Público
Público

71.000 firmas en contra del Toro de la Vega

El partido Animalista-PACMA, Humane Society/Europa y CAS International han presentado al Delegado Territorial de Valladolid una protesta en contra de esta violenta y cruel práctica taurina

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El festejo del Toro de la Vega se celebra todos los años en Tordesillas y el Partido Animalista-PACMA quiere impedir que se vuelva a repetir esta matanza este año.

Junto con la Humane Society/Europa y CAS International han presentado 71.000 firmas en contra de esta actividad taurina que consiste en clavar lanzas al toro a pie o a caballo. Desde septiembre de 2011, las tres organizaciones comenzaron una campaña llamada 'Rompe una lanza' en contra de esta actividad.

Las firmas se han presentado al Delegado Territorial de Valladolid, Pablo Trillo-Figueroa y muestran el descontento de la sociedad antes este violento acto contra el animal.

Cientos de personas arremeten contra el toro en esta práctica taurina que le provoca al animal un sufrimiento terrible hasta que finalmente es descabellado. Denuncian que esta práctica es 'incomprensible' que siga catalogada como 'Fiesta de Turístico Nacional' desde 1980.

El Toro de la Vega está acompañado siempre de multitudinarias protestas en su contra a la que se suma esta campaña, que 'evoca la tradición medieval de romper una lanza para actuar simbólicamente en favor de alguien', según explica PACMA.

Además, el pasado mes de noviembre PACMA denunció al Ayuntamiento de Tordesillas por irregularidades en la celebración de este festejo y presentó un informe, avalado por 11 veterinarios y biólogos, que evidencia el terrible maltrato y sufrimiento del animal.

'Al firmar la petición, decenas de miles de ciudadanos están enviando un mensaje rotundo a las autoridades españolas, y es que quieren que la terrible crueldad del Toro de la Vega termine de una vez por todas', según Kitty Block, vicepresidente de HSI.

Por su parte, Silvia Barquero, portavoz del Partido Animalista, recuerda que 'el Toro de la Vega no solo es un evento despreciable en sí mismo por la falta de ética hacia los animales, sino que hace un flaco favor a España, que vive del turismo'.