Público
Público

Israel define la victoria de Ahmadineyad como «una bofetada»

Hamás recibió con satisfacción la victoria del presidente iraní

EUGENIO GARCÍA GASCÓN

El viceprimer ministro israelí Silvan Shalom considera que los resultados electorales son una "bofetada" en la cara de todos aquellos que esperaban que Irán abriera a partir de hoy un diálogo con Occidente sobre la energía nuclear.

El titular de Exteriores, Avigdor Lieberman, recalcó que el problema no lo constituye Ahmadineyad, sino el régimen islámico en sí mismo, e invitó a la comunidad internacional a que mantenga la presión sobre Irán.

La política de Israel hacia Irán no cambiará durante el segundo mandato de Mahmud Ahmadineyad y se espera que el primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, lo deje claro durante un importante discurso que pronunciará esta noche acerca de los objetivos de Israel durante su mandato.

Nadie duda de que el tema iraní figurará en un lugar destacado en el discurso de Netanyahu, puesto que la opción nuclear de Irán se ha convertido en una herramienta que Israel usa continuamente para restar atención a la permanente ocupación de Gaza, Cisjordania y el Golán.

Por su parte, Hamás recibió con satisfacción la victoria de Ahmadineyad. "Los resultados muestran el amplio apoyo que se da a la política de desafío de Irán", declaró el portavoz de la organización en Gaza, Fawzi Barhum, quien añadió que los iraníes han demostrado que respaldan a Ahmadineyad ante las "amenazas" de Occidente.

El Irán de Ahmadineyad ha apoyado financieramente al Gobierno de Hamás y ha formado y armado a muchos de sus milicianos.

Más noticias de Internacional