Público
Público

Los sindicatos dicen que se sienten engañados por el cierre de tiendas de Inditex en España

La multinacional planea cerrar entre 1.000 y 1.200 de sus establecimientos más pequeños y menos rentables en todo el mundo para finales de 2021. En España, ya ha clausurado 114 que afectan a 986 puestos de trabajo.

Concentración de protesta por el cierre de tiendas de Inditex en una tienda de Zara en Madrid. REUTERS/Susana Vera
Concentración de protesta por el cierre de tiendas de Inditex en una tienda de Zara en Madrid. Susana Vera / REUTERS

Los trabajadores de Inditex en España afirman que el plan del propietario de Zara para cerrar hasta 1.200 tiendas en todo el mundo los aboca a la calle a la fuerza, a pesar de un acuerdo alcanzado entre empresa y sindicatos españoles para conservar puestos de trabajo mediante traslados.

El líder mundial de la moda al por menor está llevando a cabo un programa de cierre de sus establecimientos más pequeños a la vez que amplía sus tiendas insignia, siendo los cierres en España los primeros de hasta 700 previstos para este año en Europa, junto a otros 100 en América y 400 en el resto del mundo.

En virtud de un acuerdo alcanzado en diciembre con dos sindicatos españoles, cuyo contenido ha podido consultar Reuters, Inditex se comprometió a ofrecer a todo el personal afectado nuevos puestos vacantes que se ajusten a sus antiguos contratos y a su antigüedad en un radio de 25 kilómetros desde donde se encontraba su lugar de trabajo.

Pero tanto sindicatos como plantilla dicen que no se está respetando lo acordado.

En un informe interno consultado por Reuters, el sindicato UGT analizó las vacantes ofrecidas por Inditex y descubrió que el 40% de los nuevos puestos estaban fuera de la provincia donde el trabajador en cuestión había trabajado anteriormente, en algunos casos en la otra punta del país. El informe señala que uno de cada cuatro trabajadores a los que se han ofrecido nuevos puestos en España ha renunciado a esta posibilidad.

"Lo que no consideramos que es mantenimiento de empleo es que a una persona (con contrato) de 40 horas se le cierre su puesto de trabajo y la destinen a uno de 12 horas semanales. Esto no es mantenimiento de un empleo", dijo Cristina Estévez, representante de UGT para el sector comercial. UGT, el segundo sindicato español más importante con representación en Inditex, firmó el acuerdo con la empresa junto con el sindicato líder CCOO.

Una persona pasa al lado del primer local de Zara que abrió en Madrid, cerca de la Puerta del Sol, uno de los afectados por el cierre de establecimientos de Inditex. Jesús Hellín / EUROPA PRESS

Un portavoz de Inditex dijo en un correo electrónico a Reuters que se estaba cumpliendo el acuerdo y que las recolocaciones respetan "todos sus principios, su articulado y su espíritu, que es priorizar el mantenimiento del empleo".

La empresa ofrece más de una vacante por cada puesto de trabajo perdido, dijo el portavoz, señalando que el 75% de los trabajadores habían sido reubicados con éxito hasta ahora.

Más empleos nuevos

Las ventas de ropa de Inditex y de firmas rivales como H&M y Next se recuperaron a finales del año pasado desde los mínimos históricos registrados cuando la pandemia de COVID-19 se manifestó por primera vez, impulsadas por las compras a través de internet y un rápido repunte en el mercado chino.

Sin embargo, la recuperación del sector minorista en el mundo occidental se ha visto frustrada por unos cierres que se han prolongado hasta bien entrado el año 2021, así como por la lentitud en el despliegue de las vacunas en algunos países.

Aunque la mayoría de los puestos de trabajo del sector minorista destruidos durante el primer trimestre de 2020 en Estados Unidos y Europa se han recuperado, el número de personas empleadas en el sector de la moda sigue estando muy por debajo de los niveles anteriores a la pandemia, según datos de Eikon Datastream y Eurostat. En Estados Unidos el déficit es de unos 400.000 puestos de trabajo, mientras que en Europa es de casi 350.000, según estos datos.

Inditex dijo en junio que cerraría entre 1.000 y 1.200 de sus tiendas más pequeñas y menos rentables en todo el mundo para finales de 2021. La pandemia hizo que la empresa entrara en pérdidas por primera vez en su historia, aunque Inditex atribuyó los cierres de comercios a los buenos resultados de su modelo integrado de venta online y en tienda.

Hasta el momento, Inditex ha anunciado el cierre de 114 tiendas en España que afectan a 986 puestos de trabajo, según CCOO, y los sindicatos prevén el cierre de otros 186 establecimientos este año. El número de ofertas ofrecidas hasta el momento equivale al 126% de los puestos de trabajo afectados, dijo el portavoz de Inditex.

