Público
Público

Madrid Central Y Madrid Central arrancó por fin... sin caos

La medida se pone en marcha con normalidad: en la primera jornada el Consistorio detecta una reducción del tráfico de entre un 20 y un 50% en la zona de bajas emisiones y zonas colindantes, con normalidad circulatoria y las aglomeraciones habituales en los bulevares pero con el corazón de la capital más despejado. Allí, los autobuses han reducido el tiempo de viaje en un 50%.

Publicidad
Media: 4.75
Votos: 8

La Gran Vía de Madrid este viernes a las 8.30 horas. 

Esta medianoche se dio el pistoletazo de salida a una de las iniciativas más mencionadas del mandato de Manuela Carmena como alcaldesa, Madrid Central. La primera mañana, en la que el perímetro rojo que rodea el distrito Centro de Madrid ha gozado de vigencia, ha transcurrido con normalidad como nota predominante. Las primeras horas de vida de esta iniciativa de la alcaldesa Manuela Carmena han transcurrido con una densidad de tráfico similar a la de cualquier otra jornada previa. La presencia de vehículos ha aumentado en los perímetros de estas 472 hectáreas con acceso restringido al tráfico.

En esta primera jornada el Consistorio detecta una reducción del tráfico de entre un 20 y un 50% en la zona de bajas emisiones y en las zonas colindantes, donde ha habido normalidad circulatoria, con las aglomeraciones habituales en los bulevares. La Empresa Municipal de Transportes (EMT) ha reducido sus tiempos de viaje en las líneas que tienen recorrido en el interior del perímetro de Madrid Central en un 50%.

En el corazón de la capital circulaban autobuses, vehículos con licencia VTC, transportistas, prestadores de servicios, vehículos privados con la etiqueta Cero Emisiones y algunos otros con etiqueta B y C que acudían a un aparcamiento público, aparentemente sin ningún tipo de imprevisto. En hora punta no se ha vivido ningún episodio especial y calles como la Gran Vía, Alcalá o Atocha han estado despejadas, especialmente en las cercanías de la línea roja que marca el perímetro de Madrid Central. Las pantallas informativas del Ayuntamiento de Madrid indicaban que el tráfico era suave y que no había ningún percance que entorpeciera la circulación.

"Parece que todo va fluyendo como esperaba", ha asegurado la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en declaraciones a Cadena Ser. "Los padres llevan a sus hijos al colegio y todo va bien. Esto era algo necesario en Madrid. Lo están haciendo las grandes ciudades europeas como Berlín o Londres donde además cobran por entrar, algo que aquí no vamos a hacer", ha explicado. Además, la primera edil ha asegurado que va a habrá novedades según se vaya avanzando en la implantación de esta medida. "Tenemos que ser receptivos, estar muy atentos a lo que hay que hay corregir, a lo que hay que mejorar", ha explicado.

Unas líneas rojas delimitan el perímetro de Madrid Central/EFE

Desde primera hora, efectivos de la Policía Municipal, a los que posteriormente se han unido informadores de Línea Madrid, se han apostado en los principales puntos de acceso a esta zona de bajas emisiones, con la finalidad de controlar el tráfico e informar de la nueva normativa a los conductores. En Cibeles, donde estaba uno de los dispositivos más numerosos, los agentes han explicado que no se han detectado grandes anomalías en la circulación.

Fases: las multas, en marzo

La moratoria para interponer multas en caso de incumplimiento de la medida, previstas a partir de marzo, ha hecho que el tráfico no se haya visto alterado en la capital. Será a partir del día 23 cuando se incrementará el personal en la zona en la Campaña de Navidad, según ha detallado la Policía Municipal. 

En un segundo período, durante enero y febrero, funcionarán ya las comprobaciones automáticas -cámaras y cruces de matrículas- y el Ayuntamiento comunicará con cartas los incumplimientos, pero las sanciones económicas -de 90 euros o 45 con pronto pago- no llegarán hasta el mes de marzo.

También se retrasarán los paneles informativos que indicarán el grado de la ocupación de los aparcamientos, aunque el Ejecutivo de Ahora Madrid subraya que los vehículos de no residentes con matrículas B y C lo tendrán más fácil aparcar que con las áreas de prioridad residencial que funcionaban hasta ahora, pues la oferta es de 9.000 plazas en todo Madrid Central.

El Ayuntamiento ya ha instalado las cámaras que vigilarán 472 hectáreas

A día de hoy no es obligatorio portar los distintivos ambientales de la Dirección General de Tráfico (DGT) que orientan las diferentes limitaciones, como sí ocurrirá a partir del 24 de abril, aunque el Consistorio recomienda llevarlos ya sobre el parabrisas. En todo caso el Ayuntamiento de Madrid comprueba de forma automática -cruzando matrículas- y no con las pegatinas si un vehículo puede acceder.

"Es un momento que califico de histórico porque Madrid Central es una medida que pone la salud en el centro de las políticas públicas", aseguró ayer la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés.

En la mañana de este viernes la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, presenta el arranque de su zona de bajas emisiones con un paseo por Gran Vía desde Callao hasta la plaza de Pedro Zerolo en el que le acompañarán la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, el titular de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo y el responsable de Economía y Hacienda y del distrito Centro, Jorge García Castaño.

Desde este viernes el acceso al centro de la capital estará restringido

El Ayuntamiento ha instalado ya las cámaras que vigilarán el perímetro de este área de 472 hectáreas, señalizado con una doble línea roja, la Policía Municipal cuenta con un dispositivo de control aleatorio y de información coordinado con las actuaciones por la navidad y este viernes informadores a pie y un autobús aclararán a los madrileños sus dudas y repartirán 6.000 folletos.

El Ayuntamiento evaluará de forma continuada si esta medida permite reducir en un 40 % las emisiones contaminantes y mejorar así la salud de la ciudadanía, como está previsto.

Recursos contra Madrid Central

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid descartó ayer, jueves, un recurso de Automovilistas Europeos Asociados (AEA) que pedía la suspensión cautelarísima de Madrid Central, por lo que finalmente la medida estrella de Manuela Carmena ha arrancado según lo previsto, aunque deberá superar los recursos interpuestos por el grupo municipal del PP y por el Gobierno autonómico de Ángel Garrido, que el TSJM tratará la semana próxima.

En una resolución adoptada este jueves, el TSJM rechaza la pretensión de Automovilistas Europeos, pero no anticipa en modo alguno ni prejuzga ni es antecedente de otras resoluciones que pudieran dictarse en otros procedimientos y en los que se utilizan argumentos distintos a los esgrimidos en la solicitud, según han indicado fuentes del Tribunal Superior.

A este área de bajas emisiones y prioridad residencial, cuyo perímetro está señalizado con una doble línea roja además de con señales verticales, se han opuesto frontalmente el Gobierno autonómico, el PP, Ciudadanos, comerciantes o empresarios, mientras que el PSOE-M ha dado un giro al pedir el retraso de una medida cuya demora había criticado el grupo municipal socialista.

Además, la Plataforma de Afectados por Madrid Central ha convocado esta tarde, a las 19 horas, un apagado simbólico en los comercios de la calle San Pedro, en el Barrio de las Letras para "visibilizar la preocupación existente y la alarma ante la amenaza de desaparición del pequeño comercio" en el centro de la capital.

Más noticias en Política y Sociedad