Público
Público

Bolsonaro Bolsonaro evoluciona bien y podría prescindir de la cirugía intestinal

La obstrucción intestinal que presenta el Presidente de Brasil sería consecuencia del atentado en la campaña electoral de 2018, según el ministro de Comunicaciones, Fabio Faria.

Bolsonaro tendido en una cama de hospital tras ser ingresado por dolores intestinales.
Bolsonaro tendido en una cama de hospital tras ser ingresado por dolores intestinales. Bolsonaro en Twitter

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, "evoluciona" favorablemente tras ser sometido a un tratamiento para desobstruir el intestino y, en caso de continuar así, no necesitará ser sometido a una cirugía, según informó este jueves su hijo y también senador Flavio Bolsonaro.

La Presidencia informó inicialmente que Bolsonaro, de 66 años, sería sometido a exámenes en Brasilia y permanecería en "en observación entre 24 y 48 horas, no necesariamente dentro del hospital". Sin embargo, luego fue constatada la obstrucción intestinal y la posibilidad de una nueva operación, que según el ministro de Comunicaciones, Fabio Faria, sería consecuencia del atentado que sufrió en 2018, en medio de la campaña electoral que lo llevó al poder, cuando fue acuchillado en el abdomen por una persona.

Antes de llegar a Sao Paulo, el mandatario manifestó en su perfil oficial de Twitter que afronta "un desafío más" como consecuencia de ese ataque, que tildó de "atentado cruel" y que volvió a utilizar para atacar a sectores de la izquierda.

El gobernante, que acompañó su mensaje con una fotografía en la que aparece en una cama de hospital, sin camisa y con electrodos, aseguró que "Dios" le dio entonces una "nueva oportunidad" para "finalmente poner a Brasil en el camino de la prosperidad". "E incluso con todas las adversidades, incluida una pandemia que se llevó a muchos de nuestros hermanos en Brasil y en el mundo, seguimos por ese camino", añadió. "Agradezco a todos por el apoyo y por las oraciones", completó el jefe de Estado, que vive su peor momento de popularidad desde que asumió el poder en enero de 2019, según los últimos sondeos de opinión.

Bolsonaro fue sometido a un tratamiento clínico "conservador", sin ser intervenido quirúrgicamente, y seguirá en observación, sin previsión de alta, según comunicó la noche del miércoles en su primer boletín médico sobre el paciente el Hospital Vila Nova Star, en Sao Paulo.

El diputado Eduardo Bolsonaro, explicó hoy que el objetivo ahora es saber si el intestino consigue volver a trabajar normalmente con el tratamiento o si será necesaria la cirugía. "Tiene una adherencia en el intestino que hace que los alimentos no consigan pasar por ahí. Se formó una acumulación de líquidos y acabó yendo para el estómago", detalló.

Según el diputado, los médicos retiraron el líquido el miércoles en el hospital de las Fuerzas Armadas en Brasilia, adonde acudió en un primer momento tras sufrir una crisis de hipo y dolores abdominales.

Quebrantos de salud

Personas próximas al gobernante indicaron que en la madrugada de este miércoles el gobernante sintió también dolores abdominales. En septiembre del año pasado, el presidente de Brasil, de 65 años, pasó por una cirugía en Sao Paulo para extraerle un cálculo renal.

Bolsonaro se ha sometido a cinco operaciones en los últimos tres años

En los tres últimos años Jair Bolsonaro fue sometido a cinco operaciones, cuatro de ellas como consecuencia del atentado que sufrió en 2018, en medio de la campaña electoral, cuando recibió una puñalada en el abdomen por parte de un hombre con trastornos mentales, según las autoridades. Bolsonaro fue acuchillado mientras era llevado a hombros por una multitud en un mitin electoral celebrado en la localidad de Juiz de Fora, en el estado de Minas Gerais (sureste del país).

El agresor fue detenido inmediatamente después del ataque, pero fue declarado inimputable, dado que el juez consideró que no tenía capacidad de responder por sus actos debido a sus problemas mentales.

En julio pasado, el líder ultraderechista, uno de los gobernantes más escépticos sobre la gravedad del nuevo coronavirus, dio positivo en covid y estuvo veinte días aislado en el Palacio de la Alvorada, su residencia oficial en Brasilia, hasta superar la enfermedad.

Justamente, una Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) del Senado analiza el grado de responsabilidad del Ejecutivo liderado por Bolsonaro en la gestión frente a la pandemia, que ha dejado hasta el momento más de 535.000 muertos y 19,7 millones de casos confirmados en el país.

Más noticias de Internacional