Público
Público

Resultados EEUU Biden se declara presidente, pero Trump resiste y anuncia más recursos

El republicano sigue asegurando que ha ganado "por mucho" y su abogado anuncia nuevos recursos al proceso electoral.

Simpatizantes demócratas celebran la victoria de Joe Biden en las elecciones de EEUU.
Simpatizantes demócratas celebran la victoria de Joe Biden en las elecciones de EEUU. Efe

A las 13.30 horas de un caluroso día en Washington, Charlie descorchaba una botella de champán en el tramo Black Lives Matter Plaza de la avenida 16, a unos 300 metros de la Casa Blanca. "¡Yuhuuuu!", gritó, "¡fuera Trump!". Dos horas y pico antes la CNN había desencadenado los acontecimientos al proclamar la victoria de Joe Biden, un anuncio que, aún con los recuentos finales de voto sin cerrarse del todo en Pensilvania, Georgia, Arizona y Nevada, fue secundado por los principales medios del país como el New York Times y el Washington Post y hasta por la cadena ultraderechista Fox.

Biden ganaba en todos esos estados y además aumentaba las diferencias en cada actualización, salvo en Arizona, donde a pesar de todo seguía arriba por 30.000 votos. Donald Trump, por Twitter, porque todo esto lo pilló jugando al golf en Virginia, rechazó la victoria del demócrata, habló de nuevo de amaño y aseguró que es él quien ha ganado los comicios "por mucho". En una rueda de prensa en Filadelfia, el abogado del presidente, Rudy Giuliani, aseguró que el lunes presentarían más recursos contra el proceso electoral.

Con los datos de los resultados sobre la mesa y señalado como triunfador por los medios, Biden emitió un comunicado en el que se declaraba "presidente electo", agradecía "la confianza del pueblo estadounidense" y decía que ahora llega el tiempo de "guardar la retórica del odio" y de "estar unidos". Enseguida, tanto él como Kamala Harris actualizaron sus perfiles de Twitter como presidente y vicepresidenta electos de Estados Unidos, y él anunció que se dirigirá a la nación a las 20.00 horas de Washington (2.00 de la madrugada en España).

Tras esto, llegaron también las felicitaciones desde otros países a los nuevos mandatarios, entre otros, del primer ministro de la vecina Canadá, Justin Trudeau; de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen; del presidente español, Pedro Sánchez; el primer ministro británico, Boris Johnson, entre otros muchos. Dentro de Estados Unidos, los expresidentes Barack Obama, Bill Clinton y Jimmy Carter felicitaron a Biden.

Para ese momento seguían los recuentos en los cuatros estados pendientes, pero en todos ellos Biden seguía por delante: por más de 20.000 votos en Pensilvania, Arizona y Nevada, y por casi 8.000 y subiendo en cada actualización en Georgia. Biden sólo necesita Pensilvania para ganar y Trump, Pensilvania y Georgia o Pensilvania, Arizona y Nevada. Y los recuentos están ya a unas decenas de miles de votos de cerrarse. En Estados Unidos no existe un organismo electoral oficial que declare a un vencedor. La tradición dice que el candidato que se ve perdedor por los recuentos en los estados llama al vencedor y así se acaba todo. Pero estamos en 2020 y el presidente es Donald Trump, que el jueves ya dejó claro que no admitiría una derrota y que lanzaría un "tremendo litigio" contra el recuento de votos.

"Esto se acabó, está fuera", decía Charlie, oriundo de Filadelfia pero residente en Washington, en el torno de la Casa Blanca, mojado de champán. "Llevo cuatro años esperando este momento y hay que celebrarlo. Y si no se quiere ir de la Casa Blanca, me da igual, ha perdido, que haga lo que quiera porque se irá". Del mismo modo se expresó un matrimonio de Washington que se paseaba por la atestada Black Lives Matter Plaza, él con el hijo en los hombros.

"No queremos decir nuestros nombres porque aún no nos fiamos de este Gobierno y de gente que pueda estar cogiendo quién dice qué, pero estamos exultantes, felices. Realmente queríamos que pasara esto, que llegara este día, así es como la democracia funciona", decían, mientras alrededor todo eran pitos de los coches, tumultos de gente gritando, aplaudiendo, lanzando confeti y llevando globos y pancartas con mensajes como: Compartiré mis millas contigo cuando te marches, Go Home, Segunda temporada ¡cancelada!, Adiós Trump o You’re fired (¡Estás despedido!), el grito con que Trump se hizo famoso en su programa televisivo en sus tiempos de showman.

Joe Biden, presidente electo de EEUU. EFE

Frente a esta reacción el Partido Republicano continúa estando de perfil y ayer los dos únicos pesos pesados que admitieron la victoria de Joe Biden y lo felicitaron fueron el senador por Utah Mitt Romney y el exgobernador de Florida, candidato en 2016 a las primarias republicanas contra Trump y hermano de George W. Bush, Jeb Bush. El primero, en un mensaje de WhatsApp, dijo: "Ana [su mujer] y yo damos nuestras felicitaciones al presidente electo Joe Biden y a la vicepresidenta electa Kamala Harris. Sabemos que ambos son personas de buena voluntad y de admirable carácter".

