Público
Público

Rajoy se lava las manos sobre las supuestas cuentas de Mas en Suiza y remite a CiU a la Justicia

El presidente del Gobierno y Duran i Lleida 'pastelean' sobre el supuesto borrador que inculpa al president de la Generalitat y a la familia de Jordi Pujol es cierto y se lamenta de las filtraciones judiciales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los prolegómenos pronosticaban un choque de trenes de los que hacen época. Pues no, de eso nada. El debate entre el portavoz del grupo catalán de CiU y el presidente Rajoy en la sesión de control a cuenta del informe fantasma que salió a la luz en el diario El Mundo en plena campaña electoral catalana, con graves acusaciones a Mas y Pujol, quedó en nada. O casi nada.

La cosa empezó rara. Duran dio por reproducida la pregunta 'por su complejidad' antes que por economizar segundos. Y Rajoy comenzó a contestarle leyendo un texto preparado por sus asesores. De manual. Primera evidencia de que ambos renunciaban a embestirse desde el primer momento. El resultado de las urnas pesaba como una losa en esos momentos.

Rajoy - la pregunta, bastante densa para este tipo de debates, reclamaba qué información tiene el Gobierno sobre el citado informe - dijo que tanto él como el Gobierno 'antes de su publicación no tenía ninguna información. Y el día de la publicación el ministro del Interior ordenó una investigación'. 'Luego, - agregó - un sindicato entregó un borrador... . Eso es cuanto sé', dijo al acabar de leer su escrito.

La intervención de Duran sorprendió a los presentes, propios y extraños: 'Me consta que usted, y usted sabe por qué, no sabía nada', dijo al iniciar sus palabras. Y no aclaró nada sobre el particular, aunque evidentemente puso de manifiesto que ambos, personalmente o por terceros, habían hablado del asunto en plena vorágine electoral. Y al principio de este asunto. Eso quedó implícito en la respuesta del catalán.

Con todo, Duran criticó que el Gobierno no actuase con mayor diligencia al tratarse de un informe 'presuntamente elaborado por funcionarios'. 'No solo no hizo eso sino que el ministro de Hacienda introdujo dudas, cuando lo correcto hubiera sido decir desde un principio que ese informe no existía'. También criticó la actuación del fiscal general del Estado.

Rajoy no se inmutó demasiado. Siguió leyendo su guión aunque al principio de su última intervención, a la que le sobraron 33 segundos, aseguró que 'la filtración es una práctica nociva, yo la he sufrido en la oposición y en el Gobierno... . Y mire, el Gobierno fue diligente al abrir una investigación el mismo día de su publicación'. 'Pero - añadió para concluir - es injusto hablar de ataques a un territorio o a cloacas del Estado, eso no lo estoy dispuesto a aceptar'.

Más noticias en Política y Sociedad