Público
Público

Tarifas eléctricas La tarifa de la luz subirá un 10% para el usuario medio

El Gobierno informa que es difícil encontrar soluciones a corto plazo debido a las reglas de los mercados europeos.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Cuadro eléctrico./ REUTERS

La subida de la luz en la tarifa regulada por el Gobierno será de un 10% para los usuarios medios (300kwh al mes con una potencia de 4 kw). Las lluvias abundantes que han dejado los embalses españoles con agua abundante no son suficientes para que las tarifas desciendan. Esto se debe principalmente a la subida de los precios del gas natural y los derechos de emisión de CO2, según ha informado el Gobierno.

El secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal ha reconocido que esta subida de precios no tiene una solución a corto plazo ya que las reglas europeas no permiten margenes amplios para efectuar cambios en el funcionamiento del mercado energético.

"Es difícil encontrar una solución, llamemos milagrosa, a corto plazo"

"Es difícil encontrar una solución, llamemos milagrosa, a corto plazo", señala Domínguez Abascal en declaraciones a la Cadena SER

"En el mercado, que formalmente es muy competitivo pero que difícilmente genera competencia cuando los actores son tan pocos, hay actuaciones que se pueden hacer a medio y sobre todo a largo plazo que hagan que tengamos unos precios a la baja y que finalmente tengamos un precio eléctrico más bajo y estable que el que tenemos en este momento", declara.

El recibo de la luz sube casi un 11 % interanual en agosto

La factura de la luz para un usuario medio ha subido cerca del 11 % en agosto respecto al mismo periodo de 2017 -a falta de un día para terminar el mes- y un 2,6 % en relación a julio, con lo que suma su cuarto incremento intermensual consecutivo y alcanza su nivel más alto del año (61,83 euros).

El encarecimiento del recibo se debe a la subida del precio de la electricidad en el mercado eléctrico mayorista, impulsado por el mayor uso de tecnologías más caras, como las centrales de gas y carbón, y por el aumento de las importaciones desde Francia por la indisponibilidad de una parte de su capacidad nuclear.

A falta de un día para que finalice agosto, el recibo de la luz para un consumidor tipo -con una potencia contratada de 4,4 kilovatios y un consumo anual de 3.000 kilovatios hora (250 KWh al mes)- se sitúa en 61,83 euros, un 11 % por encima de los 55,74 euros que alcanzó en el mismo periodo de 2017, según datos obtenidos del simulador de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

El encarecimiento del recibo responde a la subida de los precios eléctricos mayoristas, que suponen en torno al 35 % de la factura, ya que los costes regulados, que fija el Gobierno, llevan años congelados.