Público
Público

"Tarjeta roja" a Rosa Diez en la universidad

Varios estudiantes de la UCM critican el "oportunismo electoral" de la líder de UPyD por acudir a actos donde existe un claro rechazo hacia este partido político

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Con varias muestras de rechazo por parte de estudiantes, ha comenzado la conferencia que la diputada de Unión Progreso y Democracia (UPyD) en el Congreso, Rosa Díez, ha pronunciado hoy en la facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid.

'No somos un grupo minoritario, somos los que tenemos mayor representación en la Junta de Facultad los que rechazamos que Rosa Díez venga a dar un mítin'. Íñigo Errejón, de la asociación de estudiantes Contrapoder, muestra así el sentir generalizado de los estudiantes sobre la visita de la diputada. 'Ella puede ir a cualquier otra facultad pero viene aquí a buscar el empujón, el abucheo, a emular un posible desmayo y lograr de este modo la foto mediática con la que poder ir de víctima', denuncia Errejón quien está en contra de participar en lo que califica de 'operación mediática' de UPyD.

'Rosa Díez venía buscando la foto entre empujones y se ha encontrado una protesta pacífica' 

En esta tercera visita a la facultad de Ciencias Políticas desde que se fundó el partido, Díez ha pronunciado un discurso sobre la regeneración de la democracia. Al inicio del acto, un numeroso grupo de estudiantes se levantó de sus butacas para levantar unas tarjetas rojas a la vez que leían un manifiesto en el que expresaban su rechazo a la intervención de la diputada.      

Tras leer la declaración, el grupo de estudiantes ha abandonado el auditorio donde se celebraba el acto mientras que los partidarios de Díez les increpaban con gritos de '¡que falta de respeto!' y '¡payasos!'. Momentos después, quedaba la sala con una pequeña representación de estudiantes y simpatizantes de UPyD que aplaudieron a la política con vítores hacia su persona. 

'La facultad es de los estudiantes y no de Rosa Díez, por lo que no puede vetarnos a decir lo que pensamos', critica Errejón contestando a las críticas que lanzó Díez en cuanto tomó la palabra, en las que calificaba de 'lamentable' y 'bochornoso' que el decano de la facultad hubiera permitido a los estudiantes leer el manifiesto. 'El bochorno me hace levantar la cabeza contra los intolerantes', se ha defendido Díez.   

Como 'oportunismo electoral' han calificado algunos universitarios esta visita. Ramón Espinar, de Ciencias Políticas, recuerda que la diputada tan sólo acude a estos lugares 'que sabe que no le son afines' en periodos preelectorales.  'Venía buscando la foto entre empujones, pero se ha encontrado con una protesta pacífica', defiende Ramón a la vez que reconoce que 'a pesar de algunos abucheos inevitables, ha pronunciado su conferencia con normalidad para quien ha querido escucharla'. 

Díez: 'Es lamentable que el decano haya permitido leer el manifiesto' 

Otros, en cambio, han defendido la visita de Díez alegando que 'puede expresarse donde quiera'. Éste ha sido el argumento del organizador del acto, el profesor Rafael Calduch, director del departamento de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales de la facultad y militante de UPyD que fue en sus listas electorales en 2008. 

Desde el decanato han informado a Público.es que la postura de la facultad es la de recibir 'a cualquier líder político que quiera venir a expresarse' y que están trabajando en un protocolo para evitar situaciones conflictivas con políticos que causan rechazo entre los estudiantes. Ariel Jerez, vicedecano de Estudiantes y de Extensión Universitaria, ha explicado que pidieron a Rosa Díez 'un plazo razonable' para tener elaborado este protocolo pero que UPyD anunció la visita a la facultad de Políticas 'tan sólo tres días antes de que se realizara'. 

'Se pretende que los políticos no utilicen la universidad como plataforma electoral', comenta Jerez, 'sino que vengan a plantear debates que profundicen en la democracia y que de ese modo intervengan en la vida cultural y política de la universidad'.