlos Hidalgo

agencias

Los consejeros ejecutivos de Bankia, el presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri, y su consejero delegado, José Sevilla, renunciarán a la retribución variable de 2020 debido a la situación de crisis económica ocasionada por la expansión del coronavirus.

Así lo ha puesto de manifiesto Sevilla durante la rueda de prensa posterior a la presentación de los resultados correspondientes al primer trimestre de 2020, en la que ha añadido que los no ejecutivos no tienen bonus y cobrarán la misma retribución fija que han venido recibiendo durante los últimos ocho años.

Sevilla ha dicho que esta decisión se tomó hace una semana en la última reunión que mantuvo el consejo de administración. Además, ha recordado que los ejecutivos de la entidad también renunciaron al bonus de 2013, 2014 y 2015. "Tenemos cierto entrenamiento en este tema", ha apostillado.

Sevilla, ademas, ha comentado que no existe "urgencia ni necesidad" para que España solicite un crédito puente al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEdE) debido a que el Estado no está teniendo dificultades para financiarse en los mercados. "Las emisiones de deuda pública están teniendo un éxito mayor y una grandísima demanda de inversores institucionales", ha indicado Sevilla en la rueda de prensa posterior a la presentación de los resultados.

Bankia no cree que exista "urgencia ni necesidad" para que España pida dinero al fondo de rescate

Por otro lado, el consejero delegado de Bankia ha sido preguntado por la privatización de Bankia, cuyo plazo legal para llevar a cabo esta operación termina a finales de 2021. En este sentido, ha reiterado que es una decisión que debe tomar el accionista (el Estado) y no los gestores, pero ha subrayado que el timing actual es malo debido a la caída importante de los mercados y de las acciones bancarias en toda Europa.

"Desde un punto de vista de valoración y precio no es un buen momento, y tampoco creo que ahora mismo sea prioridad de nadie", ha remarcado. De hecho, ha explicado que las valoraciones en Bolsa están poco correlacionadas con la propia evolución de los beneficios, por lo que confía en que poco a poco el mercado empezará a fijarse más en el capital y no en las ganancias del sector.

El tema de las fusiones no cree que sea algo importante en estos momentos. En su opinión, lo principal ahora es gestionar los problemas derivados de la pandemia y ayudar a los clientes con las moratorias o los préstamos ICO, entre otras medidas. "Para nosotros ayudar no es una operación de cosmética o reputación, queremos que los clientes nos vean útiles", ha añadido.

Sobre la nacionalización de algunas empresas en el contexto actual de crisis ocasionada por el coronavirus, Sevilla ha dicho que no es lo mejor, pero sí recomendable en un momento puntual para apoyar o rescatar a una compañía a la que le haga falta capital. No obstante, ha recalcado que la nacionalización se puede considerar siempre y cuando sea con una visión de temporalidad y de volver a salir al cabo de un tiempo.

Flexibilización de los ERTE

En otro orden de cosas, Sevilla ha destacado la importancia que supone que el Gobierno ofrezca una flexibilización de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Las empresas realizarán el proceso de desescalada de forma diferente, lo que implica no empezar con la plantilla al 100%.

"Se requiere de un instrumento que flexibilice la terminación de los ERTE, que puedan ser graduales", ha matizado, añadiendo que esta posibilidad permitiría asegurar las rentas de los trabajadores en la recuperación y salida de la crisis.

Mientras, para quienes hayan sufrido una pérdida importante de sus ingresos, el consejero delegado de Bankia pide asegurarles unas rentas. Sin embargo, ha precisado que esto no tiene nada que ver con el debate de un ingreso mínimo vital. "Se trata de no dejar a nadie atrás en esta crisis, una respuesta al impacto de la crisis del coronavirus", ha indicado.

Más noticias de Economía