Público
Público

Un ayuntamiento socialista hace pregonero al exjefe de seguridad de Fuerza Nueva

El acalde de la localidad madrileña de Manzanares El Real alega que Vicente Arderíus "es poeta y un hombre muy culto" y que "el pregón no se mide por ideologías"

LUIS GIMÉNEZ SAN MIGUEL

Vicente Arderíus García, de 81 años, es un vecino de la localidad madrileña de Manzanares El Real que en los últimos tiempos se ha dado conocer como uno de los más veteranos motoristas que participa en la concentración motorizada 'Pingüinos', que se celebra anualmente en Valladolid. Con esto se ha granjeado en el mundillo el apodo de 'el abuelo turbo'. Sin embargo, antes de ser un as del motor, fue jefe de seguridad de Fuerza Nueva.

Como cabecilla de los jóvenes que debían "proteger" a los líderes fascistas durante la Transición, Arderíus asistió a la detención de muchos de sus compañeros por los reiterados casos de violencia contra miembros de la izquierda. De hecho, muchos de los militantes de esta agrupación franquista estaban integrados en los temidos Guerrilleros de Cristo Rey. El caso más sonado en el que se vio envuelto fue en 1982, durante la investigación del asesinato de Yolanda González, una joven activista de izquierdas de 19 años que fue secuestrada y asesinada por el llamado 'Grupo 41' del Batallón Vasco Español, una oscura organización terrorista de extrema derecha que actuó durante esos años en colaboración con miembros de las fuerzas de seguridad leales al franquismo. En el juicio por este asesinato, Arderíus tuvo que declarar para alegar que no conocía a los criminales y que desde su partido no se financiaba la compra de armas.

Con este pasado a las espaldas, a algunos vecinos de la localidad donde reside les ha sorprendido que el Ayuntamiento, en manos de los socialistas, le haya elegido este año para leer el pregón de las fiestas de verano. "Esta decisión ha causado una gran indignación entre muchos en el pueblo", explica Aurelio González, un vecino que se negó a asistir a la plaza porque le parecía "una vergüenza" y no entiende por qué "una autoridad de izquierdas puede tener esta actitud".

La decisión del alcalde "ha causado una gran indignación entre muchos en el pueblo"

Oscar Cerezal, el alcalde socialista de Manzanares El Real, alega a Público que "Vicente Arederius es un señor normal y corriente, que participa muy activamente en las actividades del pueblo". Durante años ha presidido la asociación cultural y además a día de hoy sigue acudiendo a tocar el piano y recitar poesía. "Es poeta y un hombre muy culto", cuenta el alcalde que, además, añade que "el pregón no se mide por ideologías, es un pregón de fiestas y se buscó a un vecino normal".

En el municipio, según el alcalde, "entre la derecha y la izquierda nos azuzamos mucho, está muy viva la política", pero "Vicente nunca ha tomado partido por ninguno, siempre se ha llevado bien con unos y con otros". Por eso, a Cerezal le extraña mucho que a algún vecino le haya podido molestar esto. "Lo que haya hecho en su juventud no es problema mío, nosotros lo elegimos para dar un pregón en verso y lo hizo muy bien".

Una portavoz del PSM rehusó hacer declaraciones alegando que no conocían el caso y se remitió a las declaraciones del alcalde de la localidad.

Algunos de los vecinos del pueblo no coinciden con el alcalde y su pasado como militante franquista no es lo único que les indigna. Aurelio le define como un "machista" que además "va alardeando por ahí de haber dado caña a la izquierda durante su juventud". Ha montado más de un escándalo en el pueblo y más de uno le tiene miedo, como es el caso de David Peck, un norteamericano que reside desde hace tiempo en Manzanares el Real y que ha sido amenazado de muerte por Arderíus.

"Me dijo que iba a matarme, que tenía un cuchillo y que lo utilizaría para matarme"

"Yo tengo el pelo largo, rizado y gris -relata David- y él me vino muchas veces a decir que me parecía a la Duquesa de Alba". "A nadie le gusta que le digan estas cosas, en especial si está tu esposa delante", añade. Un día estaba en la Casa Roja, un sitio de té, y se encontró con el anciano, que iba acompañado de una joven. "Siempre va con chicas jóvenes, ha estado con medio pueblo y para ligar utiliza su moto", explica el norteamericano, versión que coincide con la relatada por Aurelio. Por enésima vez, al verle, Arderíus le hizo la broma de la Duquesa y David quiso responder por primera vez, pero utilizando la ironía: "¿Todavía no has llevado a ésta en tu moto?", le preguntó. "Él enfureció y me dijo que iba a matarme, que tenía un cuchillo y que lo utilizaría para matarme", asegura.

Ahora, Peck asegura estar "muy asustado", especialmente tras haberse enterado de que algunos vecinos han visto armas en manos de Arderíus. Por eso ha decidido denunciarle, "aunque todavía no tengo ninguna noticia de la Policía". Además, entregó la denuncia a la concejal de Cultura por lo que se extraña más aún de que ésta escogiera al anciano para que diera el pregón.

Pese a que Peck dice no haber visto las armas, esa versión queda corroborada en un reportaje del programa Vidas Anónimas de La Sexta, en el que Arderíus es entrevistado sobre su pasión por las motos. En las imágenes podemos ver a Vicente acompañar a los periodistas por el interior de su vivienda, repleta de armas de todo tipo. "Están cargadas, si no, ¿para que las quiero?" espeta mientras examina un revolver.

Público ha intentado recabar la opinión de Arderíus sin obtener respuesta.

Más noticias de Política y Sociedad