Público
Público

Corea del Norte Corea del Norte destruye la oficina de enlace intercoreana

Pyongyang amenaza con remilitarizar zonas de la frontera con el Corea del Sur, después de eliminar la oficina de relaciones, en la ciudad fronteriza de Kaesong.

Una columna de humo en la localidad fronteriza de Kaesong, en Corea del Norte, vista desde territorio surcoreano. / Reuters
Una columna de humo en la localidad fronteriza de Kaesong, en Corea del Norte, vista desde territorio surcoreano. / Reuters

Agencias

Corea del Norte ha destruido este martes la oficina de relaciones con el Sur, situada en su territorio en la ciudad fronteriza de Kaesong, según confirmó el Ministerio de Unificación sureño.

"El Norte ha destruido hoy el edificio de la oficina de enlace a las 14.49 (hora local, 7.49 en la España peninsular)", aseguró el ministerio encargado de las relaciones entre las dos Coreas.

En el marco de su reciente subida de tono contra el Sur, Pionyang ya amenazó hace unos días con destruir la simbólica oficina, habilitada a finales de 2018 en la ciudad fronteriza norcoreana de Kaesong, siendo esta uno de los logros más palpables de la cumbre de ese mismo año y como parte del acercamiento diplomático emprendido por ambos vecinos, técnicamente aún en guerra.

El informe del Norte

Poco después fue la propia Corea del Norte la que informó sobre la destrucción del complejo: "La oficina conjunta entre el Norte y el Sur quedó completamente destruida hoy", informó la agencia oficial norcoreana KCNA.

Kim Yo-jong: "Veremos una trágica escena de la inútil oficina de enlace conjunta Norte-Sur completamente destruida"

"Ya hemos interrumpido todas las líneas de comunicación entre ambas partes coreanas". Según la agencia norcoreana, la decisión del régimen de Pyongyang cumple con la posición de "personas enfurecidas" y la intención de "pagar un precio alto por sus crímenes", en aparente alusión al Sur.

La hermana del líder norcoreano, Kim Yo-jong, señalada como artífice de las últimas medidas, ya advirtió el lunes de lo que podía pasar. "Antes de que pase mucho tiempo, veremos una trágica escena de la inútil oficina de enlace conjunta Norte-Sur completamente destruida", avisó.

Folletos lanzados con globos

La semana pasada, el régimen norcoreano anunció el cierre de sus canales de comunicación política y militar con el "enemigo" surcoreano. Los folletos, lanzados con globos hacia territorio norcoreano o dentro de botellas que lanzaban al río que marca la frontera, suelen contener críticas a Kim Jong Un en materia de derechos humanos o por su programa nuclear.

La Guerra de Corea (1950-1953) terminó con un armisticio, no con un acuerdo de paz, lo que significa que los dos vecinos todavía están técnicamente en guerra.

Más noticias de Internacional