Público
Público

Pulso entre Bruselas y Roma Bruselas tumba el presupuesto de Italia y le pide una nueva versión

Es la primera vez en que la Comisión Europea rechaza las cuentas de un país desde que está vigente el Pacto de Estabilidad y Crecimiento

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, a su llegda a una reunión del Ejecutivo comunitario en Estrasburgo. REUTERS/Vincent Kessler

La Comisión Europea ha decidido rechazar el Presupuesto de Italia para 2019 por considerar que incumple las normas europeas, y ha pedido a Roma que presente un nuevo documento en tres semanas (el plazo se cumple el martes 13 de noviembre).

El plan presupuestario del Gobierno del Movimiento 5 Estrellas y la Liga contempla para 2019 un déficit del 2,4%, tres veces lo que había acordado el anterior Ejercutivo italiano, y superior al 1,8% previsto para este ejercicio.

Se trata de la primera vez que el Ejecutivo comunitario tumba un plan presupuestario a un país de la eurozona desde 2013, cuando entró en vigor el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Bruselas advirtió el viernes pasado a las autoridades italianas de que su borrador incluía incumplimientos "sin precedentes" de las reglas, pero Italia contestó que no modificará el documento.

El vicepresidente de la Comisión para el Euro, Valdis Dombrovskis, y el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, en una rueda de prensa en Estrasburgo (Francia), han explicado que las "aclaraciones" remitidas por el Gobierno italiano no han convencido a Bruselas para que cambie sus conclusión inicial de que las cuentas italianas presentan un "riego grave" de incumplimiento" del Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, y el viceopresidente de la Comisión, Valdis Dombrovskis, en la reunión del Ejecutivo comunitario en estrasburgo. REUTERS/Vincent Kessler

"Hoy, por primera vez, la Comisión está obligada a pedir a un país de la eurozona que revise su borrador presupuestario. No vemos otra alternativa a pedir a las autoridades (italianas) que lo hagan", ha expresado Dombrovskis. Por su parte, Moscovici ha señalado que la decisión de Bruselas "no debe ser una sorpresa para nadie" y ha añadido que, desde que Roma anunció que elevaría deliberadamente hasta el 2,4% del PIB, "estaba claro que nos encontrábamos ante una situación inédita". "El Gobierno italiano está yendo abierta y conscientemente contra los compromisos que hizo consigo mismo y con otros Estados miembros", ha afirmado.

La Comisión ha señalado que el presupuesto revisado que espera recibir de Italia debe estar en línea con la recomendación del Ecofin (los ministros de Economía y de Finanzas de la Eurozona) del 13 de julio. Los ministros pidieron a Roma que redujera su déficit estructural (que excluye las fluctuaciones excepcionales y los ciclos económicos), en un 0,6% del PIB; el plan presupuestario remitido a Bruselas y ahora rechazado aumenta ese déficit en un 0,8% del PIB.

Dombrovskis ha subrayado que Italia tiene el segundo dato más alto de deuda en la UE con un 131,2% de su PIB en 2017 y el pago de los intereses más alto de Europa. "El servicio de la deuda se mantuvo en 2017 en alrededor de 65.500 millones de euros, ó el 3,8% del PIB, que en términos generales fue la misma cantidad de recursos públicos dedicados a la Educación", apunta la Comisión.

Dombrovskis ha subrayado que, a menos que Roma modifique su proyecto de presupuesto en las próximas tres semanas, la Comisión está lista para iniciar un proceso disciplinario contra el país, denominado procedimiento de déficit excesivo, basado en la falta de progreso en el recorte de deuda, una obligación de la normativa de la UE. "El balón ahora está en la cancha del Gobierno italiano",  ha dicho.