Público
Público

Solarpack invertirá hasta 2.000 millones en cinco años para cuadriplicar su capacidad

La empresa vasca de energía fotovoltaica no prevé pagar dividendo a corto plazo para destinar la generación de efectivo a proyectos que supongan creación de valor.

Planta fotovoltaica Pozo Almonte Solar, de Solarpark.
Planta fotovoltaica Pozo Almonte Solar, de Solarpark. CEDIDA/Solarpark

La empresa vasca especializada en energía solar fotovoltaica Solarpack prevé unas inversiones de entre 1.500 y 2.000 millones de euros hasta 2026 con el fin de cuadriplicar su capacidad de generación respecto a este año.

De esta forma, el grupo estimó en una presentación para inversores que en dicho año tendrá 4,0 gigavatios (GW), incluyendo la capacidad operativa y los proyectos en desarrollo, frente a los 0,6 GW de 2020 y 1,0 GW de 2021. Como paso intermedio, espera alcanzar los 1,8-2,0 GW para 2023.

Para financiar este incremento, el grupo contará, entre otras fuentes, con la caja generada por los proyectos en marcha, project finance (también llamado finanproyectos, un mecanismo de financiación de inversiones que se sustenta en la capacidad del proyecto para generar flujos de caja), apalancamiento corporativo y deuda sin recurso, sin descartar la captación de fondos con la rotación de activos y el acceso a los mercados de capital.

Por ello, no prevé pagar dividendo a corto plazo, al destinar la generación de efectivo a proyectos que supongan creación de valor.

En un contexto de creciente inversión pública en el sector de energías renovables para combatir el cambio climático, Solarpack prevé que los pedidos anuales hasta 2023 crezcan un 10% anual, pasando de 470 MW por año a 600 MW por año. En las nuevas cifras presentadas al mercado, la empresa prevé que de 2024 en adelante la entrada de pedidos anuales ascienda a 900-1.100 MW.

España, Estados Unidos, India y Latinoamérica contribuirán a un 80% del crecimiento futuro, según la empresa, que se centrará en los acuerdos a largo plazo de compraventa de energía (PPA), el almacenamiento y la innovación.

Asimismo, comenzará a entrar de manera selectiva en nuevos mercados, "con especial atención al sudeste asiático y África como parte de su estrategia".

La empresa vasca registró un beneficio neto de 10,4 millones de euros en 2020, lo que representó un 14,4% menos que en el ejercicio precedente de 2019, que cerró con unas ganancias de 11,9 millones de euros.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) de la empresa se situó a cierre de 2020 en los 65,4 millones de euros, lo que supuso un incremento del 132% respeto a 2019, y unos ingresos operativos de 159,2 millones de euros, el 77% más que en el ejercicio precedente.

Más noticias de Economía