Público
Público

Madre de un niño robado: "Sor María me dijo que mi hijo había muerto"

Felisa Tomico declara al juez que investiga el caso que una monja con ese nombre les comunicó el fallecimiento del niño y les convenció de no ver el cadáver porque estaba "desfigurado"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Felisa Tomico, que denunció el presunto robo de su hijo recién nacido en 1978 en la Casa de la Madre, una clínica situada en la calle Goya de Madrid, ha confirmado este viernes ante el juez que una monja llamada 'Sor María' le dijo que el bebé se había muerto.

En declaraciones a los periodistas, Tomico ha expresado su deseo de que se sepa la verdad y que 'pague quien tenga que pagar', después de ratificar su denuncia ante el titular del Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid. La denunciante ha recordado que el 26 de mayo de 1978 dio a luz en la Casa de la Madre y después del alumbramiento una religiosa llamada 'sor María' le comunicó al padre que el recién nacido había fallecido y convenció a los presentes de que no vieran el cadáver del niño porque estaba 'desfigurado'.

Tomico ha explicado que la monja pertenecía a la congregación de las Hijas de la Caridad, era de mediana estatura y de contextura delgada, pero no puede asegurar que fuera María Gómez Valbuena, imputada en otro caso por el presunto robo de una niña en la Clínica Santa Cristina en 1982. Después de comparecer ante el juez durante aproximadamente una hora y repasar todos los detalles de la denuncia, Tomico ha señalado que se ha quedado 'muy a gusto' y ha estimado que la investigación de su caso es positiva para otras madres que buscan a su hijos.

'Siempre he tenido sospechas de que me habían mentido', ha afirmado la denunciante, antes de indicar que son muchos los indicios que apuntan a que su hijo fue sustraído poco después del nacimiento.

Entre otras cuestiones que 'no se entienden', ha detallado que un médico la trasladó en su coche a la maternidad O'Donnell para hacerle una ecografía, donde un matrimonio se interesó por su embarazo y la mujer llegó a prestarle un vestido, y que tuvo un parto espontáneo, pero dos horas después le aseguraron que el bebé había fallecido.

El abogado de Sos Bebés Robados, Guillermo Peña, ha precisado que el juez tendrá que aclarar 'una contradicción palmaria', ya que una monja le dijo a Felisa que a su hijo le quedaba 'un hilo de vida', mientras que en el certificado de aborto consta que el niño nació muerto.

Además, el juez deberá determinar la identidad de la religiosa, que se llamaba 'sor María' y que se está investigando. A la salida de los juzgados, Felisa Tomico ha sido recibida con aclamaciones de un grupo de personas de la Asociación Sos Bebés Robados Madrid que se habían concentrado para apoyarla.

'Buscamos a nuestros hijos, que fueron robados al nacer', rezaba el lema de una pancarta, suscrita por madres, hermanos, abuelos, hijos que buscan sus orígenes y familias biológicas de Sos Bebés Robados Madrid. 'No vamos a parar hasta que sepamos la verdad', ha dicho la portavoz de la Asociación Sos Bebés Robados, María Cruz Rodrigo, quien ha destacado que lleva 32 años luchando para saber dónde está su hijo y si está vivo o muerto.

Uno de los asistentes vestía una camiseta con el lema 'Hoy todos con Felisa', mientras que otra de las participantes, Soledad Monzón, otra madre que tiene abierta una causa por el presunto robo de su hijo recién nacido en 1980 en el madrileño hospital Gregorio Marañón, ha instado a los jueces a hacer su trabajo y dejar de archivar los casos de bebés robados.

Más noticias en Política y Sociedad