"Se ríen de nosotros"

Seis sindicatos españoles contactados por Reuters, entre ellos CCOO y UGT, dijeron que la alta proporción de ofertas de puestos en regiones diferentes con menos horas de trabajo y más turnos de tarde y fines de semana estaba más allá de lo que esperaban.

Concentración convocada por el sindicato CGT en el exterior de una tienda de Zara de Madrid contra el cierre de tiendas de Inditex. Susana Vera / REUTERS

Algunos trabajadores dijeron que las opciones que se les ofrecieron habrían supuesto reducir sus horas semanales de entre 30 y 40 a menos de 20, con traslados de turnos a tardes y fines de semana, como muestran los documentos consultados por Reuters que enumeran los nuevos puestos ofertados.

"Nos han invitado directamente a irnos", dijo una trabajadora de Zara en Guadalajara, cerca de Madrid, que habló bajo condición de anonimato por temor a posibles repercusiones en su carrera profesional. "Las vacantes que nos ofertaban eran de 8 horas o 16 horas en Majadahonda o (el centro comercial madrileño) Islazul, y siempre en turnos de fin de semana o de domingo. Toda la plantilla trabajaba turnos de entre 20 y 40 horas, así que todo esto es surrealista", dijo la trabajadora. "Se están riendo de nosotros", sentenció.

El portavoz de Inditex dijo que había ofrecido a los trabajadores de Guadalajara las mejores alternativas disponibles en los alrededores.

Según el acuerdo de diciembre, Inditex se comprometía a reembolsar los gastos de transporte hasta 90 euros al mes cuando el traslado en un radio de 25 kilómetros fuera imposible, y a cubrir los gastos de traslado para los casos en que se precisara cambiar de domicilio. En caso de no aceptar los trabajadores podían optar por marcharse, recibiendo una indemnización proporcional a sus años de antigüedad en la empresa.

A algunos trabajadores de Barcelona se les ofrecieron puestos de trabajo en Santander, a siete horas de camino, según el sindicato UGT. El sindicato CGT de Madrid dijo que a un trabajador se le ofreció un puesto en Melilla, ciudad autónoma española en el norte de África. "Nosotros pensamos que esto es un ERE encubierto", dijo el secretario de CGT Zara en Madrid, Aníbal Maestro. "Cuando las vacantes son precarias, cuando a un trabajador de Madrid se le esta ofreciendo irse a Melilla, están forzando a los trabajadores a que se marchen".

Cheque en blanco

El portavoz de Inditex dijo que su acuerdo con los sindicatos tenía en cuenta el hecho de que las vacantes más lejanas podían ser atractivas para algunos empleados, y citó ejemplos de cinco personas que habían pedido trasladarse a largas distancias.

Varias personas entran a una tienda Zara en la Gran Vía de Madrid. Ricardo Rubio / EUROPA PRESS

El minorista de moda, el mayor del mundo por ingresos, amplió su red global de tiendas en 1.942 establecimientos netos desde 2012 hasta alcanzar un máximo de 7.199. Sin embargo, sólo abrirá 450 tiendas entre 2020 y 2022, según ha declarado la empresa, ya que pretende aumentar la proporción de sus ventas por internet del 14% al 25%.

En el resto de Europa las negociaciones sobre los cierres de comercios siguen en marcha, según UNI Global Union, que está supervisando el proceso con los sindicatos nacionales de toda la región.

En una videoconferencia con el Comité de Empresa Europeo (CEE) de la empresa celebrada en junio, Inditex aseguró que todo el personal afectado por los cierres recibiría ofertas de trabajo alternativas. "Ambas partes consideran que la preservación del empleo, la formación de las plantillas para abordar las nuevas funciones derivadas de la transformación digital y la organización del trabajo (...) son claves en la agenda de trabajo del grupo", señalaron Inditex y el CEE en un comunicado conjunto el 21 de diciembre.

El portavoz de Inditex dijo que mantener el empleo de los trabajadores actuales es una prioridad allí donde se produzcan cierres.

Pero los trabajadores siguen teniendo miedo, especialmente los asociados a los sindicatos que no firmaron el acuerdo.

Ese acuerdo "fue como un cheque en blanco: ya estaba todo cerrado al llegar en diciembre", dijo el trabajador de Zara y miembro del sindicato AST José Ángel Parejo, añadiendo que temía que sus 13 años en la empresa lleguen a su fin cuando su tienda en el centro de Madrid eche el cierre este mes. "Prometieron equivalencia en la cantidad de vacantes, pero no en la calidad."

Más noticias de Economía