Público
Público

Ola de incendios 74 muertos y 187 heridos en la ola de incendios que arrasa Grecia

La costa al noreste de Atenas está cercada por las llamas. El Gobierno declara el estado de emergencia. Hay 187 heridos y un número indeterminado de desaparecidos. Las autoridades griegas temen que pueda haber más víctimas mortales. 

Publicidad
Media: 4
Votos: 3

Un hombre observa las llamas en la ciudad de Rafina, cerca de Atenas.(COSTAS BALTAS | EFE)

El número de fallecidos en los graves incendios que arrasan desde ayer, lunes, la costa al noreste de Atenas asciende ya a 74, mientras que hasta ahora se han contabilizado 187 heridos entre los que 23 son menores, según las últimas informaciones ofrecidas por el cuerpo de bomberos heleno.

Se teme que el número de víctimas mortales aún sea mayor, ya que se están recibiendo numerosas llamadas de personas que avisan de familiares desaparecidos.

Todas las víctimas han sido halladas en el área comprendida entre el puerto de Rafina, a unos 30 kilómetros de Atenas, y Nea Makri, situada unos diez kilómetros más al norte.

La mayoría de las personas fallecidas quedaron atrapadas por las llamas en sus casas o en sus automóviles, o intentaron huir del fuego echándose al mar, pero acabaron ahogándose.

Un portavoz de Cruz Roja señaló en declaraciones a la cadena pública de televisión ERT que tras haber hallado 24 muertos en distintos puntos de la zona, los bomberos han encontrado esta mañana un grupo de 26 fallecidos en un campo situado en la pequeña localidad de Mati, en el área mencionado. Las víctimas se habían abrazado unas a otras y al parecer intentaron huir sin éxito de los edificios colindantes que ya eran pasto de las llamas.

Especialmente trágica es la circunstancia de que el terreno en cuestión se encontraba tan solo a 30 metros del mar, distancia que las víctimas no lograron superar con vida.

La zona afectada no solo es lugar de residencia de muchas personas que se desplazan a diario a Atenas, sino también destino de fin de semana y de veraneo de los atenienses.

En toda la costa oriental hay numerosos cámpines, y el puerto de Rafina es punto de partida para los ferris a una serie de islas del mar Egeo.

Según informó el alcalde de Rafina, Evánguelos Burnús, al menos un millar de casas han sido destruidas y unos 200 vehículos han sido dañados en mayor o menor medida por las llamas.

Burnús señaló en unas declaraciones a la cadena pública de televisión ERT que cerca de 700 personas fueron trasladadas en barcos desde playas situadas cerca de Rafina hacia otras zonas seguras.

A pesar de la ayuda internacional y el despliegue de centenares de bomberos y de numerosos medios terrestres y aéreos, los dos grandes frentes que asolan desde ayer la región capitalina de Atica todavía no han podido extinguirse.

En total se han registrado en las últimas 24 horas 47 incendios forestales y más de 70 urbanos en toda Grecia.

Las tareas de extinción continuaron durante toda la noche pero se vieron dificultadas por los fuertes vientos que alcanzaron fuerza siete en la escala de Beaufort.

Después de que las autoridades declararan el estado de emergencia y solicitaran ayuda internacional, el portavoz del Gobierno, Dimitris Tzanakópulos, anunció que hoy llegarán aviones de extinción desde España, así como voluntarios de Chipre.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, se ha puesto al frente de las tareas de coordinación, informó el ministro de Defensa, Panos Kammenos, quien señaló que unidades del Ejército participan en las tareas de salvamento y además se han dispuesto aviones no tripulados para obtener una imagen de los daños.

Además ha declarado tres días de luto y prometió que "nadie se quedará sin ayuda y nada sin respuesta".

La última tragedia de dimensiones parecidas tuvo lugar en el verano de 2007, cuando 64 personas perdieron la vida en los más de 3.000 incendios registrados en la península del Peloponeso.