Público
Público

Las plazas se llenan de soluciones

Decenas de asambleas plantean salidas alternativas a la crisis política, económica y social. El inicio de la jornada estuvo marcado por una concentración de apoyo a los 18 detenidos en el desalojo de la madrugada del domingo

ELENA HERRERA / ALEJANDRO TORRÚS

El Movimiento 15-M es mucho más que una gran manifestación. Es una búsqueda continua de soluciones. Al menos es eso lo que los indignados han intentado demostrar ayer domingo en una jornada en la que han celebrado varias asambleas temáticas. Desafiando a la prohibición de la Delegación del Gobierno en la Comunidad, los concentrados permanecían en la plaza a partir de las 22.00 horas, límite fijado por la máxima representante del Gobierno de Mariano Rajoy en la Comunidad para permanecer en en el kilómetro cero de la capital.

En una asamblea multitudinaria que previsiblemente se alargará hasta la madrugada, los participantes del 15-M iban exponiendo las conclusiones de un día en el que han celebrado decenas de asambleas temáticas. En estos encuentros han mostrado que siguen dispuestos a bregar por una salida distinta de la crisis. Así, llamadas a un nuevo modelo socioeconómico, intervenciones contra la privatización de la sanidad o los "ataques" a la educación pública o discursos a favor del derecho a la vivienda digna se han escuchado en todos los rincones de la plaza [ver especial].

La Puerta del Sol se comenzó a llenarse alrededor de las cinco de la tarde, cuando, convocadas por las redes sociales, centenares de personas se han reunido en ese emplazamiento para mostrar su solidaridad con las 18 personas detenidas en la madrugada del domingo. Bajo un intenso calor, los concentrados guardaron un minuto de silencio por los retenidos y coreado consignas con las que pedían su liberación. "¡La voz del pueblo no es ilegal!" o "¡La calle es nuestra, no de la Policía!", fueron algunos de los gritos más repetidos. Estas personas se enfrentan a penas de hasta cuatro años de cárcel.

Los indignados plasman en una "línea del tiempo" lo vivido en este año

A diferencia del sábado, la afluencia de indignados a la céntrica plaza madrileña no forzó a la Policía a cortar el tráfico. No obstante, los agentes mantuvieron un dispositivo similar al de anteayer, sin que fuera sido precisa su intervención porque la concentración transcurrió en todo momento de forma pacífica. En el centro de la Puerta del Sol, en la célebre estatua ecuestre de Carlos III, los indignados plasmaron en una "línea del tiempo" lo vivido en este año de movilización contra el actual sistema político y económico. Nuria Sánchez y Sandra Salsón, ambas participantes del 15-M en sus respectivos varios, animaron a las personas que pasaban por allí a dejar sus impresiones sobre el rollo de papel blanco que rodea la escultura. "El objetivo es reconstruir juntos todo lo que hemos vivido", decía la primera. A falta de lo que pudiera ocurrir esta madrugada, ambas coincidieron en que el desalojo del sábado no será un punto de inflexión en la celebración del primer cumpleaños del movimiento de la indignación. "Sólo denota el fracaso de las políticas de la administración y la victoria del 15-M", aseveró Sánchez. "Todo suma: asamblearse, acampar, hacer propuestas...", continuaba esta joven haciendo visible la "tolerancia" de la que siempre se presume en el 15-M.

Entre líneas, la mayoría de los consultados por Público dejan entrever que las aspiraciones del movimiento van mucho más allá de tomar las plazas con tiendas de campaña, aunque si hay gente que decide hacerlo tampoco se va a impedir. Desde el punto de información instalado en el centro de la plaza, Juan Rodríguez rescataba otro aspecto que diferencia lo que pueda ocurrir estos días de lo que pasó hace un año. "Ahora somos más conscientes de lo que supone una multa, una detención, de los riesgos que corremos... La intención es fortalecer los contenidos temáticos, aunque el debate sobre el pulso a las instituciones es incontrolable", señalaba.

Un movimiento, multitud de propuestas

Este domingo, el movimiento de los indignados ha ido mucho más allá de la Puerta del Sol. En las plazas adyacentes se celebraron asambleas temáticas en las que se hacía balance de un año de protestas y se recopilaban sus propuestas de cambio político y social. El más madrugador fue el grupo de trabajo de Economía, uno de los más activos del 15-M que, desde las 12 de la mañana expuso en la plaza su rechazo a la reforma laboral aprobada por decreto por el Gobierno de Mariano Rajoy. También abogaron sus miembros por una reforma fiscal que prime la progresividad y mostraron su rechazo a un modelo de producción, distribución y consumo, como el actual, que, afirmaban, "causa hambre en dos tercios del mundo".

La asamblea de Política a Largo Plazo aboga por una "verdadera" Transición

En la asamblea de Política a Largo Plazo, los indignados abogaron por que se investiguen los crímenes del franquismo y por que se realice una "verdadera" Transición. Por su parte, la comisión de Internacional defendió "una ciudadanía global", el fin de la energía nuclear y el desarme de los "grandes Gobiernos" e hizo suyo el lema "Un mundo donde quepan muchos mundos". 

Por otro lado, el grupo de Feminismos criticó la pretensión del Ejecutivo conservador de "restringir" la Ley del Aborto y defendió que esta política es un intento de negar la "autonomía de la mujer". Plataformas de afectados por las hipotecas y grupos de vivienda de diversos barrios y municipios madrileños también explicaron en una asamblea sus propuestas a favor de la dación en pago, los alquileres sociales o los parques de vivienda pública.

Más noticias de Política y Sociedad