Público
Público

Rajoy deja la mayor precariedad laboral de toda la zona euro

Un 25,2% de los trabajadores tienen contrato temporal en España, diez puntos por encima de la media de los países que comparten la moneda común.

Publicidad
Media: 5
Votos: 6

Un camarero con su bandeja en los soportales de la Plaza Mayor de Madrid. REUTERS/Sergio Perez

MADRID.- España es el campeón de la precariedad laboral en la zona euro. Ningún otro país tiene un porcentaje de contratos temporales superior al nuestro, que al término de 2015 se situaba en el 25,2%. Según la oficina estadística de la Unión Europea (Eurostat), sólo Portugal, con un 22%, se nos acerca. La media de los 19 países que comparten la moneda común ronda el 15%.

En números absolutos, al cierre del cuarto trimestre del año pasado, la precariedad laboral afectaba en España 3.706.600 trabajadores; es decir, a uno de cada cuatro. La proporción de contratos temporales sobre el total era, además, muy similar en el caso de los hombres (25,1%) y en el de las mujeres (25,34%), siempre según los datos oficiales que publica Eurostat.

Hay otros países de la zona euro donde el número de trabajadores que no están fijos es superior al de España, como Alemania (4.633.600) o Francia (3.864.600). Sin embargo, al tener una fuerza laboral mucho mayor, la importancia relativa de la precariedad está claramente por debajo. Los contratos temporales representan en Alemania sólo el 13,2% y en Francia, el 16,7%.

El porcentaje es inferior al de España en países con los que la crisis se ha cebado también de forma dramática. Portugal está en el 22%; Grecia no llega al 12%, y en Irlanda asciende al 8,7%. Las tasas más bajas de precariedad laboral se dan en Estonia (3,4%), Letonia (3,8%) y Lituania (2,1%).

Eurostat ofrece respuesta a la pregunta de por qué los trabajadores aceptan ese tipo de contratos sin garantías de continuidad. En España, nada menos que un 92% es porque no han conseguido encontrar un empleo fijo, mientras que sólo un 3,1% no desean una relación permanente, un 5,5% están formándose todavía y un 0,8% se encuentran en periodo de prueba.

La contratación temporal ha tenido históricamente un peso muy elevado en España, debido a que el empleo tiene una estrecha relación con actividades económicas estacionales, como la hostelería. Justo antes del estallido de la crisis, por ejemplo, llegaron a contabilizarse hasta cinco millones y medio de contratos de ese tipo, más del 30% del total.

En los años posteriores, tanto el número como el porcentaje experimentaron una notable caída, ya que la destrucción de empleo afectó en mayor medida a los trabajadores más vulnerables. A partir de 2014, sin embargo, las cifras volvieron a subir como consecuencia de las facilidades concedidas por el Gobierno de Mariano Rajoy a los empresarios para contratar en precario, a fin de poder presentar un balance laboral aparentemente mejor.