Público
Público

Salvini, tras el 26-M El Gobierno italiano, más cerca de su final

El escenario más probable es que se convoquen nuevas elecciones en septiembre y que Salvini sea el lider indiscutido de la política italiana

Publicidad
Media: 2
Votos: 2

El primero ministro italiano, Giuseppe Conte, y el viceprimero ministro y titular de Interio, Matteo Salvini, en un acto en Palermo (Sicilia), el pasado mayo. REUTERS/Guglielmo Mangiapane

Un año después de su creación, el Gobierno italiano está más cerca de su final que de su relanzamiento. El presidente del Ejecutivo transalpino, Giuseppe Conte, dió un golpe sobre la mesa y amenazó con dimitir si Luigi Di Maio (Movimiento 5 Estrellas) y Matteo Salvini (Liga), no confirman de forma "clara, inequívoca y rápida" su deseo de agotar juntos la legislatura. Hace meses que los italianos oyen a diario aquello de "a saber cuánto podría durar este Gobierno" sin que ambos partidos hagan nada por impulsar un proyecto conjunto que no se limite simplemente a una eterna propaganda y a un pulso continuo por comprobar, de facto, quien tiene más poder en Palazzo Chigi.

"El país no puede esperar": por esta razón, este lunes por la tarde Giuseppe Conte convocó una rueda de prensa muy esperada, con el objetivo de desbloquear la situación, y que convocó, casualmente, para después del cierre de la Bolsa de Milán. El primer ministro aprovechó para regañar a los líderes del Movimiento 5 Estrellas y Liga: "Pero no sé cuánto durará este Ejecutivo, porque no depende solamente de mí", dijo Conte refieriéndose a Di Maio y Salvini: "Ambas fuerzas políticas tienen que ser conscientes de su papel. No estoy aquí para vivir de mi cargo y prolongar mi presencia en el Gobierno".

Para muchos expertos políticos que hoy publican en la prensa italiana, Conte, acusado a menudo de ser un títere de Di Maio y Salvini más que un mediador entre ambos; finalmente ha demostrado tener la suficiente "valentía" para afrontar la situación en favor del "interés exclusivo del país". Todo ello, en un contexto en el que la prima de riesgo ha subido en numerosas ocasiones en los últimos días y donde la UE está pidiendo explicaciones acerca de la deliberada decisión por parte de Roma de seguir defendiendo una política económica basada en un alto déficit.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, en una rueda de prensa en el Palacio Chigi, de Roma, en la que lanzó un ultimátum a los dos socios de gobierno, la Liga y el Movimiento 5 Estrellas. REUTERS/Remo Casilli

¿Pero por qué concretamente ahora la crisis? El actual Gobierno italiano se formó hace un año mediante dos fuerzas ideológicamente muy diferentes, M5E y Liga, unidas sólo por el sentimiento anti establishment. Di Maio cedió la mitad de los ministerios a la Liga de Salvini, no obstante los grillinos hubieran obtenido el 33% de los consesos frente al 17% de los leguistas. Con el tiempo, el tiro saldría por la culata: la propaganda constante de Salvini, tanto en la calle como en las redes sociales, ha permitido invertir por completo el peso político de ambas formaciones. En las últimas europeas, Salvini obtuvo el 34% de los votos y el M5E solamente el 18%.

Teniendo en cuenta la fragilidad del Ejecutivo para seguir gobernando, se vislumbran dos grandes escenarios. El primero, y menos probable, es que el Gobierno siga tal como hasta ahora, con un reequilibrio de fuerzas entre el M5E y la Liga, sin más litigios ni polémicas, con Giuseppe Conte a la cabeza como si nada. En este caso, Di Maio tendrá que tener muy presente que ahora es Salvini el nuevo líder indiscutido de la política italiana. Y convivir con ello.

El segundo escenario es que caiga el Gobierno y que se convoquen nuevas elecciones para septiembre. Aquí Salvini tiene todas las de ganar y su apuesta por una campaña electoral permanente, fuera y dentro de Facebook, le daría una victoria definitiva. Muchos consideran que el vicepresidente de Interior esté buscando la excusa perfecta para abandonar Di Maio. Según el propio Salvini, el destino de la coalición se conocerá antes de final de junio. Sin contar con un M5E en declive, una nueva cita electoral podría convencer a todos: a Salvini, para ganar por primera vez unas elecciones generales con una amplia mayoría y liderando el bloque conservador; a Berlusconi y a los demás partidos de centro derecha, para unirse a Salvini; y a la izquierda del Partido Democrático (PD), deseoso de confirmar el adelantamiento al M5E, con un Di Maio que tendría, antes o después, que mirar con buenos ojos al reformismo tradicional. Ateniendo a las europeas, el bloque de centro derecha sería el único capaz de lograr la mayoría absoluta.

El ministro de Interior italiano y líder de la Liga, Matteo Salvini, en una comparecencia en la sede de su partido tras las elecciones europeas del pasado 26-M. REUTERS/Alessandro Garofalo

"El Movimiento 5 Estrellas es la primera fuerza política de la mayoría parlamentaria y siempre ha apoyado este Gobierno", dijo ayer el vicepresidente de Trabajo, Luigi Di Maio, como respuesta a Giuseppe Conte. "Siempre lo hemos hecho con lealtad y creemos que todavía hay mucho por hacer. Además, tenemos un contrato [con la Liga de Salvini] que respetar. Somos leales y queremos ponernos a trabajar enseguida y creemos que los hechos concretos son la mejor respuesta". Y, a modo de advertencia, añade: "Pido que cesen los ataques a los ministros del Movimiento 5 Estrellas. En el contrato hay muchísimo por hacer todavía y desde luego que no es el momento para proponer temas divisivos que se encuentran fuera del mismo".

El viceprimer ministro italiano y lider del Movimiento 5 Estrellas, Luigi Di Maio, se hace un selfi con un simpatizante tras votar en las pasadas elecciones europeas del 26-M. REUTERS/Ciro de Luca

El vicepresidente de Interior y líder de la Liga, Matteo Salvini, también ha mostrado su disponibilidad al primer ministro sin perder la ocasión para remarcar su nuevo liderazgo en Italia tras las elecciones europeas: "Nosotros nunca hemos parado de trabajar y los italianos nos lo han reconocido con 9 millones de votos". Y añadió: "Nosotros estamos listos, queremos ir hacia adelante y no tenemos tiempo que perder y la Liga está presente".

Nicola Zingaretti, líder del PD, también ha comentado la comparecencia de Giuseppe Conte de ayer: "Conte ha admitido la parálisis y el desastre de su Gobierno que nosotros denunciamos desde hace semanas". Zingaretti, hace una lectura financiera de la actual gestión del Gobierno Di Maio-Salvini: "Aconsejo a Conte que compareza enseguida en el Parlamento italiano, porque los italianos están pagando cara la situación, con una prima de riesgo que oscila alrededor de los 280 puntos básicos". Y añade: "Estamos quemando millones de euros todos los días".

Más noticias de Internacional