Público
Público

Brexit ¿Cuál es el plan del brexit de aquí a octubre?

La fecha del brexit se traslada hasta Octubre y seis meses dan para mucho: dimisión de May, elecciones europeas, nuevo Primer Ministro, segundo referéndum, que el parlamento británico se ponga por fin de acuerdo… Todas las opciones están sobre la mesa. O no.

Publicidad
Media: 3.40
Votos: 5

La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, interviene este jueves ante la Cámara de los Comunes./EFE

Truco o brexit. Los líderes de la Unión Europea y la Primera Ministra británica han acordado que la nueva fecha para que Reino Unido abandone la UE es el 31 de octubre, la noche de Halloween. Pero a algo más de seis meses para que se cumpla el plazo, los fantasmas ya atacan a Theresa May… y con razón. Porque el pasado 20 de marzo fue muy rotunda cuando dijo aquello de que "como Primera Ministra no estoy preparada para retrasar el brexit más allá del 30 de junio", y eso es lo que ha aceptado ahora.

Como suele acabar sucediendo cuando uno es tan tajante, acaba siendo esclavo de sus palabras. Así que las preguntas en torno a qué va a pasar durante este tiempo, se amontonan:

Entonces, ¿el viernes ya no hay brexit?

Así es. Como acabó ocurriendo el pasado 29 de marzo, el 12 de abril volverá a ser el #Nobrexitday. Adiós a todos los miedos -de momento- y al dineral gastado en preparativos y planes de contingencia por parte del gobierno británico, de los países y las instituciones de la UE y de miles y miles de empresarios. Las Cámaras de Comercio británicas y la Confederación de Industrias británica se han despertado celebrando la noticia pero insisten en pedir que Westminster alcance un acuerdo cuando antes para acabar con la incertidumbre.

¿Dimitirá Theresa May?

No parece que ella tenga ninguna intención de hacerlo pero,¿hasta cuándo puede seguir siendo ésta una decisión personal? Como le decía hoy el coservador Mark Francois: "La perseverancia es una virtud, pero la obstinación no lo es".

Cierto es que sus compañeros de partido no pueden presentar una nueva moción de confianza contra ella porque ya superó una el pasado mes de diciembre y por tanto tienen que dejar pasar un año.Por eso podrían estar analizando posibles alternativas para forzar su salida.

Mientras May se defiende insistiendo en que todavía es posible que su acuerdo sea aprobado por el parlamento británico en las próximas semanas, antes de la fecha de las elecciones europeas del 23 de mayo.

Señalan que en caso de tener que presentarse a las europeas, incluso sus más fieles acabarían pidiéndole que se fuera. Porque de aquí a octubre hay tiempo de sobra para que se puedan celebrar elecciones generales y su plan pasa porque la Conferencia Anual del Partido Conservador, que se celebrará entre el 29 de septiembre y el 2 de octubre, la presida ya un nuevo líder.

Si antes de esa fecha, May sigue empeñada en encadenarse al pomo de la puerta de Downing Street, veremos qué ocurre el próximo 2 de mayo, cuando Reino Unido celebre elecciones locales, porque los resultados podrían acabar obligándola a irse dejando las llaves puestas.

¿Y tendrán que presentarse a las elecciones del Parlamento Europeo?

No en teoría, pero sí en la práctica. Porque la única manera de enviar tener que hacerlo es que el parlamento británico respalde el acuerdo alcanzado entre la UE y Theresa May antes del 22 de mayo. Y hay más probabilidad de que un meteorito caiga sobe Westminster de que eso ocurra.

Así que si Reino Unido sigue siendo miembro de la Unión para entonces, no le quedará más remedio que participar en las elecciones que se celebrarán entre el 23 y el 26 de mayo. De lo contrario, el 1 de junio estarían automáticamente fuera.

