Público
Público

Egipto confirma la pena de muerte contra Mursi

El expresidente egipcio, derrocado por el actual mandatario del país, ha sido sentenciado por su fuga de prisión en 2011

Fotografía de archivo tomada el 2 de junio de 2015 que muestra al expresidente egipcio, Mohamed Mursi, en el interior de una celda. - EFE

AGENCIAS

EL CAIRO.- El Tribunal Penal de El Cairo ha confirmado la pena de muerte contra Mohamed Mursi. El expresidente egipcio ha sido sentenciado por su fuga de prisión en 2011 durante la revuelta contra Hosni Mubarak.

La corte había pedido la pena capital para Mursi el pasado mayo y había remitido su recomendación al gran mufti Shawqi Allam, la más alta autoridad religiosa del país, un paso exigido por la ley. El guía supremo de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badie, también ha sido condenado a muerte. Al igual que el presidente y el vicepresidente del brazo político de la cofradía, el Partido Libertad y Justicia, Saad Katatni y Esam al Arian, respectivamente. Todos los veredictos pueden ser apelados.

El pasado 16 de mayo, la corte remitió los expedientes de las condenas a muerte al mufti, que emite un dictamen que no es de obligado cumplimiento, pero que sí puede influir en la opinión definitiva del juez. En este caso fueron procesadas 129 personas, gran parte de ellas en rebeldía, por los cargos de fuga de la cárcel e irrupción en prisiones con la ayuda de grupos extranjeros como el palestino Hamás y el libanés Hizbulá, así como por secuestrar a oficiales de Policías y matar a efectivos de seguridad.

Anteriormente a la confirmación de las penas de muerte, el tribunal había condenado a cadena perpetua a Mursi y a Badie, al igual que a otros 15 altos cargos de Hermanos Musulmanes, por conspiración con grupos extranjeros, en referencia a Hamás, Hezbolá y la Guardia Revolucionaria iraní.

En esta misma causa, en la que fueron procesadas 36 personas, la corte sentenció además a la pena capital a tres prominentes dirigentes de la Hermandad: Jairat al Shater, Mohamed al Beltagui, Ahmed Abdelati. Otras trece personas, juzgadas en rebeldía, fueron también condenadas a morir en la horca y dos recibieron siete años de prisión, mientras que hay uno de los inicialmente procesados que falleció en la cárcel, Farid Ismail.

Mursi, el primer presidente democráticamente electo en Egipto y derrocado por el Ejército en julio de 2013, escuchó con rostro serio la sentencia desde la jaula reservada a los procesados dentro de la sala, establecida en la Academia de la Policía en El Cairo, donde había una gran presencia de policías y periodistas.

El expresidente asegura que el tribunal no es legítimo y enmarca los procesos legales contra él en el marco del golpe de Estado liderado por el entonces jefe del Ejército y actual presidente Abdelfatá al Sisi. Según pudo constatar la agencia EFE en la sala, los condenados hicieron con la mano el símbolo de las protestas de los islamistas y gritaron lemas como "que caiga el gobierno militar" o "revolucionarios libres continuaremos el camino"

Mursi ya fue condenado en abril a 20 años de cárcel por el uso de la violencia durante unos disturbios ocurridos en las cercanías del Palacio Presidencial de Itihadiya, en El Cairo, en diciembre de 2012. El exmandatario debe enfrentarse a otros procesos en los que se le acusa de insultar a la judicatura y entregar información clasificada a Qatar. Desde el golpe de Estado, las autoridades egipcias han perseguido a los Hermanos Musulmanes y la Justicia ha condenado a sus dirigentes y a cientos de sus simpatizantes a penas de muerte y de prisión.