Público
Público

El juez absuelve a los 16 acusados de quemar fotos de los reyes

El magistrado tomó esta decisión porque el fiscal modificó su petición inicial (injurias graves contra la Corona) y solicitó una multa por una falta leve de alteración del orden público

PÚBLICO.ES / AGENCIAS

El juez central de lo Penal de la Audiencia Nacional, José María Vázquez Honrubia, ha absuelto a las 16 personas juzgadas hoy por quemar fotografías del rey el 22 de septiembre de 2007 en Girona. 

Tras quedar el juicio visto para sentencia, Vázquez Honrubia ha comunicado in voce el fallo, que ha motivado una ovación del público y los acusados, y ha explicado que les absolvía por resultar "incomprensible" la modificación de la acusación del fiscal.

En su escrito de acusación, el representante del Ministerio Público había solicitado para los 16 independentistas una multa de 3.600 euros al acusarles de un delito de injurias graves a la corona. Pero después el fiscal Luis Barroso decidió modificar su petición inicial y solicitar para los acusados una multa de 500 euros por una falta leve de perturbación del orden público.

En ese viraje de injurias graves a faltas leves, el fiscal también cambió las fotografías del rey objeto de la quema por "recortes de periódicos" y así justificar quitarle peso al asunto.

Ante esto, el juez se ha visto obligado a absolverles, al destacar que la Audiencia Nacional sólo es competente para juzgar delitos y no faltas, y "el delito de injurias o es un delito o no es nada".

Además ha observado que durante la vista no ha habido ningún cambio en el material probatorio que justificase la modificación de la calificación del fiscal, máxime cuando los acusados han ratificado las declaraciones que prestaron ante los Mossos d'Esquada.

El fiscal Luis Barroso, según fuentes jurídicas, intentó antes de que comenzara la vista que los acusados aceptaran un acuerdo de conformidad y accedieran a pagar la multa de 500 euros que les hubiera correspondido a cada uno como autores de una falta de desórdenes públicos.

Los acusados, asesorados por sus abogados, rechazaron la propuesta del fiscal y fueron finalmente a juicio, lo que les ha resultado objetivamente más favorable, ya que todos ellos han quedado absueltos.

Los acusados participaron en una quema masiva de fotografías de los Reyes que tuvo lugar en Gerona el 22 de septiembre de 2007, en un acto convocado en solidaridad con Jaume Roura y Enric Stern, los dos independentistas catalanes condenados por la Audiencia Nacional en noviembre de 2007 precisamente por quemar retratos de los Reyes durante una manifestación en la ciudad catalana.

Los agentes de los Mossos D'Esquadra que testificaron en la vista, que estuvieron presentes en el acto antimonárquico, aseguraron que durante la manifestación no se produjo ningún altercado ni se perturbó en ningún momento el orden público, por lo que el abogado defensor, Benet Salellas, pidió la absolución de sus clientes.

Ante la modificación de la petición de la Fiscalía y la constatción por parte los testigos de que no se produjo ninguna perturbación del orden público en la manifestación, el juez Honrubia decidió absolver a los acusados y reprendió al fiscal Barroso por su "incomprensible modificación".

 

De hecho, todos ellos, lucieron camisetas color negro con un lema impreso en rojo que decía: "Yo también quemo la Corona".

Esta prenda fue interpretada como un desafío y poco antes de que comenzara la vista, Honrubia pidió a los acusados que hicieran el favor de ponérsela "de otra manera" porque si no "me veré obligado a expulsarles de la sala".

Para evitar la expulsión, los acusados optaron por dar la vuelta a sus camisetas, aunque el lema -escrito en catalán: "Jo també cremo la corona"-, quedaba aún visible en su espalda y aunque el juez ya no lo podía leer, seguía siendo perceptible para el público y las cámaras.

Durante todo el juicio, el juez hizo múltiples alusiones al uso del catalán por parte de los acusados a pesar de que, según apreció Honrubia, parecían entender y hablar sin problemas el castellano.

Uno de los acusados que admitió entender las preguntas del fiscal quiso dejar claro que entendía el castellano porque "es la única lengua que me han dejado estudiar".

Honrubia, que se vio obligado a repetir el juicio a los otros dos acusados de quemar fotos de los Reyes por negarles un intérprete de catalán, ofreció al primero de los acusados en declarar, Mostafá Shaimi, preguntarle en castellano y que él contestara en catalán "para no hacer eterno el juicio".

Al mostrarse dubitativo y dirigirse al juez en castellano, Honrubia le dijo: "puede hablar en castellano, hable como usted quiera, si quiere conteste en catalán o si prefiere le busco un intérprete marroquí".

Poco después, y a preguntas de su abogado Benet Salellas, Shaimi ha contestado en castellano en lugar de catalán, a lo que el juez ha advertido al acusado que estaba hablando en castellano "sin querer" y éste le ha señalado: "No, es que me ha salido".

"Ya, es que es usted bilingüe. Eso es fantástico", ha ironizado el juez.

Más noticias de Política y Sociedad