La situaron no deja de tener guasa: que tres años después de decidir que querían irse de la UE, Reino Unido tenga que poner en marcha la maquinaria para volver a entrar. Y ojo porque sólo la campaña le va a costar al país más de 1.000 millones de euros.

Manifestantes contra el brexit a las afueras del Parlamento británico este lunes. REUTERS/Alkis Konstantinidis

Aunque las amenazas de algunos brexiter del Partido Conservador, como Jacob Ress-Mogg, que ha llamado a boicotear las instituciones europeas desde dentro, han provocado el consiguiente miedo de algunos países miembros como Francia de tener al enemigo metido en casa. Por eso, los líderes de los 27 han acordado reclamar a Reino Unido una declaración política comprometiéndose a cooperar seriamente.

Y el Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker señalaba que habrá momentos en los que se reúnan sólo los 27 y Reino Unido quede excluido de algunas conversaciones.

¿Podría celebrarse un segundo referéndum?

Podría ser. Hay tiempo suficiente para ponerlo en marcha y tal y como están de bloqueadas las negociaciones, es una de las alternativa al plan de May con más fuerza.

Ella insiste en que "un segundo referéndum incrementará la división en un momento en el que el gobierno lo que necesita es aportar unidad a la gente", aunque ha reconocido que es uno de los temas que está abordando con los laboristas y el Grupo Independiente también se lo reclama.

¿Volverán a negociar el acuerdo con la UE?

No. No pueden. Entre los términos que ha establecido la UE para conceder esta nueva extension, y que Theresa May ha aceptado, está que el acuerdo de salida que establece las condiciones del divorcio es intocable. Lo único que los 27 aceptarían es reconsiderar algunos términos de la declaración política, que es la parte que habla de la futura relación entre la UE y Reino Unido tras el brexit. En un pozo queda el gozo de los brexiers que confiaban en poder meter la mano.

¿Seguirá el gobierno hablando con los laboristas?

De hecho, este mismo jueves May y Corbyn ya han mantenido un "pequeño encuentro". No es que esas conversaciones estén resultando muy provechosas -nada provechosas, en realidad- pero ahora mismo es la única opción que le queda a May si insiste en llegar a un acuerdo antes de las elecciones europeas. Corbyn ha dicho que considera la extension "un fracaso diplomático".

Y cara a cara, en la Cámara de los Comunes, May reconocido que: "Alcanzar un acuerdo no será fácil, porque para tener éxito se requerirá que ambas partes hagan compromisos". Y la respuesta de Corbyn ha sido más un zasca: "La segunda extensión en el plazo de quince días representa no solo un fracaso diplomático, sino que es otro hito en el mal manejo por parte del gobierno de todo el proceso brexit".

Aunque horas después, May ha dicho que"aún no está preparada para aceptar la política de los laboristas. Y los laboristas no están preparados aún para aceptar la de ella ella". 

¿Y no podrán irse hasta octubre?

Sí que podrían. Si el parlamento británico respalda un acuerdo antes de esa fecha, podrán comunicárselo a Bruselas y acordar entre ambas partes una nueva fecha de salida. Se trata de una extensión flexible porque la idea es que se tomen sólo el tiempo necesario; el 31 de octubre es sólo la fecha límite. De hecho, lo que han acordado los 27 es revisar cómo van las cosas a finales de junio y que Reino Unido les ponga al día.

¿Qué hará ahora el parlamento británico?

Pues de momento, irse de vacaciones de Pascua. Sí, tienen un bonito marrón encima pero hasta el 23 de abril no piensan abordarlo. El presidente del Consejo Europe, Donal Tusk ha insistido en que "durante este tiempo, lo que ocurra estará en manos de Reino Unido" y acababa su intervención a las 2.19 horas de la madrugada con un mensaje: "por favor, no pierdan el tiempo". Pero que nadie descarte que según se vaya acercando el 31 de octubre vuelvan a llamar a la puerta de la UE pidiendo "trato".