Público
Público

Maltrato animal Badger, el cachorro al que tiraron a la basura que se convirtió en perro policía 

Abandonado en un cubo de basura a los seis meses, fue rescatado a punto de morir por una asociación animalista en Londres. Tras meses de lucha y entrenamiento, es hoy en día un perro oficialmente titulado de la Unidad Canidad de Surrey.

Badger
Badger cuando fue rescatado y ahora, como perro policía. ARCHIVO

La historia del perrito Badger es una historia de esperanza. Una asociación británica de animales le encontró famélico en el fondo de un cubo de basura. Rescataron a un cachorro atemorizado y enfermo, con un futuro incierto, pero la vida le tenía guardada la felicidad que le quitó esos meses: ahora es un flamante perro de la Policía de Surrey. Para narrar su historia de supervivencia, bien podríamos entonar al gran Antonio Machado: "La esperanza: Un día la verás, si bien esperas. Late, corazón... No todo se lo ha tragado la tierra".

Este Cocker spaniel fue abandonado junto a otros tres cachorros al sur de Londres, cuando apenas contaba seis semanas. Jo Duglas, su cuidadora en el Millbrook Animal Centre que le acogió, dice que los cachorros estaban "en una situación crítica; necesitaron seis tipos diferentes de gotas para las ojos y los oídos, además de medicamentos para la piel". Los tres cachorros tenían sarna, enfermedad que les había destrozado la dermis y presentaban malnutrición en altísimo grado.

Tras semanas de tratamiento, los cachorros fueron realojados en nuevas familias. Pero Badger no encajó bien: "Estaba siempre muy activo y necesitaba atención continua. Era demasiado para su familia adoptiva así que volvió con nosotros", declara  al Surrey Live Jo Douglas. Cuando regresó, le tuvieron ocupado escondiéndole pelotas de tenis por el Centro, que él encontraba con el olfato. Demostró ser un perro especialmente listo y con grandes habilidades rastreadoras, así que la organización decidió ponerse en contacto con la Policía del Condado para que Badger se uniera a su Unidad Canina. 

A día de hoy Badger tiene 20 meses y ya han pasado seis desde que obtuvo el título oficial de perro rastreador. Jo Douglas le acompañó en todo el proceso: "Me sentía afortunada pudiendo ir para verle entrenar, era maravilloso ver cómo trabajaba. Hubo un día que encontró un arma, munición, dinero y droga; es un perro muy inteligente".

Steph Barrett, el agente de policía encargado de Badger, cuenta al Surrey Live que "después de mucho amor y entrenamiento, ha recuperado la confianza en los humanos. Todavía tiene ese lado descarado, pero está obsesionado con el trabajo. Me hace reír todo el día". Badger es un ejemplo más de la nobleza de los animales; de cómo luchan por salir adelante, aunque en muchos casos los seres humanos no se lo pongamos nada fácil.

Más noticias de Internacional