Público
Público

La derecha europea se queda sola en su defensa del blindaje a las multinacionales

Los socialdemócratas, que suelen pactar con el PPE en los "asuntos de Estado" han marcado claras distancias ante un mecanismo “que otorga unos derechos desproporcionados a las grandes corporaciones frente a los Estados”

Activists with a 'Trojan horse' model protest against the Transatlantic Trade and Investment Partnership in front of the parliament in Vienna Activists with a 'Trojan horse' model protest against the Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP) in front of the parliament in Vienna January 20, 2015. REUTERS/Heinz-Peter Bader

MANUEL RUIZ RICO

BRUSELAS.- Ni gran coalición, ni pacto de estabilidad. Nada de esto se ha visto en las reuniones que han mantenido los partidos políticos entre ayer (miércoles) y hoy en el Comité de Comercio del Parlamento Europeo. El resultado de estas dos jornadas de debates parlamentarios ha sido palmario: la derecha europea se queda sola en su defensa del blindaje a las multinacionales que la Comisión Europea pretende incluir el Tratado de Libre Comercio (TTIP, en sus siglas en inglés) que se negocia con Estados Unidos.

La clave ha estado en los socialdemócratas, quien en los llamados “asuntos de Estado” suele pactar con el PP Europeo y los liberales en aras de la estabilidad política de la Unión (y también para asegurarse cuotas de poder en el seno de la UE), pero que esta vez han marcado claras distancias ante un mecanismo “que otorga unos derechos desproporcionados a las grandes corporaciones frente a los Estados”, según las palabras empleadas por el socialista británico David Martin. “Los ciudadanos europeos han mostrado su honda preocupación sobre este asunto y tienen muy buenas razones para ello”, apostilló.

Junto a los socialistas europeos se han alineado Los Verdes e Izquierda Unitaria Europea, además del Movimiento 5 Estrellas italiano (encuadrado en el partido euroescéptico).

De las 150.000 personas que participaron en la consulta pública de la UE, 145.000, el 95%, rechaza que el TTIP incluya este privilegio jurídico a las grandes corporaciones

De este modo, la derecha europea (PP Europeo, Liberales y el partido de los Conservadores y Reformistas) se queda sola en su defensa del mecanismo de blindaje a las multinacionales. Pero es que los argumentos esgrimidos han llegado incluso a provocar severas reacciones desde la izquierda.

El diputado sueco del PP Europeo Christofer Fjellner llegó a sostener, sin ir más lejos, que si los europeos han mostrado su rechazo al empleo de tribunales internacionales en el caso de conflictos entre un inversor y un Estado (el llamado mecanismo ISDS) se debe a su “desconocimiento” de este sistema.

Fjellner minusvaloró así el balance de la consulta pública europea lanzada por la Comisión y cuyos resultados se dieron a conocer la semana pasada: de las 150.000 personas de la UE que participaron en ella, 145.000, es decir, el 95%, rechaza que el TTIP incluya este privilegio jurídico a las grandes corporaciones.

En soporte a estas tesis, el popular italiano Salvatore Cicu apeló a los 1.400 tratados comerciales que los países europeos han firmado en las últimas décadas y que incluyen este tipo de mecanismo para proteger al inversor extranjero. “Se trata”, dijo, “de un mecanismo que funciona y cuyo funcionamiento está verificado en profundidad, no se trata de una fórmula que se vaya a estrenar ahora”.

“No se puede decir, como hace el PP, que los ciudadanos están contra el ISDS porque no lo conocen. 145.000 personas han dejado su opinión contraria a este mecanismo", dice Yannick Jadot, de Los Verdes

Ante esto, el diputado de Los Verdes Yannick Jadot respondió con dureza: “No se puede decir, como hace el PP, que los ciudadanos están contra el ISDS porque no lo conocen, porque no saben qué significa. 145.000 personas han dejado su opinión contraria a este mecanismo y esa voluntad popular no se puede despreciar. ¿Es que no cuenta para nada esas opiniones? ¿Para qué se hizo entonces la consulta? Me parece un argumento horrible”, señaló.

Para Jadot, incluir el ISDS en el tratado comercial con Estados Unidos “significa otorgarle a las multinacionales el poder para contestar las decisiones de un Estado, es decir, el poder de tumbar la voluntad popular en la toma de decisiones”.

Los socialistas europeos también criticaron a la Comisión por no dar los suficientes estudios previos sobre las consecuencias que el tratado comercial con Estados Unidos podrá tener sobre la UE en ámbitos tan decisivos como el medioambiente, la administración pública, el derecho de los consumidores o el derecho del trabajo.

“Hemos llegado al debate directamente pasando por encima de todo esto, lo cual resulta muy negativo”, señaló el socialista portugués Pedro Silva Pereira, a lo que su compañero de partido, el socialdemócrata alemán Joachim Schuster, se sumó para cargar después contra “la falta de transparencia de la Comisión”.

La UE “puede renunciar a los instrumentos para proteger innecesariamente a los inversores extranjeros en Europa y en EEUU, como se hizo en el acuerdo comercial entre Australia y EEUU, dice el presidente del Comité de Comercio del Parlamento

El presidente del Comité de Comercio del Parlamento, el también socialista alemán Bernd Lange, concluyó asegurando que en el documento de recomendaciones parlamentarias que le enviará este Comité a la Comisión Europea para las negociaciones con Estados Unidos se dejará claro que la UE “puede renunciar a los instrumentos para proteger innecesariamente a los inversores extranjeros en Europa y en Estados Unidos, como se hizo en el acuerdo comercial entre Australia y Estados Unidos [de 2005], donde no se recurrió a medidas excesivas [como el ISDS]. Estas consideraciones no son determinantes a la hora de si una multinacional invierte en uno de esos países o no”, argumentó Lange.

Por otro lado, las recomendaciones también abordarán que “las normas de protección no se reduzcan ni se rebajen, que se tenga en cuenta el derecho de los trabajadores, la protección del medioambiente, el sector público y la sostenibilidad”, añadió Lange.

La Comisión Europea prevé hacer público en primavera el mandato concreto con las líneas estratégicas de negociación con Estados Unidos sobre este acuerdo comercial.

lea también...