Público
Público

La izquierda mexicana se suicida

Cárdenas, fundador del PRD, denuncia que las primarias han sido un “lodazal”

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Partido de la Revolución Democrática (PRD), la mayor formación de izquierda y la que más lejos ha llegado a la hora de presentar una alternativa electoral al viejo sistema y al Partido Revolucionario Institucional (PRI), se halla inmerso en una profunda crisis.

El fundador del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas, pidió el pasado viernes, en una carta abierta dirigida a la militancia, que, 'ante el lodazal en que se ha sumido el proceso', se anulen las elecciones internas del pasado 16 de marzo, que estuvieron plagadas de irregularidades.

'La práctica de los grupos e individuos con mayor peso en el partido, a lo largo de todo el proceso y, sobre todo, en la jornada electoral y en los días posteriores a ésta, ha sido de quebrantamiento sistemático de las normas estatutarias y de rompimiento absoluto de todo principio ético', dijo Cárdenas. Esos comportamientos han causado, en su opinión, 'un daño irreversible a la organización que tendrá un altísimo costo de recuperación'.

A las primarias para renovar los órganos de dirección del partido se presentaban como favoritos Alejandro Encinas y Jesús Ortega.

Para arañar votos, los partidarios de ambos usaron todos los viejos métodos de fraude que el PRI aplicó durante sus 70 años en el poder, como la operación taco, que consiste en meter varios votos al mismo tiempo, o la operación acarreo, que supone llevar votantes a varias localidades para que voten varias veces. También se montaron centros de compra de votos, donde éstos se pagan entre 70 y 120 pesos (entre 4 y 7 euros), se robaron urnas y se destruyeron actas. Las trampas fueron tantas y tan grandes que no se sabe quién ganó.

'Aceptar que de un proceso en estas condiciones puedan surgir resultados válidos legal y moralmente sería caer en su misma suciedad', sentenció el fundador del PRD.

'Degradación extrema'

En su carta, Cárdenas hace un diagnóstico implacable del PRD. Eso sí, sin asumir su responsabilidad. 'El proceso para renovar la dirección ha llegado a grados tales de desaseo y confrontación que exhiben lo extremo de su degradación y reclaman acciones drásticas y decisivas', dice.

'El partido en sus condiciones actuales está incapacitado para cumplir con el compromiso que tiene con el pueblo. El partido en sus condiciones actuales está traicionando a sus muertos. El partido, sucio y lastrado como se encuentra por las violaciones a sus reglas internas y los vicios en las conductas de muchos de sus dirigentes y militantes, pierde su condición de instrumento de lucha por la soberanía y por la democracia', concluye.

Diecinueve años después de la fundación del partido, el hijo del ex presidente Lázaro Cárdenas ha escrito con su carta una especie de acta de defunción del mismo, al proponer como única alternativa la anulación del proceso.

No obstante, el presidente del PRD, Leonel Cota, replicó al líder moral del partido que su opinión era sólo la de 'un militante distinguido y reconocido', y que correspondía a los órganos internos revisar la validez de la elección.

El fraude expresa hasta qué punto ha calado la vieja cultura priísta en la sociedad mexicana. En última instancia, el PRD es resultado de la fusión de un sector del PRI y de un sector de la izquierda vinculado al viejo Partido Comunista Mexicano, y arrastra consigo todos los errores de sus predecesores.