Público
Público

Berlusconi, investigado por prostitución de menores

La fiscalía de Milán retoma el caso Ruby, la chica marroquí que fue liberada de la cárcel por Il Cavaliere

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No han pasado ni 24 horas desde que la Corte Constitucional agujereara el escudo que daba la inmunidad al primer ministro italiano y Berlusconi ya está metido en otro lío con la Justicia. La fiscalía de Milán ha abierto una investigación contra Il Cavaliere por un presunto caso de prostitución de menores y abuso de poder que se remonta a mayo del año pasado.

Los abogados del primer ministro italiano tildan de 'absurda e infundada' la investigación.

La fiscalía, que según se ha sabido hoy comenzó su investigación el pasado 21 de diciembre, ha llamado además a declarar al premier, algo que desde ayer es mucho más factible gracias a la invalidación parcial del legítimo impedimento.

Las pesquisas de los magistrados milaneses, según ha adelantado Il Corriere della Sera, se refieren al famoso caso Ruby, la chica marroquí menor de edad que fue liberada a petición de Berlusconi de una comisaría de la capital lombarda el 27 de mayo de hace dos años, donde estaba arrestada por haber robado 3.000 euros.

Según la fiscalía, Berlusconi habría tenido relaciones sexuales con ella de manera continuada varios fines de semana desde febrero a mayo de 2010. En diciembre, cuando estalló el escándalo, la chica confesó haber participado en una fiesta de Berlusconi en Arcore, su mansión a las afueras de Milán, aunque aseguró no haber tenido relaciones sexuales con él. 

Según la investigación preliminar y los testimonios de los agentes de la comisaría, el jefe de seguridad de Palazzo Chigi, la sede del Gobierno Italiano, telefoneó en varias ocasiones a la comisaría exigiendo la liberación de la menor a petición de Berlusconi.

La persona que telefoneó a Milán aseguró que la chica era la nieta de Hosni Mubarak, el presidente de Egipto, y por lo tanto si permanecía en la cárcel podría producirse un encontronazo diplomático.

Los agentes se negaron a dejarla en libertad porque la legislación italiana es muy clara en lo que se refiere a los menores de edad detenidos cuando no hay una persona mayor de edad que se haga responsable de ellos.

Primero se debe intentar contactar con la familia del menor - en este caso, el padre de Ruby no quiso saber nada de ella-; como segunda opción, se debe tratar de localizar a alguna persona cercana al menor que quiera hacerse cargo de él -Ruby se había fugado de varias casas de acogida, que cuando fueron contactadas por la comisaría no quisieron hacerse cargo de ella-; y por último, en colaboración con el fiscal del menor, se debe encontrar una casa de acogida y llevarlo allí.

La persona que llamó de parte de Berlusconi dijo a los agentes que Nicolle Minetti, la responsable regional del Pueblo de la Libertad, el partido de Berlusconi, conocía a la chica y se haría cargo de ella esa noche.

Por miedo al hipotético problema diplomático los agentes accedieron a entregarle a Ruby contradiciendo la recomendación de la fiscalía de menores, que recomendaba que la chica pasara la noche en el calabozo.

Minetti (que antes de política había sido la dentista de Berlusconi y bailarina en televisión) se presentó de madrugada en la comisaría a recoger a la menor, pero como luego desveló la investigación, Ruby no pasó la noche con ella, sino en casa de una amiga brasileña conocida en el entorno de Il Cavaliere por formar parte del grupo de mujeres que Lele Mora, el descubridor de talentos televisivos de Berlusconi, llevaba a las fiestas de Arcore.

Según la información de Il Corriere, la policía ha comenzado a registrar el despacho de Minetti en Milán por favorecimiento de la prostitución esta mañana y de Giuseppe Spinelli, hombre de confianza de los negocios familiares de Berlusconi. 

También están en la lista de la fiscalía Lele Mora y el presentador de informativos Emilio Fede, uno de los más férreos defensores de Il Cavaliere en televisión.

El abuso de poder está sancionado con penas de 4 a 12 años de cárcel, que en el caso de Berlusconi se agravaría por la acusación de prostitución de menores, penada con entre 6 meses y 3 años de prisión.