Público
Público

Un joven muere atropellado mientras participaba en una protesta en Brasil

Cerca de un millón de brasileños mantiene protestas pese a la rebaja de los pasajes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una persona murió ayer atropellada en la ciudad de Riberão Preto, en el estado de São Paulo, mientras participaba en una de las protestas que ocurrieron en casi 80 municipios del país para exigir mejores servicios públicos, entre otros motivos.

'Un individuo atropelló a un grupo de personas y un joven falleció', informó la policía militar de ese estado en su cuenta de Twitter. El hecho ocurrió en la Avenida Fiusta, según esa fuente, que informó de que en ese grupo había tres personas, aunque no indicó el estado de las otras dos.

Se trata de la primera muerte vinculada a la ola de protestas que se iniciaron la semana pasada en Sao Paulo por un alza del precio del transporte. Posteriormente se han añadido otras reivindicaciones, como mayores inversiones en la salud y la educación pública, y críticas a la corrupción y a los elevados gastos del Gobierno para organizar eventos como el Mundial de fútbol de 2014.

Cerca de un millón de brasileños salieron ayer de nuevo a las calles para exigir mejores servicios públicos, en manifestaciones en su mayoría pacíficas aunque empañadas por enfrentamientos con la policía.

Grupos violentos trataron de invadir el Congreso y la cancillería brasileña, que sufrió rotura de cristales y fuegos junto a sus columnas externas. También intentaron entrar en la alcaldía de Río de Janeiro, la sede de Gobierno en Fortaleza y se enfrentaron a la policía en otras ciudades, como Salvador y Campinas. Los agentes antidisturbios respondieron con bombas de gas lacrimógeno y unidades a caballo para reprimirlos. Sólo en Río de Janeiro hubo una cuarentena de heridos por los enfrentamientos.

Los manifestantes regresaron a la calle pese a que la víspera varias alcaldías, entre ellas las de Sao Paulo y Río de Janeiro, anunciaron reducciones en las tarifas de transporte público, que era su reivindicación inicial. Sao Paulo, la ciudad en que nacieron las protestas que han incendiado Brasil, celebró hasta la madrugada con una gran fiesta la victoria de la reducción de las tarifas de transporte, pero mantuvo las reivindicaciones en consignas, carteles y pancartas.

Más de cien mil personas se concentraron en la Avenida Paulista, eje central de la ciudad, en una marcha pacífica en la que el único tumulto fue debido al deseo del movimiento de continuar apartidista.

El aumento de las protestas y del número de manifestantes reveló el alto grado de descontento y demostró que, según dijeron algunos de los participantes a Efe, los veinte centavos de real (menos de diez centavos de dólar), que fue el reajuste en el pasaje de autobús, sólo fue la gota que rebosó el vaso.