Público
Público

España, el arma preferida de Sarkozy de cara a las elecciones

Todo vale para alcanzar a Hollande, que sigue por delante en las encuestas para ocupar el Elíseo

Las elecciones presidenciales francesas están a la vuelta de la esquina y el actual presidente galo, Nicolás Sarkozy, ya ha dado una vuelta de tuerca a su discurso. El centro de su campaña no parece estar sólo apoyado en el temor al radicalismo islámico, con un incremento de detenciones en los últimos días, sino también en la virulencia con la que la crisis azota a España y Grecia.

La postura de Sarkozy era muy diferente apenas seis meses atrás, hasta el punto de que llegó a poner de ejemplo a los políticos españoles por su capacidad para ponerse de acuerdo ante la reforma constitucional que fijaba un techo de gasto público. "A mí también me gustaría que en Francia los políticos quisieran más a su país que a sus partidos, quisieran más el interés general que su situación personal", declaró.

Igualmente halagador se mostró a finales de octubre, cuando el presidente galo aseguró que España ya no estaba "en primera línea de la crisis" gracias a los "esfuerzos del señor Zapatero y el sentido de la responsabilidad de la oposición del señor Mariano Rajoy".

"Se hablaba de España como de un milagro hace dos o tres años"

Sin embargo, un mes después Sarkozy ya dejaba entrever un cambio en su postura hacia España. "Mirad cómo cambian las cosas de rápido. Se hablaba de España como de un milagro hace dos o tres años. Se hablaba de Irlanda como de un 'El Dorado'. ¿Quién querría ahora estar en esa situación?", comentó el mandatario en un discurso público en Carcasona, al sur de Francia.

Con las elecciones en el horizonte, a mediados del mes pasado, fue cuando Sarkozy comenzó a sacar la artillería contra los "errores" cometidos por el ejecutivo de Zapatero. Entonces recordó que "España estuvo dirigida por un Gobierno socialista" y su tasa de paro, que es del 24 %, había crecido "un 200 %" en un periodo en que en Francia ha aumentado un 17 %.

Sarkozy ha criticado dos veces el socialismo en España esta semana

Ya esta semana, acercándose a la recta final, Sarkozy ha dado otra vuelta de tuerca a su discurso, acusando a los gobiernos socialistas de España y Grecia de ser los responsables de la difícil situación por la que atraviesan estos países. Todo vale para atacar a Hollande, que sigue por delante en las encuestas de cara a ocupar el Elíseo tras las próximas elecciones.

"La aplicación estricta" de las medidas anunciadas por Hollande conduciría a Francia hasta una "deriva económica digna de España, y, sobre todo, de Grecia". Más tarde, a través de Twitter, el presidente de Francia sentenciaba: "No hay un solo fancés que quiera para nuestro país la situación de Grecia o España".

Un ataque que hoy ha vuelto a repetir, cargando contra el socialismo en los dos países mediterráneos. "¿Cree que los franceses tienen ganas de estar en la situación de Grecia, en la situación de España?", ha vuelto a preguntar.