Público
Público

Alemania aboga por un gasoducto para que Portugal y España suministren energía al resto de Europa

El proyecto MidCat, al que el canciller alemán no se ha referido directamente, lleva años en pausa porque recibir el gas natural ruso era más barato que terminar de construir las tuberías.

Olaf Scholz durante una conferencia de prensa en Berlín, a 11 de agosto de 2022.
Olaf Scholz durante una conferencia de prensa en Berlín, a 11 de agosto de 2022. Lisi Niesner / REUTERS

El canciller alemán, Olaf Scholz, ha mostrado su apoyo este jueves a la construcción de un gasoducto para transportar energía desde Portugal hacia el norte y centro de Europa, a través de España y Francia. El mandatario ha lamentado que no existan todavía las infraestructuras, ahora que la dependencia del suministro ruso está en peligro.

España pide la Unión Europea sufrague los gastos para terminar de construir el gasoducto

Ya existía el proyecto MidCat con este propósito, pero lleva años paralizado porque recibir el gas natural de Rusia era más barato. Todavía quedan por construir 226 kilómetros de tuberías entre Hostalric (Catalunya) y Barbaira (Francia). España pide que sea la Unión Europea quien se haga cargo de los gastos restantes.

Scholz siente "de forma dramática" la ausencia de conexiones con la península ibérica, ya que podrían haber supuesto "una contribución masiva para aliviar y aligerar la situación", ha explicado en una rueda de prensa. El canciller ha hablado con sus homólogos de Portugal, España y Francia y espera exponer el proyecto ante la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

El mandatario ha calificado de "error" la actual dependencia energética de Alemania respecto a Rusia. La coalición entre Socialdemócratas, Verdes y Liberales que gobierna el país desde diciembre se ha visto "sorprendida" por la falta de alternativas, pero Scholz afirma que han logrado buscarlas "en tiempo récord".

Alemania ha llenado ya sus depósitos de gas al 75% de su capacidad. El objetivo era alcanzar este dato para el 1 de septiembre y llegar al 95% en noviembre. Sin embargo, esta evolución depende del gas natural ruso. El suministrador Gazprom cortó temporalmente la conexión a mediados de julio y cuando se restableció el volumen de envío había bajado a la mitad.

El éxito del almacenamiento se debe en parte a la reactivación de una planta de carbón y a las medidas que restringen el consumo energético, como en la iluminación de monumentos y edificios públicos. El país debe desconectar las últimas tres centrales nucleares en funcionamiento, pero la coalición discute sin acuerdo aplazar la fecha, actualmente situada a finales de 2022.

Pese al encarecimiento de la energía, el canciller ha asegurado que "no vamos a dejar solo a ningún ciudadano". El Ejecutivo alemán ya aprobó medidas para paliar los efectos de la inflación y ayudar a los hogares más vulnerables. Alemania prepara un segundo paquete de 10.000 millones de euros que pretende aliviar la situación de hasta 48 millones de ciudadanos.

Más noticias de Internacional