Público
Público

Santander reequilibra los poderes entre sus máximos ejecutivos y el consejero delegado reportará exclusivamente al consejo

Los cambios se producen después de que el BCE se haya mostrado partidario de un modelo de gobierno corporativo anglosajón, en el que el poder se reparte entre un presidente con funciones más institucionales y un consejero delegado al frente del negocio.

El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez, escucha la intervención de la presidenta de la entidad, Ana Botín, durante la presentación de los resultados de 2021, en Boadilla del Monte (Madrid). E.P./Ricardo Rubio
El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez, escucha la intervención de la presidenta de la entidad, Ana Botín, durante la presentación de los resultados de 2021, en Boadilla del Monte (Madrid). E.P./Ricardo Rubio. Ricardo Rubio / EUROPA PRESS

Banco Santander ha decidido proponer a la junta de accionistas un reequilibrio de poderes entre su presidenta ejecutiva, Ana Botín, y el consejero delegado, José Antonio Álvarez, como parte de un cambio en su estructura de gobierno corporativo, al tiempo que acelera su transformación digital, según ha informado la entidad.

Con este cambio, Álvarez reportará directamente al consejo de administración y no a Botín, como ha venido haciendo hasta la actualidad. Se trata de una situación solicitada por el Banco Central Europeo (BCE), de forma que la entidad se adelanta a cumplir con el deseo del supervisor.

A diferencia del modelo anglosajón, en muchos bancos españoles el presidente tiene poderes ejecutivos y controla la estrategia de la entidad, mientras que el consejero delegado se encarga del día a día. El buen gobierno de los bancos de la zona del euro es una de las principales prioridades de los supervisores bancarios, que están a favor de una división del control entre los miembros ejecutivos y no ejecutivos del consejo de administración y un claro reparto de responsabilidades entre el presidente y el consejero delegado.

Santander también ha anunciado cambios en su estructura operativa para acelerar su transformación digital. Como parte de estos cambios, el banco dijo que sus nuevas unidades tecnológicas, PagoNxt y Digital Consumer Bank, serán supervisadas por Botín, mientras que las regiones, países y negocios globales del Santander (Europa, Sudamérica y Norteamérica, y los de banca de inversión y banca privada) seguirían reportando a Álvarez.

Banco Santander recuerda que los cambios están "en línea con las expectativas de los supervisores" y se suman a otras medidas en materia de gobierno corporativo puestas en marcha por la entidad desde 2014, como la creación de la figura del consejero independiente coordinador --cargo que ocupa Bruce Carnegie-Brown-- o un aumento de la proporción de miembros independientes en el consejo.

En este contexto se enmarca la separación de poderes en Banco Sabadell a principios de 2021, cuando la marcha de Jaime Guardiola como consejero delegado trajo el cambio de Josep Oliu a presidente no ejecutivo, mientras que César González-Bueno se convertía en la primera figura ejecutiva de la entidad.

Dividendo complementario

Además, el consejo de administración de Banco Santander propondrá a la junta la aprobación de un dividendo complementario en efectivo de 5,15 céntimos por acción y un nuevo programa de recompra de 865 millones de euros.

El logo del Banco Santander en el exterio de una de sus sucursales en Varsovia (Polonia). REUTERS/Kacper Pempel
El logo del Banco Santander en el exterio de una de sus sucursales en Varsovia (Polonia). Kacper Pempel / REUTERS

Estas propuestas están en línea con la política de remuneración al accionista de 2021 adoptada el pasado 28 de septiembre, que establece una remuneración total de aproximadamente el 40% del beneficio ordinario, dividida a partes iguales entre dividendo en efectivo y recompra de acciones, con un pago en noviembre de 2021 y otro en 2022.

De acuerdo con esta política, en el cuarto trimestre Santander distribuyó un pago a cuenta de los resultados de 2021 de unos 1.700 millones de euros, repartido entre un dividendo en efectivo de 4,85 céntimos de euro por acción y una recompra de acciones por 841 millones de euros.

Ahora, el consejo propondrá un dividendo complementario en efectivo de 5,15 céntimos, lo que equivaldría a 865 millones de euros (el 20% del beneficio ordinario del segundo semestre del pasado año), que se pagaría a partir del 2 de mayo de 2022.

Por otro lado, el consejo ha acordado implementar un nuevo programa de recompra de acciones, al que Santander destinará 865 millones de euros, equivalente a otro 20% del beneficio ordinario del segundo semestre. Dicho programa de recompra se pondrá en marcha tras recibir la autorización regulatoria. Antes de eso, el banco realizará un nuevo anuncio con información adicional sobre sus términos.

Más noticias de Economía