Público
Público
PABLO IGLESIAS

Siete meses de cárcel por golpear a un agente durante una protesta frente a la casa de Iglesias y Montero

La jueza del Juzgado de Instrucción número 14 de Madrid, Margarita Valcarce, condena al procesado por un delito de atentado contra agente de la autoridad por los hechos ocurridos en la tarde del 30 de diciembre de 2020.

Escrache junto a la casa del vicepresidente Iglesias.
Escrache junto a la casa del vicepresidente Iglesias. EFE

Agencia EFE

Un juzgado de Madrid ha condenado a siete meses de prisión a un hombre por insultar y golpear en el pecho a uno de los agentes de la Guardia Civil que trataron de impedir su acoso a la vivienda de los miembros del Gobierno Pablo Iglesias e Irene Montero en Gapalagar.

Uno de los habituales es el ahora condenado, ya que la jueza deja constancia de que obran contra él numerosas denuncias por insultar a los guardias civiles que se encargan de mantener el perímetro de seguridad.

En esta ocasión, además de llamar "delincuente" e "impresentable" a uno de ellos y de advertirle de que no va a parar hasta que le quite el uniforme, le propinó dos golpes en el pecho, motivo por el que los guardias civiles lo redujeron y detuvieron.

"La jueza deja constancia de la paciencia "digna de elogio" de los guardias civiles" 

La jueza deja constancia de la paciencia "digna de elogio" de los guardias Civiles durante el episodio en el que el acusado y las demás personas allí presentes se negaron a retirarse de forma voluntaria hasta el límite del perímetro.

La magistrada se apoya en los vídeos grabados, en las declaraciones de los agentes y en la del propio acusado y concluye que su acción de acometimiento fue "clara e indiscutible", con una actitud "agresiva y de intimidación grave que supone un atentado al buen funcionamiento de los servicios y funciones públicas".

El acusado admitió en el juicio haber insultado a un agente y haberle propinado un empujón, aunque en este último caso dijo que lo hizo en respuesta los empujones del guardia civil y negó que cometiera ninguna falta de respeto.

"Pues bien, desconoce esta juzgadora qué es lo que el acusado entiende por falta de respeto", objeta la jueza antes de subrayar el "evidente" menosprecio hacia quienes tienen encomendada "una labor ya de por sí difícil, la salvaguarda y seguridad de los ciudadanos".

Las grabaciones -prosigue la sentencia- permiten ver "la falta absoluta de respeto" mostrada por el acusado, su tono "displicente", sus gritos diciendo al guardia que era "un zurdo endemoniado" y su "actitud chulesca" frente a la "encomiable paciencia" de los guardias.

También se ve en los vídeos los dos golpes "con fuerza" que propina el acusado al guardia civil. La jueza llama la atención sobre la actuación de otra mujer, testigo en la causa, a la que se ve pedir socorro a gritos "a pesar de que en ningún momento los agentes actúan con violencia" con ella.

La magistrada califica su testifical de "parcial y tendenciosa", como la de la otra testigo que participaba en la protesta. Y afirma que no las denuncia por falso testimonio porque ellas también fueron denunciadas por agentes de la Guardia Civil y porque en el juicio "dulcificaron" sus versiones para impedir que se dedujera dicho testimonio.

La jueza condena a siete meses de prisión y al pago de las costas al procesado, que iba a ser representado en el juicio por Polonia Castellanos, dirigente de la asociación Abogados Cristianos, si bien fue sustituida en la vista por otra letrada.

Más noticias