Público
Público
delito contra la intimidad

Orden de alejamiento para el acusado de acoso a Irene Montero y Pablo Iglesias

Miguel Ángel Frontera no podrá acercarse a menos de 500 metros de la casa de los dirigentes de Unidas Podemos ni comunicarse con ellos. El acusado de coacciones y hostigamiento ha reconocido que grabó un vídeo del interior del domicilio subido a una roca y que acude reiteradamente frente a la vivienda del vicepresidente segundo del Gobierno. 

Casa Iglesias y Montero
Una mujer protesta en las inmediaciones del domicilio de Pablo Iglesias e Irene Montero. Javier Corchero / EUROPA PRESS

El titular del juzgado de instrucción número uno de Collado Villalba (Madrid) ha dictado este martes para Miguel Ángel Frontera, el cabecilla de las concentraciones frente a la casa de Pablo Iglesias e Irene Montero, una orden de alejamiento de 500 metros respecto al domicilio y al lugar de trabajo del vicepresidente segundo del Gobierno y la ministra de Igualdad; así como la prohibición de comunicarse con ellos de cualquier manera.

Miguel Ángel Frontera, investigado por el hostigamiento sufrido por Iglesias y Montero frente a su vivienda, ha declarado durante una hora. Está representado por la abogada Polonia Castellanos, que es presidenta de la Asociación de Abogados Cristianos.  Frontera ha reconocido los hechos en la jornada de este martes en el juzgado de Collado Villalba. Este vecino de Brunete (Madrid) ha confesado que grabó subido en una roca el interior del domicilio, así como que  acude reiteradamente con pancartas al domicilio de Montero e Iglesias, donde residen tres menos de edad, algo que, según su testimonio, no le disuade de persistir en el hostigamiento, según ha podido saber Público.

Desde hace meses, un grupo de personas se concentra frente a la casa del vicepresidente segundo, con pancartas, a modo de protesta, de manera sistemática. El pasado 12 de julio, Pablo Iglesias informó al operativo de seguridad, desarrollado por la Guardia Civil en aquellas fechas, que alguien estaba grabando desde una roca el interior de su casa. Los agentes identificaron a Miguel Ángel Frontera, que fue detenido por un delito contra la intimidad. Los cargos que pesan contra este hombre son coacciones, acoso, desobediencia a la autoridad e injurias graves al asegurar que Pablo Iglesias es "hijo de terrorista" en una pancarta. Ha sido la propia Fiscalía la que ha denunciado a Frontera por este último delito. Los delitos investigados, dice el juez, no están amparados por la libertad de expresión ni la de reunión.

La orden de alejamiento se mantendrá mientras dure al instrucción del caso y después, durante el juicio. Irene Montero y Pablo Iglesias declararon ayer, lunes, por videoconferencia. Ambos reconocieron tener "miedo" y declararon que el acoso sufrido altera la normalidad de la vida de sus hijos, que tienen que escuchar "cómo insultan a su padre", y desvelaron que son varios los amigos que han dejado de visitarles debido a las protestas a la entrada de la vivienda.

El juez también investiga los mensajes en las redes sociales de Frontera relativos a la pareja Iglesias-Montero, y justifica las medidas cautelares impuestas al acusado por el "riesgo" de las víctimas y sus hijos.

Más noticias de Política y Sociedad