En cuanto a Bush, escribió también por Twitter: "Felicidades al presidente electo Biden. Toda mi vida adulta he rezado por nuestro presidente y rezaré por ti y por tu éxito. Hay es tiempo de curar profundas heridas". Del resto del partido, nada de nada, ni siquiera a favor de Trump.

En cuanto a los recursos interpuestos por el presidente, los tribunales ya tumbaron los de Georgia, Michigan, Wisconsin y Nevada, y ayer los republicanos retiraron el que habían puesto en Arizona sobre un supuesto fraude según el cual las máquinas de contar votos no leían las papeletas marcadas con rotuladores de la marca Sharpies, lo que se demostró falso desde el primer día.

Queda por verse un recurso interpuesto el viernes al Tribunal Supremo por el Partido Republicano de Pensilvania en el que estos pedían que no se contaran en ese estado los votos llegados a partir del martes electoral. Un juez del Supremo pidió explicaciones a ese estado y está previsto que la fiscal general del mismo las ofrezca por la tarde (hora de Washington, seis horas más en España).

En función de eso, el Supremo decidirá si va a más o desestima la denuncia, si bien fuentes de la Casa Blanca aseguraron el viernes a la CNN que tiene pocas posibilidades de prosperar puesto que mientras que Trump no gane otro estado, sólo ganando Pensilvania seguirá perdiendo las elecciones, de modo que el Supremo sólo daría recorrido al recurso en primer lugar, si ve serios indicios de irregularidades y, después, si el recuento de este estado fuera decisivo para el resultado electoral final.

Ajeno a los recursos judiciales de Trump para enmarañar el proceso y con los resultados a favor en los cuatro estados pendientes y mejorando datos en cada actualización (salvo en Arizona, donde sigue ganando por 30.000 votos), fuentes de Joe Biden anunciaron a la CNN que "el presidente electo" ya se ha puesto a trabajar como tal. El lunes nombrará a los doce miembros que van a componer un grupo de trabajo sobre el coronavirus, que, junto con la crisis económica, ya ha dicho que serán las dos primeras prioridades de su administración.

BIDEN: "Busqué la Presidencia para reconstruir la clase media"

El declarado presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, realizó este sábado su primer discurso como tal ante el país en torno a las 20.30 horas desde la base de su campaña en Wilmington, Delaware (seis horas más en la España peninsular). Biden aseguró que buscó la presidencia "para restaurar el alma de Estados Unidos y para reconstruir la columna vertebral de la nación, la clase media". La CNN advirtió de que ayer se cumplían precisamente los 48 años exactos desde que Biden fuera elegido como senador de Delaware en el Congreso de Washington en 1972.

"La gente de este país ha hablado y han decidido una clara victoria para nosotros, una victoria convincente", señaló Biden para justificar su presentación como el nuevo presidente del país, a pesar de que Donald Trump sigue sin reconocer su derrota y ha anunciado más recursos legales contra el proceso electoral mañana lunes. Trump perdía anoche, hora de Washington, por cada vez más votos en Pensilvania (37.000 votos), Nevada (casi 26.000 votos) y Georgia (9.000 votos) y sólo había visto remontado algo en Arizona, aunque seguía perdiendo por 18.000 sufragios.

El demócrata tuvo aquí palabras para quienes votaron por el actual mandatario: "A los que votaron por el Presidente Trump", dijo, "entiendo su decepción esta noche. Yo mismo he perdido un par de elecciones. Pero ahora, vamos a darnos una oportunidad. Es hora de dejar de lado la retórica dura y de bajar la temperatura. Tenemos que volver a vernos y volver a escucharnos".

Biden aseguró que ahora es tiempo de "la batalla para controlar el virus, para construir la prosperidad, para asegurar el cuidado de la salud de tu familia, para lograr la justicia racial y erradicar el racismo sistémico en este país, para salvar el clima, para restaurar la decencia, defender la democracia y dar a todos en este país una oportunidad justa. Nuestro trabajo comienza con el control de la pandemia", y fue aquí cuando anunció que mañana lunes nombrará "a un grupo de científicos y expertos líderes como asesores de transición para ayudar a conformar el plan covid19 de la administración Biden-Harris y convertirlo en un plan de acción que comience el 20 de enero de 2021. Ese plan", afirmó, "se construirá sobre los cimientos de la ciencia. Se construirá con compasión y empatía".

El exvicepresidente de Obama quiso destacar en su alocución a varios presidentes anteriores, a cuya tradición quiso vincularse. "Estados Unidos siempre ha estado vivido puntos de inflexión, momentos en los que hemos tomado decisiones difíciles sobre quiénes somos y qué queremos ser", dijo, y señaló a Abraham Lincoln como salvador de la unión en los años 60 del siglo XIX, a Franklin Delano Roosevelt y su New Deal, a John Fitzgerald Kennedy y a Barack Obama que "hace doce años hizo historia y nos dijo: sí, podemos. Nos encontramos de nuevo en un punto de inflexión y tenemos la oportunidad de derrotar la desesperación y construir una nación de prosperidad".

Más noticias de Internacional