Público
Público

Beirut El Gobierno de Líbano atribuye las explosiones de Beirut a una negligencia que promete sancionar

El presidente confirma que la causa de las explosiones estaría relacionada con 2.750 toneladas de nitrato de amonio acumuladas en uno de los almacenes del puerto en unas precarias condiciones de seguridad.

Vista general de la zona cero de la explosiones en el puerto de Beirut | EFE
Vista general de la zona cero de la explosiones en el puerto de Beirut | EFE

agencias

El presidente de Líbano, Michel Aoun, ha atribuido las explosiones ocurridas el martes por la tarde en el puerto de Beirut, que han dejado más de cien muertos y unos 4.000 heridos, a una negligencia que ha prometido sancionar con "el castigo más severo".

"Estamos decididos a seguir adelante con las investigaciones para exponer las circunstancias de lo ocurrido lo antes posible, para hacer que los responsables y los negligentes rindan cuentas y sancionarlos con el castigo más severo", ha dicho en un discurso pronunciado este miércoles tras la reunión del gabinete de crisis.

De esta forma, Aoun ha venido a confirmar que la causa de las explosiones sería una negligencia relacionada con las 2.750 toneladas de nitrato de amonio acumuladas en uno de los almacenes del puerto, que habrían ardido por las precarias condiciones de seguridad en el lugar, de acuerdo con la prensa libanesa.

"Es inaceptable que un cargamento de amonio estimado en 2.750 toneladas esté seis años en un almacén sin medidas preventivas de ningún tipo", ha denunciado horas antes el primer ministro, Hasán Diab, que también ha reclamado "las mayores penas" para los responsables.

Descartada la hipótesis de una acción deliberada

Asimismo, con ello quedaría descartada la hipótesis de una acción deliberada que deslizó el martes el propio Diab al declarar públicamente que los responsables "pagarán el precio". También el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llegó a afirmar que las explosiones "parecen ser un terrible ataque".

Aoun anunció el martes la creación de una comisión de investigación que en el plazo de cinco días debe presentar sus conclusiones al Gobierno, las cuales -ha precisado este miércoles- serán remitidas a las autoridades judiciales, según recoge la agencia de noticias NNA.

Por otro lado, el mandatario libanés ha pedido a la comunidad internacional que acelere el envío de ayuda para paliar este "desastre". "Me gustaría dar las gracias a los funcionarios de países amigos que nos han llamado (...) ofreciendo su ayuda. Les pido que la aceleren", ha dicho.

En concreto, ha indicado que los hospitales locales necesitan apoyo urgente y a una rápida reconstrucción del puerto de Beirut, principal punto de entrada de las importaciones de alimentos y otros productos básicos.

"Se ha acordado instalar hospitales de campaña para tratar a los heridos de forma rápida y el Ministerio de Salud establecerá los lugares apropiados" para levantar estos, con la ayuda del Ejército, dijo Hasan al término de una reunión extraordinaria del gabinete, según la cadena de televisión local LBC.

Afirmó el ministro libanés de Salud, Mohamed Hasan que las ayudas médicas que están siendo enviadas por varios países árabes y europeos tienen que ser canalizadas a través del Ministerio de Salud y bajo la supervisión del Ejército, cuando lleguen al Líbano.

Jordania anunció que enviará el jueves un hospital de campo militar a Beirut completamente equipado para llevar a cabo cirugías, con 160 profesionales sanitarios de todos los ámbitos y casi 50 camas. En su reunión extraordinaria, el Ejecutivo declaró el estado de emergencia durante dos semanas en Beirut, calificada de "zona catastrófica".

Crisis en el país

Aoun, que este miércoles ha visitado la zona cero también ha tenido unas palabras de aliento para los libaneses, mostrándose consciente de que este suceso ha tenido lugar en un momento en el que país atraviesa una grave crisis económica -la peor desde la guerra civil (1975-1990)- que se teme que pueda degenerar en una crisis humanitaria.

"No hay duda de que el impacto es tremendo entre todos los libaneses, a los que hoy les pido que muestren solidaridad entre ellos para superar, juntos, los catastróficos efectos, que van mucho más allá de la resistencia que ha mostrado Líbano durante las duras circunstancias económicas y sanitarias que atraviesa", ha pedido.

A pesar de que "no hay palabras para describir el horror del desastre que alcanzó Beirut la pasada noche, convirtiéndola en una ciudad azotada por el desastre", Aoun ha resaltado la reacción de los libaneses que acudieron a socorrer a las víctimas y el trabajo de los equipos de emergencias.

"En estos momentos, mi corazón y mis sentimientos están con las familias de los mártires, a las que extiendo mis sinceras condolencias, y pido a Dios que cure a los heridos, sane los corazones rotos y nos dé la energía y resolución para permanecer juntos, en solidaridad, para hacer frente a las dolorosas heridas que han desfigurado Beirut", ha concluido.

Hospitales de campaña

"Se ha acordado instalar hospitales de campaña para tratar a los heridos de forma rápida y el Ministerio de Salud establecerá los lugares apropiados" para levantar estos, con la ayuda del Ejército, dijo Hasan al término de una reunión extraordinaria del gabinete, según la cadena de televisión local LBC. Afirmó el ministro libanés de Salud, Mohamed Hasan que las ayudas médicas que están siendo enviadas por varios países árabes y europeos tienen que ser canalizadas a través del Ministerio de Salud y bajo la supervisión del Ejército, cuando lleguen al Líbano. Jordania anunció que enviará el jueves un hospital de campo militar a Beirut completamente equipado para llevar a cabo cirugías, con 160 profesionales sanitarios de todos los ámbitos y casi 50 camas. En su reunión extraordinaria, el Ejecutivo declaró el estado de emergencia durante dos semanas en Beirut, calificada de "zona catastrófica".

Más noticias de Internacional