Público
Público

Resultados El Sabadell gana un 99,7% menos en 2020 tras destinar 2.275 millones a provisiones por la covid y su ajuste de plantilla

El banco liquida el blindaje por la compra de la CAM y prevé obtener 141 millones en ahorros anuales tras el ajuste acometido en su plantilla.

El logo del Banco Sabadell en una de sus sucursales en Barcelona. REUTERS/Yves Herman
El logo del Banco Sabadell en una de sus sucursales en Barcelona. Yves Herman / REUTERS

Servimedia

El Banco Sabadell obtuvo un beneficio neto atribuido de apenas 2 millones de euros el pasado año, lo que supone un descenso interanual del 99,7% frente a los 768 millones ganados el año previo después de destinar 2.275 millones en provisiones frente a deterioros potenciales por el Covid-19, para sanear el balance y costear el plan de reestructuración.

Si se excluye la filial británica TSB su beneficio asciende a 222 millones de euros y descendería un 72,7% interanual, con mejoras en todos los márgenes en el trimestre de la mano de la reactivación de la actividad comercial, según detalló el banco este lunes.

Entre los costes extraordinarios, las cuentas recogen el ajuste de 1.817 personas vías salidas voluntarias completado en España en el último trimestre del año y con el que espera obtener ahorros de 141 millones de euros al año.

Su coste, de 314 millones, lo ha financiado con cargo a plusvalías cosechadas con la venta de la cartera ALCO. Tras su ejecución, el Sabadell indicó que tiene aún 1.200 millones en plusvalías latentes.

De forma adicional ha empleado 101 millones en la reestructuración de la filial británica TSB, que confía que este 2021 entre en beneficios, un año antes de lo previsto y tras acelerar la ejecución de su plan de eficiencia, transformación y crecimiento. La filial mejoró su eficiencia con la reducción de su plantilla en 685 empleados y el cierre de 93 oficinas, adaptándose a la nueva realidad.

Además, enajenó tres carteras de activos y liquida así el Esquema de Protección de Activos (EPA) obtenido cuando se adjudicó la extinta CAM, a la vez que ha reducido su ratio de morosidad en el año en 23 puntos básicos, hasta el 3,6%.

"Cerramos un año con un excelente desempeño comercial y el aumento de todos márgenes de negocio", explicó el consejero delegado del banco Jaime Guardiola, indicando que con el esfuerzo en saneamiento y la ejecución del plan de eficiencia en España y Reino Unido "sentamos las bases de nuestro próximo plan estratégico que será presentado el próximo mes de mayo".

Evolución del negocio

En términos de negocio, el grupo logró crecer la actividad crediticia en todas sus geografías y la inversión crediticia bruta viva subió un 1,6% interanual y alcanzó 146.878 millones de euros (crecería un 1,7% sin contabilizar la actividad del TSB).

En España, la cartera crediticia viva aumentó un 3,2%, apoyada principalmente por la concesión de préstamos ICO a empresas, pymes y autónomos y por las hipotecas a particulares. En su filial británica TSB el crédito aumentó a su vez un 1,3% interanual y del 4,4% en el trimestre por, principalmente, la expansión en hipotecas; y en México se incrementó un 13% interanual a tipo de cambio constante.

Los recursos gestionados de clientes se situaron a su vez a 209.748 millones, con un descenso interanual del 1,6%, aunque aumentó un 1% en el trimestre. De esta cartera, los recursos de clientes gestionados en balance aumentaron un 3,1%, impulsados por las cuentas a la vista (9,6%), mientras que los recursos en depósitos a plazo se redujeron un 23,9% precisamente por el traspaso de dinero a cuentas a la vista en el escenario de bajos tipos.

A pesar de la mejora del negocio la cuenta está afectada por los tipos de interés negativos que hacen que su margen de intereses se redujese un 6,2% por los menores tipos, menor aportación de la cartera ALCO y por el efecto de titulización de préstamos al consumo realizada el año anterior.

La recaudación por comisiones netas disminuyó a su vez un 6,1% por la reducción de la actividad derivada del confinamiento por la pandemia, aunque crecen un 7% en el trimestre.

El banco elevó además un 7,7% la partida de costes por los gastos de reestructuración en España y TSB. Los costes recurrentes se reducen, en cambio, un 2,4% interanual. La cifra incorpora, en concreto, 314 millones por costes de reestructuración en España y 101 millones en TSB. Su ratio de eficiencia se situó en el 55,4% al cierre de año.

En cuanto a la calidad del balance y fortaleza, su ratio de máxima calidad CET1 se situó en el 12,6% y el ratio CET1 fully loaded ascendió al 12%. Asimismo, el banco redujo su tasa de morosidad al 3,6% frente al 3,8% del año anterior. La ratio de activos problemáticos netos sobre el total de activos se redujo al 1,4%; y el ratio de activos problemáticos netos calculado sobre la inversión crediticia bruta más los activos inmobiliarios disminuyó hasta el 4,7%. Por su parte, la cobertura de dichos activos se situó en el 52,6%, y la de los activos adjudicados en el 36,6%.

Su mejora tiene lugar después de que el banco materializase en el cuarto trimestre del año la venta de las carteras Explorer, Aurora y Higgs que ascendían a 1.200 millones de euros, completando así la liquidación de activos procedentes del EPA de CAM.

Más noticias de Economía