Público
Público

"La subida de tasas trastoca la esencia de la universidad pública"

Representantes de los estudiantes, asociaciones y asambleas muestran un "rechazo absoluto" a la subida de tasas planteada por el ministro de Educación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El recorte de 3.000 millones de euros en Educación aprobados hoy por el Ejecutivo de Rajoy deja a la universidad contra las cuerdas. Para ajustarla al modelo de los conservadores el ministro de Educación, José Ignacio Wert, anunció ayer un aumento de las tasas universitarias a pagar por alumno de hasta un 50%. Hasta ahora, los alumnos pagaban el 16% del coste de sus estudios, pero con la reforma anunciada pasarían a pagar un 25%. Esto se traduce un desembolso medio de 540 euros más por año.

Para justificar este recorte, el ministro de Educación aludió a las bajas calificaciones de los estudiantes y al abandono universitario, sobre el que dijo que supone 'tirar 3.000 millones de euros'. Además, también mostró su disconformidad con el número de universidades en España, pues cree que hay demasiadas.

Estos recortes han puesto en pie de guerra a la comunidad universitaria. En especial, los estudiantes, que serán los principales perjudicados, están mostrando su rechazo desde sus órganos de representación, asociaciones y asambleas.

La vicepresidenta del Consejo de Estudiantes Universitarios del Estado y secretaria general de CREUP, María José Romero, señaló en declaraciones a Efe que el colectivo al que representa 'está consternado' por la subida de las matrículas y ha afirmado que 'no saben lo que hacen' al tomar estas decisiones.

Por su parte, Javier Menéndez, miembro del Consejo de Gobierno de la Universidad Complutense de Madrid, piensa que esta medida es simplemente 'inaceptable', pues 'los costes de la educación superior no deberían recaer sobre aquellos a los que se supone que la institución presta un servicio'.

'Dentro de poco la Universidad sólo va a ser accesible a los sectores más ricos'

De esta forma, Menéndez piensa que la medida 'provoca necesariamente el efecto contrario' al que Wert pretende. 'La Universidad está perdiendo todo su carácter público, dentro de poco sólo va a ser accesible para un sector de la población con considerables recursos económicos, situación que con la crisis económica se profundiza'.

Parecidas opiniones tienen los estudiantes catalanes. Desde la Asociación de Estudiantes Progresistas de Barcelona también muestran su 'rechazo frontal'. Uno de los portavoces explica que 'en términos cualitativos, las tasas dejan de subir en función del IPC y pasan a considerarse en función del precio de la carrera. Y este enfoque es peligroso', pues 'ni siquiera los gobiernos tienen una idea clara de cómo cuantificar los costes de una carrera'.

Contra la argumentación de Wert sobre el fracaso escolar, desde AEP tienen otra postura contraria, 'dicen que hay un 30% de abandono. Ese dato no es verdad, porque entre éstos un 70% cambia de carrera, no abandona el sistema universitario'. Además, los estudiantes españoles 'tenemos un porcentaje de rendimiento mayor que el del OCDE y la financiación es inferior'. 'Hay que desmontar ciertas mentiras sobre el sistema universitario español'.

'El rendimiento no se va a elevar. Lo que va a pasar es que muchos dejarán los estudios'

Héctor Meleiro, de la Lista Unitaria de Izquierdas de la Complutense, también piensa que 'la subida de tasas sólo tiende a la elitización de la Universidad'. En este sentido, 'el rendimiento no se va a elevar, lo que va a ocurrir es mucha gente que deje la carrera o incluso que se piense dos veces antes de entrar en la universidad'.

Desde el movimiento de los estudiantes 'indignados' de Toma la Facultad, surgido al calor de las movilizaciones del 15-M, Víctor Valdés, uno de sus portavoces, piensa que esta medida 'trastoca la esencia de la Universidad como servicio público y derecho universal'. También explica que 'si te suben las tasas vas a tener que trabajar para poder estudiar, y el rendimiento bajará'. Al mismo tiempo, 'recortan las becas, por lo que sólo podrán estudiar sin trabajar las clases más altas'

Desde Toma la Facultad son claros, 'se está generando un ambiente muy tenso como no habíamos visto hasta la fecha', explica Valdés. De esta forma, 'a pesar de que los exámenes están cerca y el puente de mayo, la movilización puede ser tan masiva que ojalá ponga en jaque al gobierno y se tire esta reforma'.

'No tendré valor para decirle a mis hijos que ellos no pueden ir a la Universidad porque yo no luché'

Menéndez, del Consejo de Gobierno de la UCM, piensa que 'la movilización y la respuesta es la única solución. Los estudiantes no pueden permitir que su futuro pase por hipotecarse'.

Para ellos, la movilizació no es nueva, ya se han protestado contra el proceso de Bolonia y otras reformas universitarias. 'En todas, los estudiantes hemos mostrado nuestra oposición, haciendo ver la falta de democracia que existe actualmente en la toma de decisiones determinantes para el futuro de todos', explica Javier Menéndez.

Los estudiantes catalanes también van a poner en marcha 'una estrategia movilizadora que vaya más de un día en concreto'.

'Los estudiantes no vamos a permitir que se nos arrebate a nosotros y a nuestros hijos el derecho a unos estudios universitarios. Yo no tengo valor para decirle en un futuro a mis hijos que ellos no pueden ir a la Yniversidad porque yo no luché', sentencia Meleiro.