Público
Público

Rajoy no pide a Almunia que dimita por su "deslealtad" a España

El presidente del Ejecutivo y el vicepresidente de la Comisión Europea se reúnen en la Moncloa tras las tensiones por el rescate

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La reunión entre el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y el vicepresidente de la Comisión Europea (CE) y comisario de Competencia,  Joaquín Almunia, no ha tenido por objeto forzar la dimisión del socialista tras sus polémicas declaraciones sobre el rescate. Ya lo habían avanzado fuentes del Gobierno, a pesar de que el portavoz adjunto del grupo conservador, Rafael Hernando, y el eurodiputado del PP Carlos Iturgaiz hayan sido el altavoz de la formación, que ha clamado venganza por las palabras del vicepresidente de la Comisión, calificándolas de 'deslealtad' a España.

Tras el discurso triunfalista de Mariano Rajoy, 17 horas después de la comunicación del rescate vendido como un triunfo personal y un avance en la cohesión de la Unión Europea, Almunia desmintió al presidente sin tapujos afirmando que la inyección de liquidez siempre lleva aparejadas condiciones y supervisiones y advirtió sobre el posible cierre de entidades financieras que no plantean riesgos sistémicos como una de las medidas que quizá sea necesario tomar en el futuro.

Sus declaraciones no eran baladí, teniendo en cuenta que el vicepresidente del equipo de José Manuel Durao Barroso será uno de los encargados de supervisar el desarrollo de las ayudas al Fondo de Reestructuración Bancaria (FROB), los 100.000 millones de euros de rescate, pero la entrevista se fijó antes de que aflorase el desencuentro, hace diez días, y los líderes conservadores han seguido la agenda prevista, pese a que Almunia ha asegurado que no se desdice de ninguna de sus afirmaciones respecto al sistema financiero español, informa EFE.

Preguntado por si se siente obligado a defender los intereses españoles, como le han demandado algunos miembros conservadores, se ha limitado a responder que él es comisario europeo y sobre la reunión ha dicho que se ha desarrollado de manera 'muy cordial y muy interesante'. Rajoy, asegura, no le ha pedido que renuncie al cargo ni 'nada'.

La situación de la eurozona ha centrado esta reunión, que se produce en un momento de máxima volatilidad de los mercados, con el interés del bono español a diez años y la prima de riesgo cruzando todas las líneas rojas, mientra el Ejecutivo achaca el sonido de las alarmas a las elecciones griegas que se celebran este domingo, informa EP.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, no ha querido valorar las críticas de su partido al vicepresidente de la CE, justificándose en que no le corresponde hablar en calidad de representante del Ejecutivo. Sí ha recomendado en cambio que cada uno sea 'prudente y responsable' de sus propias declaraciones, antes de anticipar el futuro del rescate y afirmar cosas que en este momento no son ni 'seguras ni ciertas'.

Además, se da por supuesto que Rajoy ha pedido a Almunia que urja a una intervención urgente del Banco Central Europeo (BCE) para sofocar la aversión de los mercados, frente a los que parece no haber surtido efecto la solicitud de rescate. Ruego en el que el presidente del Ejecutivo continúa inistiendo y que ya ha hecho llegar por carta al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

'No hay ninguna razón para cuestionar a Almunia ni su lealtad'. Con esta claridad ha hablado el portavoz de la Comisión Europea, Pia Ahrenkilde, respecto a la petición de dimisión de los conservadores.

'La reunión entre Almunia y Rajoy en Madrid ha versado sobre cuestiones generales bancarias, no ha ido sobre otra cosa', ha aclarado Ahrenkilde, que ha descartado que el presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso, tenga nuevos planes para el vicesecretario del organismo.